2012 fue funesto para la libertad de información, denuncia Reporteros sin Fronteras

Asesinados 90 periodistas, 48 internautas y 300 encarcelados

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 1535 hits

Según los datos recogidos en el Informe de Reporteros Sin Fronteras, en 2012 murieron asesinados 90 periodistas y 48 internautas y casi 300 fueron encarcelados. El 7 de febrero Reporteros Sin Fronteras (RSF) presentó el Informe Anual 2012 de la Libertad de Información. El acto contó con las intervenciones del periodista turco Nedim Sener y de Epiphanie Ndekerumukobwa, viuda del periodista ruandés Jean-Léonard Rugambage, asesinado en 2010. También intervino William Echikson, director de Comunicación y Asuntos Públicos en Europa para Libertad de Expresión de Google.

Tras examinar más de un centenar de países, esta ONG concluye que 2012 fue el peor año para los periodistas desde 1995. El año pasado fueron asesinados 90 periodistas y 48 internautas y casi 300 fueron encarcelados, con cientos de detenciones y exilios, docenas de ataques y asaltos a informadores y medios de comunicación, y nuevas amenazas y censuras para la libertad de información en el mundo.

Malén Anzárez, presidenta de RSF-España dijo que, aunque siempre tiene la ilusión de que la situación mejore cada año, “2012 ha sido realmente funesto con estas cifras en lo que a libertad de información se refiere”.

Pepa Bueno, periodista de la cadena SER y directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) –que moderó el encuentro--, destacó la importancia del periodismo y de los periodistas diciendo que “cuanto más convulso es el mundo y más accesible es la información”, más necesario es este oficio.

Aludió a los profesionales que ejercen el periodismo en países donde se ataca la libertad de expresión porque “se juegan la vida y la libertad” y advirtió que la libertad de prensa y el derecho a la información no solo están en peligro en países dictatoriales o totalitarios, sino que también se cometen graves ataques en países emergentes y democráticos, como Brasil o Turquía.

Malén Anzárez hizo un breve resumen del Informe destacando la situación que se vive en Siria y Somalia, donde en 2012, 19 y 18 periodistas respectivamente fueron asesinados. Turquía se ha convertido en la mayor cárcel del mundo para periodistas, con 72 presos y decenas de juicios en curso. Vietnam vivió una fuerte escalada de represión hacia blogueros e internautas. Aznárez destacó también “la decena de informadores asesinados en Brasil, que pusieron a este país emergente a la cabeza de violaciones de la libertad de prensa en el continente americano”.

En el encuentro, se lamentó que 2012 haya sido un mal año para internet. “Ha sido el peor año para la libertad de prensa pero también para la libertad de internet. Al menos 40 países censuran, filtran o bloquean Internet. Nuestros productos, que operan en 150 países, sufren filtros en alrededor de 30. Youtube no ha estado disponible en China, Irán, y Corea del Norte durante muchos años, y Blogger ha estado prohibida en Turquía”, señaló el representante de Google, que concluyó: “Numerosos países nos censuran pero nosotros seguimos apostando por la transparencia y, en nuestros informes, explicamos detalladamente los gobiernos que nos presionan”.

Ruedas de prensa sin preguntas

La presidenta de RSF-España reiteró que, aunque un año más se constata que los mayores enemigos de la libertad de información son los regímenes dictatoriales o totalitarios, “también se perfilan nuevas amenazas, aunque menos cruentas, en países democráticos, a través de leyes y normativas que impiden y dificultan la información, o de sentencias y multas desorbitadas a periodistas y medios”. Destacó “la censura y obstáculos, en aumento, para la información en internet”.

En este sentido, informó de que España asciende tres puestos en esta edición hasta el número 36 pero no cree que se deban “lanzar las campanas al vuelo”. Críticó algunas medidas tomadas por el gobierno de Mariano Rajoy en 2012 que “suponen retrocesos” para la libertad de expresión. Criticó el cambio de la ley para el nombramiento del presidente de RTVE, la ausencia de una Ley de Transparencia, o el anuncio del Ministerio del Interior de que prohibiría la reproducción de imágenes de miembros de las Fuerzas de Seguridad, y que finalmente no se llevó a cabo.

