Abiertas las puertas de la Iglesia en Bombay (La India) a los afectados por el atentado

Que ha costado la vida a 200 personas

| 732 hits

BOMBAY, jueves, 13 julio 2006 (ZENIT.org).- El obispo Bosco Penha, administrador archidiocesano de la ciudad india de Bombay, ha pedido a todas las parroquias y escuelas católicas del lugar que pongan «todos los recursos e instalaciones, con la debida discreción, al servicio» de los afectados por el atentado del martes.



Así lo confirma una nota difundida este jueves por la Conferencia de los Obispos Católicos de la India (CBCI), que recoge íntegramente la declaración del prelado después de la masacre terrorista contra el ferrocarril de la ciudad, donde murieron doscientas personas y más de setecientas resultaron heridas (Zenit, 12 julio 2006).

En su nota, el obispo Penha expresa, en representación de la Iglesia Católica Romana en Bombay, su cercanía y solidaridad con toda la ciudad de Bombay en este momento de «impacto, trauma y sufrimiento» para cientos de personas que se desplazaban, en hora punta, por motivo de su jornada laboral habitual.

«Pedimos que se ofrezcan oraciones especiales en las misas» del próximo domingo «por las víctimas y sus familias», escribe.

En su declaración, el prelado manifiesta su aprecio y especial agradecimiento a los servicios públicos (de transporte, municipales y policiales) que trabajaron en equipo para brindar un «encomiable servicio» a los ciudadanos en el momento de «crisis y tragedia».

«También nos edifican --reconoce-- los incontables "buenos samaritanos", típicos del ethos de servicio de Bombay, que surgieron para la ocasión y buscaron a quienes estaban en necesidad».

«Se ha solicitado a las parroquias católicas y las escuelas que pongan a disposición todos los recursos y locales, con la debida discreción, al servicio de la gente afectada y que pongan su confianza en Dios Todopoderoso», concluye.