Alegría de los jóvenes en Río de Janeiro por la JMJ

En la ciudad se celebró una vigilia en sintonía con el evento de Madrid

| 1732 hits

RIO DE JANEIRO, lunes 22 de agosto de 2011 (ZENIT.org) – La juventud católica de Río de Janeiro vivió un momento de gran alegría, tras el anuncio oficial del Papa Benedicto XVI de que la ciudad acogerá la próxima Jornada Mundial de la Juventud, en 2013.

Según informa el departamento de prensa de la archidiócesis de Río de Janeiro, los jóvenes presentes en la Vigília JMJ Madrid-Río, realizada entre el sábado y el domingo en el Maracanãzinho, el pabellón deportivo conocido como “el pequeño Maracaná”, situado junto al famoso estadio.

El pabellón se habilitó para que los jóvenes de Río pudieran vivir, de forma simultánea con los jóvenes brasileños que estaban en Madrid, este momento de emoción.

“La juventud de Río va a ganar mucho con este acontecimiento. Estoy muy feliz de saber que el Papa nos confía esta misión de acoger a la juventud del mundo, para reflexionar sobre la fe, sobre la vivencia en el mundo de hoy”, dijo el padre Leandro Cury, director de Rádio Catedral.

El vicario episcopal para la comunicación social, el canónigo Marcos William Bernardo, presidió la Santa Misa al mismo tiempo que el Papa Benedicto XVI. Y la homilía del Pontífice fue transmitida en directo desde Madrid para los participantes.

En varios momentos de la celebración, que comenzó alrededor de las 4,30h de la mañana (horario de Brasilia, las 9,30 h en Madrid), los flashes de la misa en Madrid, transmitidos por las redes y medios católicos, sorprendían a todos por la plena sintonía litúrgica.

A la salida de la vigilia de Río, alrededor de las 7h, la alegría, que vencía el cansancio, aún se percibía en las sonrisas de los jóvenes que en seguida ocuparon las calles de la Tijuca, alrededor del Maracanãzinho.

La joven Fabiana Targino, de la Pastoral de la Juventud del Vicariato Sur, que participó en las cuatro jornadas, considera que vivir una JMJ es una emoción única en la vida de cualquier persona.

“Percibimos que incluso perteneciendo a países y culturas diferentes, lo que nos une es la misma fe en Cristo Jesús. Saber que la próxima JMJ será en Río es una emoción indescriptible, un sueño realizado”, afirmó.

“Es una alegría recibir al Papa en nuestra ciudad. Vamos a preparar con mucho cariño y amor cada detalle de la próxima jornada. Y que podamos mostrar al mundo que somos portadores de la paz”, afirmó la joven.

“Si Dios es brasileño, el Papa es carioca”. La famosa frase del beato Juan Pablo II, en su visita a Brasil, también fue recordada por el joven Rodrigo Farias, asesor de Pastoral Universitaria.

“La expectativa de recibir al Papa es enorme. Nos iremos preparando y arraigando más en Cristo, para que nos podamos identificar con nuestro verdadero Señor”, dijo.

[Traducción del portugués por Inma Álvarez]