Al-Azhar : El Vaticano se muestra disponible a continuar el diálogo

El imán de Al-Azhar quiere superar las tensiones con la Santa Sede

| 1836 hits

ROMA, lunes 23 de mayo de 2011 (ZENIT.org).– La Santa Sede ha reafirmado su disponibilidad para continuar la cooperación con Al-Azhar, la mayor autoridad del islam sunnita con base en Egipto, después de que el gran imán Ahmad Al-Tayyib haya expresado su deseo de superar “las recientes dificultades en las relaciones con la Santa Sede”.

El mensaje del imán de Al-Azhar, la autoridad más importante del islam sunní en Egipto, fue transmitido el pasado 18 de mayo al cardenal Jean-Louis Tauran y a monseñor Pier Luigi Celata, presidente y secretario del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso respectivamente, por el ministro de asuntos exteriores de la República árabe de Egipto, M. Nabil Al-Arabi, de visita en Roma.

Según un comunicado del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, durante el encuentro el ministro egipcio “transmitió los saludos de Sheikh Al-Azhar, el profesor Ahmad Al-Tayyib”, al cardenal Tauran y a monseñor Celata.

El ministro también “expresó el deseo del gran imán de que las recientes dificultades en las relaciones con la Santa Sede sean superadas”, precisa el comunicado.

Por su parte, el cardenal Tauran “reiteró la estima de Su Santidad el Papa Benedicto XVI por el pueblo y las autoridades egipcias y la disponibilidad de la Santa Sede para continuar el camino de diálogo interreligioso y la cooperación con Al-Azhar, mantenida regularmente desde 1998”.

El pasado mes de enero, la Universidad de Al-Azhar de El Cairo emitió un comunicado que anunciaba la suspensión de los encuentros con el Vaticano.

La decisión se tomaba tras el llamamiento lanzado por Benedicto XVI sobre la necesaria protección de las minorías cristianas en Oriente.

El Papa se había mostrado “conmocionado” por el atentado contra la comunidad copta en Alejandría de Egipto del pasado 31 de diciembre, en que murieron 21 personas.

“Ante esta estrategia de violencia que tiene como blanco a los cristianos, y tiene consecuencias para toda la población, pido por las víctimas y sus familiares, y aliento a las comunidades eclesiales a perseverar en la fe y en el testimonio de no violencia que nos viene del Evangelio”, dijo el Papa.

Estas palabras provocaron la reacción del imán Ahmad Al-Tayyib , quien deploró que el Santo Padre no mencionara la protección de los musulmanes y acusó a Benedicto XVI de injerencia en los asuntos internos del país.