Aclaración vaticana ante las tesis del moralista español Marciano Vidal

Notificación de la Congregación para la Doctrina de la Fe

| 1999 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 15 mayo 2001 (ZENIT.org).- ¿Aprueba la Iglesia católica la fecundación artificial? ¿Acepta leyes que despenalizan el aborto? ¿Es «provisional» su doctrina sobre la homosexualidad? Estas y otras preguntas han sido presentadas por católicos de varios países a la Congregación para la Doctrina de la Fe, tras haber leído los libros del moralista español Marciano Vidal.



De hecho, en ocasiones, los libros de este sacerdote, profesor ordinario de Teología Moral en la Universidad Pontificia de Comillas y en el Instituto Superior de Ciencias Morales (Madrid), como «Moral de actitudes» o «Diccionario de ética teológica», dan a entender que la posición de la ética cristiana en estos argumentos es relativa. Se trata de textos que en algunos seminarios de España, América Latina e Italia han sido utilizados por seminarios como libros de teología moral «católica».

Obviamente cualquier persona puede decir y pensar lo que considera oportuno sobre estas materias, pero dado que los libros del religioso redentorista son presentados como «católicos» y distribuidos por centros de teología «católica», la Santa Sede tiene la obligación de aclarar aquellos puntos que no se conformen propiamente con la doctrina «católica».

Por este motivo, la Congregación para la Doctrina de la Fe ha mantenido en los últimos cuatro años numerosos contactos oficiales con el autor con el objetivo de ayudar a aclarar la exposición de su pensamiento. El mismo organismo vaticano ha explicado que el autor ha demostrado claramente su colaboración en todo este proceso.

La cuestión fundamental, según el documento de la Congregación vaticana, que lleva la firma de su prefecto, el cardenal Joseph Ratzinger, y de su secretario, el arzobispo Tarcisio Bertone, está en que para Vidal el cristianismo ofrece un «influjo», un «contexto», una «orientación», un «nuevo ámbito de referencia» a la moral, pero despoja de normatividad ética concreta a la revelación de Dios en Cristo. Y al no haber una Norma moral, los «contenidos» de la Revelación cristiana se convierten en relativos, al menos esta podría ser la conclusión que sacan los lectores.

Homosexualidad
«De este modo --constata la «Notificación»--, el autor sostiene, por ejemplo, que la doctrina de la Iglesia sobre la homosexualidad posee cierta coherencia, pero no goza de suficiente fundamento bíblico y adolece de importantes condicionamientos y ambigüedades».

«En ella se encuentran los fallos que pueden advertirse «en todo el edificio histórico de la ética sexual cristiana», afirma el mismo Vidal.

«Estos juicios morales no son compatibles con la doctrina católica, para la que existe una valoración perfectamente clara y firme sobre la moralidad objetiva de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo», explica el texto.

«El grado de imputabilidad subjetiva que esas relaciones puedan tener en cada caso concreto es una cuestión diversa, que no está aquí en discusión», aclara.

Norma y conciencia
La enseñanza del Magisterio tampoco tiene razón de ser en el caso del autoerotismo, o la anticoncepción.

En este último caso, por ejemplo, entre los diversos criterios ofrecidos por el autor para guiar el discernimiento de los cónyuges que se plantean asumir métodos anticeonceptivos, no se encuentra el valor objetivo y vinculante de la norma moral contenida en la «Humanae vitae» y en los demás documentos del Magisterio pontificio anteriores y posteriores a ella.

Con estos criterios, el teólogo aprueba la fecundación «in vitro» homóloga (es decir, sin la intervención de una persona externa a la pareja), sin tener en cuenta los interrogantes morales objetivos expuestos por la Iglesia.

Leyes despenalizadoras del aborto
En el caso del aborto, el autor da una valoración negativa «en términos generales», pero considera que «no toda liberalización jurídica del aborto es contraria frontalmente a la ética». Ahora bien, en sus libros, anota el documento de la Santa Sede, «al lector no le es posible entender qué tipo de leyes despenalizadoras del aborto se consideran "no contrarias frontalmente a la ética"».

Nuevo manual de teología moral
Para evitar que estas y otras propuestas mencionadas por la «Notificación» se conviertan en materia expuesta como doctrina «católica» por universidades pontificias, seminarios e instituciones que se dicen oficialmente «católicas», la Congregación para la Doctrina de la Fe propone que, tras el contacto que ha mantenido con el padre Vidal en estos años, él mismo escriba un nuevo manual «apto para la formación de los estudiantes de teología moral».

En este cometido, Vidal contará con la colaboración de la Comisión Doctrinal de la Conferencia Episcopal Española.

«La Congregación --concluye el documento--, con esta "Notificación", desea al mismo tiempo animar a los teólogos moralistas a proseguir en el camino de renovación de la Teología moral, en especial de profundización en la moral fundamental y de rigor en el método teológico-moral, conforme a las enseñanzas de "Veritatis splendor", y con ese verdadero sentido de responsabilidad eclesial».