Alto cargo vaticano comenta la futura reforma de la Curia Romana

Monseñor Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado, considera prematuras las suposiciones sobre su estructura

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1749 hits

El 13 de abril se hizo pública la noticia de que el papa Francisco había constituido un grupo de ocho cardenales para aconsejarle en el gobierno de la Iglesia universal y para estudiar un proyecto de revisión de la constitución apostólica Pastor Bonus sobre la Curia Romana.

La decisión despertó gran interés y, al mismo tiempo, no pocas especulaciones. El sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Angelo Becciu, concedió una entrevista sobre este argumento al diario vaticano L'Osservatore Romano, donde aclara la situación actual de este proceso de revisión y reforma. 

Se escucharon muchas voces sobre la reforma de la Curia: equilibrio de poderes, moderadores, coordinadores, “superministerios de economía”, revoluciones...

--Mons. Becciu: Efectivamente, es un poco extraño: el papa aún no se ha reunido con el grupo de consejeros que eligió y ya llueven consejos. Después de hablar con el santo padre, puedo decir que en este momento es absolutamente prematuro hacer ninguna suposición sobre la futura estructura de la Curia. 

El papa Francisco está escuchando a todos, pero en primer lugar querrá escuchar a aquellos que eligió como consejeros. Luego se establecerá un proyecto de reforma de la Pastor Bonus que, obviamente, tendrá que seguir su propio proceso.

Mucho se habló también del IOR, [Instituto para las Obras de Religión] y algunos llegaron a hablar de su supresión...

--Mons. Becciu: El papa se sorprendió de que se le atribuyeran frases que nunca pronunció y que tergiversan su pensamiento. La única mención de ello fue durante una breve homilía en Santa Marta, improvisada, en que recordó con fuerza que la esencia de la Iglesia consiste en una historia de amor entre Dios y los hombres, y cómo las diferentes estructuras humanas, incluido el IOR, son menos importantes. La referencia era una especie de “guiño”, motivado por la presencia en la misa de algunos empleados del Instituto, en el contexto de una seria exhortación a no perder nunca de vista la naturaleza esencial de la Iglesia”. 

¿Se prevé entonces que no haya una reestructuración inminente de la forma actual de los dicasterios?

--Mons. Becciu: No puedo prever una agenda. De todas formas, el papa pidió a todos los responsables de los dicasterios que continuemos con nuestro servicio, pero sin proceder, de momento, a la confirmación de los cargos. Lo mismo se aplica a los miembros de las congregaciones y consejos pontificios: el ciclo normal de confirmaciones o nombramientos, que se producen al final de los mandatos de cinco años, está suspendido por el momento, y todos continúan en sus funciones "hasta nuevo aviso".

Esto indica la voluntad del Santo Padre de tomarse el tiempo necesario para la reflexión --y la oración, no hay que olvidarlo- para tener un panorama detallado de la situación. 

A propósito de los consejeros, algunos han llegado a sostener que una decisión de ese tipo podría cuestionar la primacía del papa

--Es un órgano consultivo, no de toma de decisiones y realmente no veo cómo la decisión del papa Francisco pueda poner en duda el primado. Lo que es cierto es que se trata de un gesto de gran importancia, que quiere dar una señal clara sobre la modalidad en que el santo padre quiere ejercer su ministerio. No hay que olvidar cuál es la primera tarea asignada al grupo de los ocho cardenales: ayudar al papa en el gobierno de la Iglesia universal. No querría que la curiosidad por la configuración y las estructuras de la Curia Romana eclipsaran el sentido profundo del gesto del papa.

¿Pero el término "consejero" ¿no es demasiado indefinido? 

--Por el contrario, el aconsejar es una acción importante que, en la Iglesia se define teológicamente, y se expresa en muchos niveles. Pensemos por ejemplo, en los organismos que participan en las diócesis y en las parroquias o en los consejos de los superiores, provinciales y generales, en los Institutos de vida consagrada.

La función de aconsejar debe interpretarse desde una perspectiva teológica: desde una óptica mundana podríamos decir que un consejo sin poder de decisión es irrelevante; pero eso significaría equiparar a la Iglesia con una empresa. En cambio, desde el punto de vista teológico, el consejero tiene una función de absoluta importancia: ayudar al superior en su tarea de discernimiento, es decir, en entender lo que elEspíritu pide a la Iglesia en un momento histórico determinado. Sin esta referencia, por otra parte, no se entendería nada sobre el verdadero significado de gobierno en la Iglesia.

¿Qué sentimientos experimenta al colaborar con el papa Francisco?

--Mons. Becciu: Pude colaborar de cerca con el papa Benedicto, ahora sigo mi servicio con el papa Francisco. Naturalmente, cada uno tiene la propia personalidad, el propio estilo, y me siento en verdad un privilegiado por este estrecho contacto con dos hombres enteramente dedicados al bien de toda la Iglesia, desasidos de sí mismos, inmersos en Dios y con una única pasión: dar a conocer la belleza del Evangelio a las mujeres y hombres de hoy.