"Acogemos la Palabra con la alegría del Espíritu Santo"

Tema de la 36ª Asamblea Nacional de Renovación Carismática Católica en Italia

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 883 hits

Como cada primavera, la Renovación Carismática Católica (RCC) de Italia organiza la Asamblea Nacional de los Grupos y de las Comunidades de la RCC, el congreso eclesial de evangelización más popular de Europa.

Del 25 al 28 de abril, en la Feria de Rimini, tendrá lugar la trigésimo sexta Asamblea Nacional de la RCC sobre el tema "Acogemos la Palabra con la alegría del Espíritu Santo" (1Ts 1, 6), como una respuesta a las palabras pronunciadas por el papa Francisco en ocasión del Domingo de Ramos: "No seáis nunca hombre y mujeres tristes: ¡un cristiano nunca puede serlo!  ¡No os dejéis llevar nunca por el desanimo¡" (Homilía, 24 de marzo 2013).

"¡Cuánta consolación ha llenado nuestros corazones con el nombramiento del papa Francisco como Vicario de Cristo! El sufrido y valiente gesto de 'renuncia' de Benedicto XVI ha procurado de forma profética una gran efusión del Espíritu Santo al mundo entero. Sobre la cruz está la primera efusión del Espíritu (cf Jn 19, 30): el "no bajar de la cruz" del papa Ratzinger ha generado como un nuevo Pentecostés en el corazón de los hombres, sobre todo de los no creyentes y de los incrédulos".

Así comienza la carta de convocatoria e invitación del presidente del movimiento a este encuentro.

A destacar especialmente la presencia del obispo auxiliar y provicario de Buenos Aires, monseñor Eduardo Horacio García. Durante diez años (2003-2013) en estrecha colaboración con el cardenal Bergoglio, ofrecerá por primera vez en Italia un testimonio sobre el nuevo pontífice. 

Las enseñanzas serán confiadas a monseñor Santo Marcianò, arzobispo de Rossano-Cariati (26 de abril), al padre Raniero Cantalamessa, predicador de la casa pontificia (27 de abril), a Salvatore Martinez, presidente nacional de la RCC (28 de abril). Al coordinador nacional Mario Landi le corresponde la introducción a la Asamblea (25 de abril), y a la directora nacional Marcella Reni se le han asignado la comunicaciones sobre la vida del Movimiento (28 de abril).

Las celebraciones eucarísticas serán presididas por el cardenal Vinko Puljic, arzobispo de Sarajevo, el cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, monseñor Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, y monseñor Vincenzo Paglia, presidente del Consejo Pontificio para la Familia.

La sesión matutina del 26 de abril será dedicada a la Penitencia con Roveto Ardente (Zarza ardiente) dirijida a los jóvenes, a las familias, a las personas solas y a los sacerdotes, una gran "Fiesta de la misericordia", guiada por monseñor Marcianò y don Guido Pietrogrande (consejero espiritual nacional), y en ella habrá más de trescientos sacerdotes para las confesiones.

La sesión de la tarde del 26 se dedicará al ministerio de consolación (María Tortonese, delegada nacional del Ministerio de intercesión por los que sufren), de liberación (Don Fulvio Di Fulvio, consejero nacional adjunto) y de sanación (Salvatore Martinez, presidente nacional).

El día 27 por la mañana se dedicará a la oración por las Iglesias perseguidas, con la presencia de representantes de comunidades cristianas de Irak, de Siria, de Egipto, de Eritrea. Por la tarde, los participantes se dividirán en jóvenes, familias y sacerdotes para vivir la "Fiesta de la nueva evangelización".

Se dedicará un tiempo especial a la presentación oficial de la Fundación Vaticana "Centro Internacional Familia de Nazaret", de la que Salvatore Martinez es presidente. La recién nacida Fundación (enero 2013) tiene sede en el Estado de la Ciudad del Vaticano y está dotada de personalidad jurícica canónica pública y civil vaticana; se encargará de "difundir el Magisterio de la Familia, promoviendo la formación espiritual y la evangelización de las familia y de sostener la pastoral familiar en todo el mundo", también a través de la construcción de nuevos centros o la gestión de centros ya existentes, "con prioridad en Tierra Santa" (del Estatuto de la Fundación Vaticana "Centro Internacional Familia de Nazaret"). De hecho, hacia Nazaret se dirige principalmente el trabajo de la Fundación, para que puede ser edificado el Centro Internacional para la Familia, en la cima de la colina que domina la ciudad y en la que se sitúa la basílica de la Anunciación.

Paralelamente, también en esta ocasión, tendrá lugar el Baby Meeting, para los más pequeños, igual que para niños y adolescentes.