47 religiosos entre las víctimas del terremoto en Haití

Varias congregaciones han visto sus casas demolidas

| 2424 hits

PUERTO PRÍNCIPE, miércoles, 3 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- Un total de 47 religiosos se cuentan entre las víctimas –que suman más de 170.000, según el recuento más reciente- del terremoto del 12 de enero que golpeó a Puerto Príncipe, Haití.

Fides, la agencia de noticias de las Obras Misionales Pontificias, hizo público el informe más reciente enviado por la Conferencia Haitiana de Religiosos, aunque los detalles son todavía incompletos respecto a la situación de varios grupos misioneros.

Las casas de muchas congregaciones religiosas fueron destruidas por el terremoto y hubo un significativa pérdida de vidas de religiosos y otras personas de su entorno.

Las Hijas de María han perdido a 13 religiosas, incluyendo a la superiora provincial, y a tres empleados. Su casa y escuelas están en ruinas.

Las Hijas de María Inmaculada Reina señalaron una destrucción similar de sus edificios, e informaron de la muerte de dos religiosas y ocho alumnas.

Dos religiosos de los Hermanos Cristianos murieron, y tres de sus escuelas fueron destrozadas junto con su casa provincial.

Los misioneros de Monfort contaron con 11 víctimas y declararon que una casa, escuela e iglesias fueron demolidas. Seis religiosas de esta familia espiritual, de la Congregación de las Hijas de la Sabiduría, también perdieron la vida. Murió también una empleada y la congregación perdió sus casas y escuela.

Cuatro Hermanitas de Santa Teresa murieron en el terremoto, junto a siete profesores y 60 estudiantes. Cinco de sus casas y dos escuelas fueron destruidas. Dos de los Hermanitos de Santa Teresa murieron y cinco casas quedaron en ruinas.

Los salesianos informaron de tres víctimas y una escuela y una casa demolidas.

Los padres de la Santa Cruz señalaron una muerte y una casa devastada.

La congregación del Espíritu Santo, conocida también como padres espiritanos, perdió un miembro y sus casa y escuela.

Las hermanas de Santa Ana perdieron a una religiosa y su casa y escuela fueron destruidas.

La hermana Brigitte Pierre de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl murió en el terremoto, y la casa de la congregación fue severamente dañada.

Otras comunidades con casas destruidas son: los clérigos de San Viator; los frailes Franciscanos Menores; los Misioneros del Sagrado Corazón; Los Misioneros Oblatos de María Inmaculada; Las Hermanas de la Caridad de San Luis; Las Hermanas Dominicas de la Caridad de la Presentación de la Virgen; las Hermanas de Jesús y María; la Sociedad del Sagrado Corazón; los Marianistas; los Misioneros de Scheut; y los Misioneros del Corazón Inmaculado de María.

Otros que también perdieron escuelas son: Las religiosas Salesianas de Don Bosco; los Hermanos del Sagrado Corazón: las religiosas de San Francisco de Asís; las religiosas de San José de Cluny; los Misioneros de la Inmaculada Concepción y las religiosas de la Caridad de San Jacinto.

Las religiosas de Cristo Marie Alphonse perdieron un orfanato así como su escuela.

Según estadísticas de 2004, la archidiócesis de Puerto Príncipe tenía 2,5 millones de católicos, que es el 74% de la población. La capital de Haití estaba atendida entonces por 277 sacerdotes, 387 religiosos y 1.200 religiosas

Traducido del inglés por Nieves San Martín