10.20 - El tuit del Santo Padre desde el Airbus A321

Pide oraciones por su peregrinación. Hace llegar un mensaje a los presidentes de Italia, de Grecia, Chipre e Israel. Ya está el escudo papal en el boeing de Israel Airlines que le lleva de vuelta a Roma

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1061 hits

El papa Francisco desde el Airbus A321 que le lleva a Tierra Santa envió un tuit y poco antes de subir al avión, un mensaje al presidente de Italia, Giorgio Napolitano.

En el tuit el Santo Padre escribe: “Queridos amigos, les pido que me acompañen con su oración durante mi peregrinación a Tierra Santa”.

En cambio en el telegrama enviado esta mañana al presidente de la República Italiana, en ocasión de su partida hacia Jordania le escribe:

“En el momento en el cual me encamino a mi peregrinación en Tierra Santa, cincuenta años después del histórico viaje del venerable Pablo VI, con la finalidad de rezar por la justicia y la paz y para animar el diálogo interreligioso, deseo dirigirle a usted señor Presidente, y al pueblo italiano, mi cordial saludo, que acompaño con sinceros deseos para el bien espiritual y social de la querida Italia”.

También desse el avión fueron enviados dos telegramas, uno al presidente de Grecia, Karolos Papoulias, y otro al de Chipre, Nicos Anastasiades, un tercero al presidente Shimon Peres del Estado de Israel, con motivo del pasaje de la aeronave por el espacio aéreo de estos países. En ambos les indica su peregrinación a Tierra Santa y les deseó las bendiciones de Dios.

De otro lado en el aeropuerto internacional Ben Gurion, el embajador del Vaticano en Israel, el nuncio apostólico Giuseppe Lazzarotto y el número  uno de El Al, Israel Air Lines, estuvieron para la afisión del escudo papal en el Boeing 777 que le traerá al Santo Padre de regreso a Italia, en el vuelo LY 514, y que partirá el lunes por la noche del aeropuerto internacional Ben Gurión.

Este es el segundo viaje del Santo Padre fuera de Italia, después de la visita a Brasil en julio del año pasado con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. Es además el cuarto viaje de un papa en Tierra Santa, después del de Pablo VI en 1964; Juan Pablo II en el 2000; y Benedicto XVI  en el 2009.