46 jóvenes se preparan en México para un año de voluntariado

Entrevista al P. Jesús Cardier, director del curso de colaboradores del Regnum Christi

| 1456 hits

Por N. R.

SALTILLO, domingo 22 julio 2012 (ZENIT.org).- El 18 de julio inició cerca de Saltillo, México, el curso de capacitación para jóvenes del Regnum Christi que desean dar un año de voluntariado en diferentes obras que este movimiento tiene para servir a la Iglesia en diversas partes del mundo. Entrevistamos al padre Jesús Cardier LC, director del curso. En esta edición hay jóvenes provenientes de México, España, Guatemala y Argentina. Además hay cursos análogos en Estados Unidos y Colombia.

¿Qué es un colaborador en el Movimiento Regnum Christi?

--P. Cardier: Un colaborador es un miembro del Regnum Christi que quiere ofrecerle a Dios uno o más años de su vida para colaborar en la obra de la evangelización. Idealmente se trata de jóvenes o chicas que han empezado ya sus estudios universitarios, aunque también es frecuente encontrar personas que deciden participar al terminar el bachillerato. Llevo cuatro años trabajando con ellos y es muy común que digan que no es tanto una vocación cuanto una invitación a la generosidad y a comprometerse con Cristo y con la Iglesia de quienes han recibido tanto. En el curso que dirijo se capacita a los colaboradores varones. Simultáneamente se tiene otro curso en México que está a cargo de un equipo de consagradas del Regnum Christi y que preparan a las mujeres para esta experiencia apostólica y misionera.

¿Quién puede ser colaborador del Regnum Christi?

--P. Cardier: La realidad del voluntariado es un signo de los tiempos que tenemos que discernir y dar cauce, pues el Espíritu Santo suscita en muchos jóvenes el deseo de dar su tiempo en la fe. No lo hacen porque se les haya mandado, o por presión de los padres o los amigos. Ni siquiera para ganarse el cielo, ni porque quieren ser mejores, sino simplemente porque es hermoso entregarse y es propio del bautizado ser discípulo y misionero. Considero que estos muchachos nos dan una gran lección de generosidad, de desprendimiento de sí mismos, de viajar ligeros por la vida, aun y cuando esto suponga sacrificios. El papa Benedicto XVI recordaba en su discurso a la Curia Romana en la navidad de 2011 que muchas veces lo único que se necesita es atreverse a dar el salto y que esto es posible gracias al encuentro personal con Jesucristo en la oración, en su Palabra, en los sacramentos y en los hermanos. El santo padre también citaba a san Francisco Javier en ese discurso: «Hago el bien no porque a cambio entraré en el cielo y ni siquiera porque, de lo contrario, me podrías enviar al infierno. Lo hago porque Tú eres Tú, mi Rey y mi Señor».

Naturalmente este entusiasmo y este arrojo hay que irlo formando. Por ello, procuramos que los jóvenes que quieren ser voluntarios en los programas del Regnum Christi se vayan preparando durante el curso escolar previo a su año de colaboración con mayor vida de oración, mayor actividad pastoral y compartiendo con ellos y sus familias los pormenores del programa. Luego, los jóvenes que parezcan tener el grado de madurez en la fe y humana para poder hacer la experiencia participan en este curso de capacitación que dura prácticamente un mes. En este período se conocen sus cualidades y aptitudes de manera que se les pueda asignar una misión en la que puedan contribuir a la evangelización y hacer una buena experiencia de fe y de entrega.

¿Qué tipo de formación les ofrecen en este curso? ¿Quién la da?
--P. Cardier: El curso de capacitación de colaboradores busca preparar a los futuros voluntarios para su labor pastoral que se encarna en la realidad de una iglesia local. Por ello, se dedica una buena parte del tiempo a la transmisión de contenidos sobre la fe católica: nadie da lo que no tiene. En este sentido, el YOUCAT es una herramienta de gran valor para que conozcan a fondo su fe y puedan vivirla, celebrarla y compartirla. Además se les ofrecen talleres de pedagogía, algunas nociones de psicología evolutiva, cursos de oratoria y oportunidades para adquirir habilidades que les servirán en su misión. Tienen la oportunidad de acudir diariamente a la celebración eucarística, de tener momentos de adoración al Santísimo, de oración personal y comunitaria y de acercarse al sacramento de la reconciliación. Hay, además, actividades deportivas y lúdicas que fomentan el espíritu de equipo, el sano esparcimiento y la convivencia.

El equipo de formadores del curso de este año está compuesto por tres sacerdotes legionarios de Cristo, un religioso legionario y tres miembros consagrados del Regnum Christi. Además vienen algunos excolaboradores a compartir sus experiencias. Se invita también a conferenciantes para tratar algunos temas de actualidad, dar capacitación, etc.

¿A dónde serán destinados para su año de voluntariado?

--P. Cardier: Los jóvenes que quieren ser colaboradores tienen una actitud de plena disponibilidad para ir al lugar en que puedan ayudar mejor a la Iglesia. Ordinariamente colaboran con grupos del Regnum Christi o en obras educativas nuestras, aunque hay muchas posibilidades. Hace años los colaboradores iban a muchos países del mundo a fundar el Movimiento o apoyar una necesidad particular de la Iglesia. Con el tiempo, hemos ido aprendiendo que, en ocasiones, la barrera del idioma puede condicionar mucho su aportación a la labor evangelizadora y un año no es suficiente para aprender una lengua difícil para quien habla español, como podrían ser el polaco o el húngaro. La mayoría estará en México, España, Irlanda, Estados Unidos, Chile, Colombia, Venezuela y Brasil.

Creo que esta actitud de disponibilidad es una experiencia parecida a la de los primeros discípulos que, después de Pentecostés, empezaron a recorrer el mundo entero para predicar el evangelio. A un joven esto lo entusiasma mucho y le hace crecer y madurar. Se sienten responsables de la parcela de la Iglesia que les es confiada.

¿Qué mueve a un joven a hacer esta experiencia de entrega?
--P. Cardier: Como decía antes, lo primero que mueve a un joven a hacer esto es la experiencia de Cristo y el deseo de servir a los demás. En este "Año de la Fe" que estamos por comenzar, estos 54 jóvenes son para mí un testimonio de la fe hecha vida, encarnada en obras. Son un don del Espíritu Santo para la Iglesia. Son personalidades católicas sólidas que quieren aportar a la nueva evangelización como el papa nos ha pedido.

Para saber más sobre los colaboradores del Regnum Christi puedes visitar: http://www.regnumchristi.org/espanol/articulos/categoria.phtml?se=360&ca=68.