Alerta desde África: Europa debe dejar de apoyar a políticos corruptos

Declaraciones del rector del seminario católico nigeriano de Enugu

| 1884 hits

KÖNIGSTEIN/ENUGU, domingo, 23 septiembre 2007 (ZENIT.org).- El rector del seminario católico de Enugu (sur de Nigeria), el padre Ukoro Theophilus Igwe, pide que Europa deje de apoyar a políticos corruptos en África.



En una conversación con la asociación católica internacional «Ayuda a la Iglesia Necesitada» (AIN) alertó de la profunda desilusión que causa a los africanos que los dictadores, que «han robado a sus pueblos mucho dinero saqueando sus países», reciban apoyo de los países europeos.

Por ello --apunta un comunicado de AIN del viernes— ha pedido a Europa que ayude a África «negando a estos políticos acceder a cuentas bancarias, obtener asilo político o cualquier otro tipo de ayuda».

Además, el rector del seminario nigeriano instó al nuevo gobierno de Nigeria a centrar sus esfuerzos en el bienestar de la población. El presidente –considera el sacerdote-- debe hacer todo lo posible para que los jóvenes tengan un futuro, refiriéndose, en primer lugar, al sistema educativo.

El mayor deseo del padre Igwee para la sociedad nigeriana es que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades.

Tradicionalmente la cultura africana se basa en la democracia, y esto es algo que hay que recuperar, señala: «La democracia no es algo ajeno a África, pero debemos encontrar la forma de educarnos para volver a ella con argumentos, no con las armas y la violencia».

La Iglesia comparte «la vida real de los nigerianos»

En el seminario nacional de Enugu se están formando actualmente 673 futuros sacerdotes; se les recalca la necesidad de de trasladar los conocimientos teóricos a la vida social, pues el mensaje del Evangelio «no es mera teoría», advierte el padre Igwe, quien afirma que la Iglesia comparte «la vida real de los nigerianos».

Los seminaristas adquieren una experiencia práctica en los poblados, aprendiendo así a proclamar el Evangelio de forma que las personas puedan entenderlo. Muchos habitantes de los poblados son analfabetos, por lo que es importante encontrar formas de proclamar el Evangelio que realmente lleguen a ellos.

De acuerdo con el padre Igwe, los problemas que se presentan, en muchos casos, son puramente prácticos: por ejemplo, la mayoría de los fieles carece de reloj, por lo que «uno no puede decirles sin más que la Misa empieza a las seis de la tarde».

Un sacerdote debe ser paciente y saber comunicarse con la gente. A veces surgen malentendidos, pero un futuro sacerdote debe estar preparado para ello. Así que el padre Igwe considera vital que el seminario no sea un lugar «aislado del exterior» y que los seminaristas convivan con gente.

Una parte del plan de estudios del seminario también está dedicada a la «Religión Comparada»; su rector es consciente de la importancia de que los futuros sacerdotes tengan más conocimientos del Islam y de las religiones tradicionales africanas, pues en Nigeria deben convivir con musulmanes y miembros de las religiones tribales.

Para el padre Igwe, la mayoría de los conflictos religiosos del país están «manipulados por los políticos». Es necesario promover un entendimiento recíproco, algo que suele funcionar bien, explicó a AIN.

Los africanos de religiones tradicionales adquieren una comprensión especialmente profunda del Cristianismo y, sobre todo, de la importancia de la Eucaristía. Entre ellos se dan muchas conversiones –confirma el sacerdote nigeriano--.