A 11 días de la JMJ: atención médica confirmada. Amenazaban suspenderla

Decidida protesta del comité organizador. La Justicia rechazó la tesis de que era un evento privado

Roma, (Zenit.org) Redacción | 944 hits

El Ministerio Público del Estado de Río de Janeiro (MPE) amenazó este martes 9 de julio la suspensión del los servicios médicos para los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud que se realizará del 23 al 28 de este mes y con la presencia del papa Francisco.

Según el Ministerio Público se trataba de un evento privado por lo que la sanidad pública no debía dar asistencia médica durante el mismo. Los servicios sanitarios ya fueron contratados por licitación pública y tendrán un costo para las arcas municipales de unos 4 millones de dólares, calculando la atención médica pre-hospital, fijo y móvil en los eventos que se realizarán en Copacabana y Guaratiba.

Ante la amenaza, el Comité Organizador Local (COL) de la jornada presidido por el arzobispo de Río de Janeiro, Orani Tempesa, protestó con dos comunicados que rechazaban la tesis del encuentro privado, y amenazó la suspensión parcial o total de la JMJ.

El comité organizador recordó la adhesión de todas las esferas en la realización de la Jornada: Río se candidó con el patrocinio de la Presidencia de la República, del Gobierno del Estado y de la Prefectura, como lo hicieron los dos grandes eventos deportivos: la Copa y las Olimpíadas.

Anoche, jueves 11, la jueza responsable, Roseli Nalin, suspendió impugnación del MPE dando razón a los organizadores de la JMJ, si bien la sentencia de primer grado podría ser apelada.

La separación entre Iglesia y Estado no absuelve al municipio a costear determinados servicios que serán dados a los participantes del evento, aunque el mismo tenga connotación religiosa, indicó la jueza. “La referida conducta --indica la sentencia-- no significa ningún tipo de desvío de fondos, ni tampoco confunde la división Estado e Iglesia” porque precisa, que no se “utilizarán recursos públicos para beneficiar esta o aquella religión”.

La jueza recordó que negar la atención médica como pretende el Público Ministerio, “puede generar un escenario de absoluta inseguridad y descrédito al país, además de perjudicar miles de personas que vendrán a Río de Janeiro para participar del evento con la certeza de que habrá servicios destinados a garantizar su salud”.