Acciones legales por la lesiva campaña de Benetton para la imagen del papa

La Secretaría de Estado, contra el fotomontaje manipulado del pontífice

| 2230 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 17 noviembre 2011 (ZENIT.org).- La Santa Sede identifica hoy en un nuevo comunicado el nombre de la firma de moda –Benetton- que atentó contra la imagen del papa y anuncia acciones legales de la Secretaría de Estado contra la inclusión de un fotomontaje manipulado de Benedicto XVI, en su provocadora campaña.

La Sala de Prensa de la Santa Sede ha emitido este jueves un comunicado en el que informa que “la Secretaría de Estado ha encargado a sus abogados emprender, en Italia y en el extranjero, las oportunas acciones a fin de impedir la circulación, también a través de los medios de comunicación, del fotomontaje, realizado en torno a la campaña publicitaria Benetton, en el que aparece la imagen del santo padre de un modo, típicamente comercial, considerado lesivo no sólo de la dignidad de papa y la Iglesia Católica sino también para la sensibilidad de los creyentes”.

Como se sabe, este miércoles, el portavoz de la Santa Sede, padre Lombardi, emitió un comunicado (ver: http://www.zenit.org/article-40922?l=spanish), anunciando ya estas acciones tras ser colgado en Roma, cerca del Vaticano, un cartelón en el que aparece la imagen manipulada del papa dándose un beso en la boca con el imán de El Cairo.

La campaña se inscribe en las habituales provocaciones de esta firma que buscan el golpe de efecto y la publicidad que ello conlleva, uniendo a personajes de alcance internacional en imágenes imposibles como, entre otros, los presidentes de Estados Unidos y Venezuela, Obama y Chávez, besándose en la boca.

La actual campaña entra en la tradición de Benetton que, como es sabido, no ha dudado, en otras campañas, en usar crematísticamente temas tan hirientes como la muerte, el sida, la anorexia, la guerra, etc.

Tras el comunicado de la Santa Sede, la multinacional en cuestión anunció la retirada de las vallas publicitarias con la imagen del pontífice, un gesto que no parece suficiente.