2009, un buen año para el ecumenismo, según el Papa

Se han dado pasos significativos en el diálogo con ortodoxos y luteranos

| 2610 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 20 de enero de 2010 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI repasó, durante la audiencia general de hoy en el Aula Pablo VI, los recientes acontecimientos que muestran el acercamiento entre los cristianos, especialmente en el año que acaba de terminar.

El diálogo que comenzó tras el Concilio Vaticano II, explicó, “ha entrado en relaciones fraternas con todas las Iglesias de Oriente y las Comunidades eclesiales de Occidente”, a través de “diálogos bilaterales”, en los cuales han salido a la luz “las divergencias y también los consensos”.

“En el año apenas transcurrido, los diálogos han registrado pasos positivos”, afirmó el Papa, subrayando la trascendencia de los encuentros teológicos mantenidos con los ortodoxos, así como las relaciones con luteranos y otras comunidades cristianas occidentales.

En primer lugar se refirió a la nueva fase del diálogo con las Iglesias ortodoxas, aludiendo a la reunión de la plenaria de la Comisión Mixta Internacional para el Diálogo Teológico en Paphos (Chipre) en octubre de 2009.

En ella se comenzó a estudiar “un tema crucial en el diálogo entre católicos y ortodoxos: El papel del obispo de Roma en la comunión de la Iglesia en el primer milenio, es decir, en el tiempo en el que los cristianos de Oriente y Occidente vivían en la comunión plena”, explicó el Pontífice.

Está previsto que este estudio se extienda a continuación al segundo milenio.

“Ya he pedido muchas veces la oración de los católicos por este diálogo delicado y esencial para todo el movimiento ecuménico”, agregó.

También se refirió al diálogo con las Antiguas Iglesias ortodoxas de Oriente (copta, etíope, siria, armenia), cuya Comisión Mixta se reunió hace casi un año.

“Estas importantes iniciativas atestiguan que existe actualmente un diálogo profundo y rico de esperanzas con todas las Iglesias de Oriente no en plena comunión con Roma, en su propria especificidad”.

Occidente

Respecto al diálogo con las comunidades eclesiales de Occidente, el Papa explicó que el año pasado se hizo un examen de los últimos 40 años de diálogo, “deteniéndose, el particular, en los mantenidos con la Comunión Anglicana, con la Federación Luterana Mundial, con la Alianza Reformada Mundial y con el Consejo Mundial Metodista”.

“Al respecto, el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos realizó un estudio para evidenciar los puntos de convergencia a los que se ha llegado en los relativos diálogos bilaterales, y señalar, al mismo tiempo, los problemas abiertos sobre los que habrá que iniciar una nueva fase de confrontación”.

En especial, el Papa quiso subrayar la importancia que la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, que en 2009 cumplió su décimo aniversario, para el diálogo entre luteranos y católicos.

También quiso resaltar la importancia de la pasada visita a Roma del reverendo Rowan Williams, arzobispo de Canterbury y cabeza de la Comunión Anglicana, y subrayó que “el compromiso común de continuar las relaciones y el diálogo son un signo positivo, que manifiesta cuán intenso es el deseo de unidad, a pesar de todos los problemas que se oponen”.

El Papa quiso subrayar, no obstante, que a pesar de los esfuerzos humanos, la unidad “es ante todo un don de Dios”: “hay una dimensión de nuestra responsabilidad en hacer todo lo posible para llegar realmente a la unidad, pero hay otra dimensión, la de la acción divina, porque solo Dios puede dar unidad a la Iglesia”.

“Una unidad 'autohecha' sería humana, pero nosotros deseamos la Iglesia de Dios, hecha por Dios, el cual cuando quiera y cuando nosotros estemos preparados, creará la unidad”, concluyó.

[Por Inma Álvarez]