100 procedimientos canónicos por pederastia en 10 años en Italia

Monseñor Crociata: los obispos italianos están de parte de las víctimas

| 3033 hits

ROMA, viernes 28 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- “Por cuanto sabemos, hay un centenar de casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes puestos de manifiesto por procedimientos canónicos en Italia en los últimos diez años”.

Así lo reveló el pasado martes monseñor Mariano Crociata, secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), en una rueda de prensa sobre los trabajos de la 61ª Asamblea general de los obispos italianos, que acaban de concluir.

Abordando una de las cuestiones prioritarias de la Plenaria, la de los abusos sexuales a menores por parte de miembros del clero, monseñor Crociata explicó que la postura de los obispos es “ante todo de comprensión y cercanía hacia las víctimas, y de gran sufrimiento y amargura por aquellos que en la Iglesia se han hecho responsables de actos tan graves”.

Todo esto, prosiguió, “recordando que incluso un solo caso es siempre demasiado, como afirmó el cardenal presidente en la apertura”.

Preguntado sobre una eventual comisión especial de la CEI sobre este asunto, el prelado respondió que “no hay necesidad de una Comisión especial, porque las indicaciones propuestas por la Carta del Papa a los católicos de Irlanda y las directrices de la Congregación para la Doctrina de la Fe contienen todos los elementos necesarios para seguir afrontando y resolviendo los casos que se presentan”.

El prelado afirmó que los obispos italianos “han mostrado que no infravaloran el fenómeno, sino que lo afrontan con gran sentido de la responsabilidad”, interviniendo “lo más rápidamente posible”.

También constató la “madurez de la grandísima mayoría de los fieles frente a lo que ha sucedido”.

“El pueblo de los creyentes siente horror por estas cosas, quiere claridad para que los casos se afronten y resuelvan”, añadió.

Sin embargo, subrayó, “sin minusvalorar la absoluta gravedad del fenómeno, sería una distorsión profunda de la óptica con la que ver la vida de la Iglesia en su conjunto, tomarla en consideración sólo desde esta perspectiva”.

“La Iglesia en realidad – afirmó monseñor Crociata – está herida por estos hechos en sí misma y junto a las víctimas”.

Respecto a los procedimientos legales, explicó que la ley italiana “no prevé la obligación de denunciar, pero eso no excluye la cooperación, la colaboración, que consiste en hacer posible como sea la constatación de los hechos, y en animar, donde sea posible, la denuncia de quien ha sufrido hechos de este tipo”.

Decisión valiente”

Por su parte, el presidente de la Asociación Meter, el sacerdote Fortunato di Noto, conocido luchador contra la pederastia en internet, afirmó en declaraciones a ZENIT que la decisión de la CEI de declarar públicamente el número de procesos abiertos contra sacerdotes por abusos a menores, es una decisión “valiente y transparente”.

“Quiero decirlo claro – prosiguió –: Benedicto XVI y la jerarquía católica han asumido, sin fingimientos ni hipocresías, una tarea dura, pero que la Iglesia no puede ni debe abandonar nunca, la de limpiar la suciedad que mancha y lastra la barca de Pedro”.

“Es tarea de todos nosotros y de quien ame a la Iglesia el contribuir a este gran movimiento de lucha contra el mal. Ha comenzado una auténtica revolución evangélica y cultural, precisamente de los niños que recuerda el mismo Niño Jesús”.

En particular, Di Noto afirmó que estas declaraciones de monseñor Crociata y del cardenal Bagnasco deben de “servir de advertencia sobre todo a ciertos católicos algo retrógrados que aún se atreven a decir que 'los trapos sucios se lavan en familia', y que no deberían divulgarse datos de este tipo para no crear alarmismo y desconfianza en los fieles”.

“La pedofilia y los abusos sexuales no son 'deslices' – subrayó –, sino acciones violentas y lúcidas contra la infancia, una infancia que merece en cambio amor, protección y tutela. La Iglesia es para los pequeños como lo es Jesucristo”.