Agradecer a Dios sus dones implica compartirlos, explica Juan Pablo II

Con motivo de las jornadas de acción de gracias celebradas en el hemisferio norte

| 407 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 14 noviembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II invitó este domingo a dar gracias a Dios por los frutos de la naturaleza y a compartirlos con los necesitados con motivo del Día de Acción de Gracias que en torno a estas fechas se celebra en el hemisferio boreal.



El Santo Padre, halando desde la ventana de su estudio en discreta forma física, dirigió en particular su saludo a los agricultores que han concluido la cosecha y a todas las personas cuya actividad laboral gira en torno a la agricultura.

En Italia este domingo se celebraba el Día de Acción de Gracias a Dios por los frutos de la tierra recogidos durante el año. Según recordó el mismo Santo Padre, los festejos centrales tuvieron lugar en Génova, «capital europea de la cultura» en este año.

«Para nosotros, los cristianos, la acción de gracias se expresa plenamente en la Eucaristía», aclaró el obispo de Roma dirigiéndose a los miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano a pesar del viento y la lluvia.

«En toda santa misa, bendecimos al Señor, Dios del universo, presentándole el pan y el vino, frutos "de la tierra y del trabajo de los hombres" --añadió--. Cristo ha unido su oblación de sacrificio a estos sencillos alimentos. Unidos a Él, los creyentes están llamados a ofrecer a Dios su existencia en el trabajo cotidiano».

El pontífice concluyó invitando a «dar gracias al Señor por todo lo que producen la naturaleza y el cansancio humano para nuestro sustento» y a «compartir nuestros recursos con los necesitados».