Academia de Teología: Herencia de Juan Pablo II y magisterio de Benedicto

Un Foro sobre la “Luz de Cristo”

| 2598 hits

ROMA, jueves 28 de enero de 2010 (ZENIT.org).- La “Luz de Cristo” es el tema cristológico escogido por la Academia Pontificia de Teología para su congreso internacional.

Sigue las huellas de la encíclica de Juan Pablo II Redemptor Hominis, explica el padre François-Marie Léthel, que destaca esta herencia y al mismo tiempo la importancia de la teología de los santos como la que Benedicto XVI realiza en sus catequesis al Pueblo de Dios.

El padre Léthel es prelado secretario de esta academia pontificia. Este martes 26 de enero participó en la rueda de prensa de monseñor Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura.

Monseñor Ravasi presentó la sesión pública de las siete academias pontificias este miércoles en el Vaticano.

El V Foro Internacional organizado por la Academia Pontificia de Teología se celebra del 28 al 30 de enero en Roma.

Lleva por título “La luz de Cristo. Entre el misterio, la experiencia y las perspectivas en el camino de luz de la Iglesia” (“Lumen Christi. Tra mysterium, esperienza e prospettive nella via lucis ecclesiae”).

La herencia de Juan Pablo II

El padre Léthel recordó que este Foro se organiza cada dos años y que el aspecto cristocéntrico de sus trabajos se inspira en una indicación de Juan Pablo II dada durante una audiencia concedida en 2002 y en su encíclica dedicada a Cristo, “El Redentor del hombre”.

En efecto, Juan Pablo II recibió en audiencia a los miembros de la Academia Pontificia de Teología el 16 de febrero de 2002.

En su discurso, dijo: “El primer deber de la Academia Pontificia de Teología es la meditación del misterio de Jesucristo, nuestro Maestro y Señor, plenitud de gracia y de verdad (cf Juan 1,16). De esta fuente de luz surge el mandato del anuncio, del testimonio y del compromiso con el diálogo ecuménico e interreligioso”.

La teología y la experiencia de los santos

El padre Léthel destacó el compromiso de la Academia en esta línea de reflexión teológica teniendo en cuenta “la experiencia de los santos” y “la experiencia del Pueblo de Dios”.

Recuérdese que el secretario de la Academia Pontificia, monje francés, era conocido por su tesis sobre la teología de los santos (en lengua francesa, “Conocer el Amor de Cristo que sobrepasa todo Conocimiento. La Teología de los Santos”, Vénasque, 1989, Ed. del Carmel).

El padre Léthel explicó a ZENIT que en su introducción, insiste sobre “la heroicidad de las virtudes de Juan Pablo II”, confirmadas por Benedicto XVI el pasado 19 de diciembre.

Porque, explica el teólogo, “Juan Pablo II ahora ya no es sólo un gran Papa y un gran pensador, sino que la santidad de su vida está garantizada, y habrá que reinterpretar sus enseñanzas como las de un santo”.

Otro aspecto que el padre Léthel desarrolla es la importancia de las “admirables” catequesis de Benedicto XVI, las catequesis de la audiencia general de los miércoles.

“Después de los Padres de la Iglesia, el Papa evocó a los santos de la Edad Media. Citó a Teresa del Niño Jesús al hablar a los teólogos el 1 de diciembre de 2009, la citó de nuevo el 2 de diciembre, en su catequesis al Pueblo de Dios, en línea con un gran autor espiritual de la Edad Media, Guillermo de Saint-Thierry”.

Ahí está la idea de fondo de la teología de los santos, como decía la Pequeña Teresa: “No hay ningún punto en la oración que los santos Pablo, Agustín, Tomás de Aquino, Juan de la Cruz, Francisco y tantos otros ilustres amigos de Dios, hayan quitado a esta ciencia divina que arrebató a los más grandes genios”.

Así pues, esta teología de los santos es también la de Tomás de Aquino, la de Francisco de Asís, la de Teresa de Lisieux, la de personas que tenían una cultura muy grande y la de otras con una cultura más limitada, pero que son los “conocedores de Dios” justamente porque “aman” de todo corazón.

“Quien ama ha nacido de Dios y conoce a Dios; quien no ama, no ha conocido a Dios porque Dios es Amor”.

Programa del Foro

El programa previsto incluye un saludo de monseñor Ravasi, una introducción del profesor Manlio Sodi, S.D.B., presidente de la Academia, y una presentación del significado y la trayectoria de este Foro por el padre Léthel.

Los participantes también serán recibidos por Benedicto XVI, cuyo discurso es muy esperado.

Las sesiones de trabajo se centrarán, el jueves por la tarde, en “El tema de la luz en la teología bíblica sapiencial” y en “El Cristo Luz que ilumina el pensamiento teológico”.

El viernes, el Foro abordará las cuestiones de “Luz de Cristo, la experiencia de la luz en la vida cristiana” y “La teología en diálogo con el pensamiento y la cultura de nuestro tiempo”.

El sábado, antes de las conclusiones presentadas por el presidente de la Academia, monseñor Marcello Bordoni, expresidente que había sido nombrado por Juan Pablo II y profesor emérito de la universidad de Letrán, recibirá la medalla de “emérito”, con motivo de sus 80 años.

 



[Por Anita S. Bourdin, traducción del francés por Patricia Navas]