Aclaración del nuevo prefecto de la Congregación para el Clero sobre el celibato sacerdotal

Declaración del cardenal Cláudio Hummes O.F.M.

| 1302 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 4, diciembre 2006 (ZENIT.org).- El cardenal Cláudio Hummes O.F.M., nuevo prefecto de la Congregación vaticana para el Clero, ha aclarado que la revisión del celibato para los sacerdotes en la Iglesia católica de rito latino no está en el orden del día de las autoridades eclesiásticas.



El purpurado brasileño, hasta ahora arzobispo de São Paulo publicó este lunes una declaración, distribuida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, en la que aclara interpretaciones sobre una entrevista que concedió este domingo al diario «Estado de São Paulo».

«La Iglesia podría discutir sobre el celibato para los sacerdotes», fue el título con el que algunas de las agencias internacionales señalaron las declaraciones del purpurado franciscano.

En su declaración, el cardenal recuerda que «en la Iglesia siempre ha quedado claro que la obligación del celibato para los sacerdotes no es un dogma, sino una norma disciplinar».

«De hecho --aclara--, tiene vigor en la Iglesia latina, pero no para los ritos orientales, en los que incluso en las comunidades unidas a la Iglesia católica es normal que haya sacerdotes casados».

Sin embargo, sigue diciendo la nota, «está claro que la norma del celibato para los sacerdotes en la Iglesia latina es muy antigua y se basa en una tradición consolidada y en fuertes motivaciones de carácter tanto teológico-espiritual como práctico-pastoral, confirmadas también por los Papas».

Hummes explica que «en el reciente Sínodo de los obispos sobre los sacerdotes, la opinión más difundida entre los padres era que la ampliación de la regla del celibato no habría sido una solución ni siquiera al problema de la escasez de vocaciones, que se debe más bien a otras causas, comenzando por la cultura secularizada, como lo demuestra la experiencia de otras confesiones cristianas, que tienen sacerdotes o pastores casados».

«Por tanto --concluye--, esta cuestión no está en el orden del día de las autoridades eclesiásticas, como ha confirmado recientemente la última reunión de los jefes de dicasterio con el Santo Padre».

* * *



Publicamos la declaración íntegra que distribuyó este lunes la Oficina de Prensa de la Santa Sede del cardenal Cláudio Hummes O.F.M. sobre el impacto de la entrevista que concedió este domingo al periódico «Estado de Sâo Paulo».

* * *



Sobre los ecos suscitados por mis palabras referidas por el diario «Estado de Sâo Paulo» deseo precisar lo siguiente.

En la Iglesia siempre ha quedado claro que la obligación del celibato para los sacerdotes no es un dogma, sino una norma disciplinar. De hecho, tiene vigor en la Iglesia latina, pero no para los ritos orientales, en los que incluso en las comunidades unidas a la Iglesia católica es normal que haya sacerdotes casados.

Sin embargo, está claro que la norma del celibato para los sacerdotes en la Iglesia latina es muy antigua y se basa en una tradición consolidada y en fuertes motivaciones de carácter tanto teológico-espiritual como práctico-pastoral, confirmadas también por los Papas.

También en el reciente Sínodo de los obispos sobre los sacerdotes, la opinión más difundida entre los padres era que la ampliación de la regla del celibato no habría sido una solución ni siquiera al problema de la escasez de vocaciones, que se debe más bien a otras causas, comenzando por la cultura secularizada, como lo demuestra la experiencia de otras confesiones cristianas, que tienen sacerdotes o pastores casados.

Por tanto, esta cuestión no está en el orden del día de las autoridades eclesiásticas, como ha confirmado recientemente la última reunión de los jefes de dicasterio con el Santo Padre.

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]