“Somos el único país de Europa, con más de un millón de habitantes, que todavía no tiene una Ley de Transparencia y Acceso a la Información”, añadió la presidenta de RSF, para lamentar que en este momento, con las denuncias de corrupción que proliferan en el país, y las denuncias de todo tipo, los periodistas no puedan tener acceso a mucha información oficial de interés público. “Espero que se tengan en cuenta las enmiendas presentadas por la coalición Pro Acceso formada por varias organizaciones, entre ellas RSF, y también que, como ha pedido el jefe de la Oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, entren a formar parte de la ley los partidos políticos y la Casa Real”, añadió Aznárez, que, en el turno de preguntas calificó de “intolerable e impresentable” el hecho de que determinados políticos celebren ruedas de prensa sin preguntas, “y muy especialmente en los momentos actuales con múltiples acusaciones de corrupción que precisan de especial transparencia”.

Según Aznárez, la nota positiva la aporta Birmania, país que “está estableciendo leyes prometedoras, ha abandonado la censura y no tiene periodistas encarcelados”.

Periodistas perseguidos

El periodista turco, Nedim Sener, acusado de terrorismo y encarcelado un año sin pruebas, por supuestamente colaborar en la escritura del libro Imam´s Army, de Ahmed Sik, también encarcelado, sobre la red Ergenekon, con una petición de 15 años de cárcel, recordó a sus compañeros encarcelados y asesinados, y comentó que en su país los periodistas son el objetivo directo de la represión, mucho más que las propias empresas. “Mientras estamos reunidos aquí hablando de libertad de prensa, un grupo de compañeros están siendo juzgados en mi país”. “Turquía --añadió Sener--, es tristemente, la mayor cárcel de periodistas del mundo. Todas las organizaciones internacionales que vienen a apoyarnos sufren muchísimas presiones. La acusación es la misma para todos: colaboración con el terrorismo”.

Pero la intervención más emotiva fue la de Epiphanie Ndekerumukobwa, viuda del periodista Jean Leonerd Rugambage, asesinado en 2010 por sus investigaciones sobre el intento de asesinato del general ruandés Kayumba Nyamwasa, en las que implicaba al jefe de los Servicios de Inteligencia de Kigali. Ndekerumukobwa. Tras el asesinato de su marido, sufrió hostigamientos y represalias, por quienes buscaban su material de investigación. Se vió obligada a refugiarse en la vecina Uganda, donde siguieron las amenazas. Viendo seriamente amenazada su vida y la de su hijo de dos años, solicitó, con el apoyo de RSF, refugio político en España, que le fue concedido.

Ndekerumukobwa relató cómo los hombres del presidente ruandés Kagame persiguieron a su marido hasta matarle a tiros delante de su casa, y luego le hostigaron y persiguieron a ella. “En Ruanda se cierra la boca a los informadores pero el mundo no puede vivir sin información”, concluyó. Ahora confiesa que se siente avergonzada al ver al presidente ruandés Kagame sentado en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

William Echikson, Director de Comunicación y Asuntos Públicos en Europa para Libertad de Expresión de Google, patrocinador del Informe 2012, confesó que “realmente no sabía cómo hubiese reaccionado en el caso de estar en la piel de Nedim o Epiphanie”.

Echikson, que fue periodista en activo durante 30 años, hizo referencia al gran cambio en la forma de hacer información. “Cualquier persona, simplemente dándole a una tecla, puede llegar a una audiencia y un público global y esto realmente ha liberado al periodismo, pasando de las manos de una élite a ser algo que está al alcance de cualquiera”. “Yo empecé trabajando con una máquina de escribir y pasando las crónicas por telex --añadió Echikson--; ahora apretamos un botón y mandamos crónicas y estamos informados al momento. Internet ha sido una autentica revolución”, afirmó, subrayando que internet permite hoy obtener la información en directo de conflictos. “Desde el punto de vista optimista, podemos comparar la situación actual de Siria. En los ochenta había también masacres en Siria y nadie se enteraba. En los tres últimos años, han ocurrido terribles tragedias pero por lo menos el mundo se ha enterado”.