Álvaro del Portillo será beatificado en Madrid el próximo 27 de septiembre

El programa de la beatificación incluye actos centrales en Madrid y en Roma

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1670 hits

Después del milagro aprobado por el papa Francisco, y publicado con el Decreto de la Congregación de las Causas de los Santos del 5 de julio de 2013, la Santa Sede ha comunicado con fecha de ayer que el Santo Padre –acogiendo la petición dirigida por el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría– ha establecido que monseñor Álvaro del Portillo sea beatificado en Madrid, su ciudad natal, el sábado 27 de septiembre de 2014.

Un encuentro internacional en Madrid

La ceremonia de beatificación será presidida por el prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, y tendrá lugar en Madrid. Se prevé la participación de personas provenientes de todo el mundo. Al día siguiente, Mons. Javier Echevarría, prelado del Opus Dei, celebrará una Misa de acción de gracias.

“En este momento de profunda alegría –ha afirmado Mons. Javier Echevarría– deseo agradecer al papa Francisco la beatificación de este obispo que tanto amó y sirvió a la Iglesia. Desde ahora encomendamos al futuro beato las intenciones del Santo Padre: la renovación apostólica y el servicio a Dios de todos los cristianos, la promoción y ayuda de los más necesitados, el próximo Sínodo sobre la familia, la santidad de los sacerdotes”.

Don Álvaro y Madrid

La biografía de Mons. del Portillo –a quien mucha gente llama con confianza “don Álvaro”– está estrechamente unida a las ciudades de Roma (donde residió la mayor parte de su vida) y de Madrid, donde nació el 11 de marzo de 1914, y donde transcurrió la infancia y juventud junto a sus padres y a sus 7 hermanos. En la capital de España, en el año 1935, conoció a san Josemaría Escrivá de Balaguer y pocos meses después decidió a formar parte del Opus Dei.

En su época de estudiante de ingeniería, con 19 años, el joven Álvaro del Portillo, además de seguir los cursos de la carrera universitaria, trabajó en las actividades de las conferencias de san Vicente de Paúl, para impartir catequesis y socorrer a niños desamparados en Vallecas y en otros barrios entonces muy pobres del Madrid de la pre-guerra, y distribuir donativos y alimentos entre las familias indigentes. Impulsado luego por san Josemaría, siguió llevando a cabo este tipo de tareas con otros jóvenes que participaban en la incipiente labor del Opus Dei, que se desarrollaba alrededor de la Academia DYA.

El 25 de junio de 1944, terminados brillantemente sus estudios civiles y eclesiásticos, recibió la ordenación sacerdotal en Madrid de manos del obispo de la diócesis, Mons. Eijo y Garay. Y allí ejerció el ministerio sacerdotal hasta que, en 1946, se trasladó a Roma.

El escenario de la beatificación

Como es sabido, el decreto pontificio de Benedicto XVI sobre los ritos de beatificación y canonización –difundido por la Congregación para las Causas de los Santos el 29-IX-2005– precisa que las beatificaciones sean celebradas por un representante del Santo Padre, por lo general el prefecto de la mencionada congregación, en la localidad que se considere idónea. El mismo decreto establece, en cambio, que únicamente las canonizaciones serán presididas por el Pontífice.

Por este motivo, al conocerse la noticia de la futura beatificación, se estudiaron diversas opciones dando preferencia a lugares céntricos de Roma distintos de la Plaza de San Pedro, que se reserva al Santo Padre. Sin embargo, a medida que aumentaba la previsión del número de participantes, se comprobó que ese proyecto no parecía factible en el centro de la ciudad. La Congregación para las Causas de los Santos estimó muy conveniente una segunda hipótesis que surgió entonces: organizar la ceremonia en Madrid, ciudad natal del futuro beato, de quien se cumple en 2014 el centenario de su nacimiento. Esta opción facilita también la participación de numerosas personas del país de origen de don Álvaro que desean asistir a la ceremonia y que –en el contexto de la crisis económica actual– hubieran tenido dificultades para afrontar el viaje.

Actualmente se comienza a trabajar un plan de atención a los participantes de todos los países, que incluirá visitas a la catedral de la Almudena (Madrid) y a los lugares relacionados con la historia del futuro beato y con el nacimiento del Opus Dei, fundado por san Josemaría Escrivá –en Madrid– el 2 de octubre de 1928.

En Roma, junto al papa Francisco

El Comité organizador está preparando también diversos actos en Roma para los asistentes que deseen luego peregrinar a la ciudad de San Pedro (“videre Petrum”, para “ver a Pedro”).

Se está estudiando con las autoridades competentes que, durante los días sucesivos a la beatificación, el cuerpo de don Álvaro –que reposa en la cripta de la Iglesia prelaticia de Santa María de la Paz, en Roma– sea trasladado provisionalmente a la basílica de San Eugenio, para facilitar la afluencia de las numerosas personas que querrán rezar ante el nuevo beato.

Después de la beatificación, se celebrará una Misa de acción de gracias en una de las basílicas romanas. Además, los fieles podrán participar en la Audiencia del miércoles con el papa Francisco, para manifestar de este modo su agradecimiento y su unión al Romano Pontífice.

Todos a una, por la senda de don Álvaro

Tanto en Roma como en Madrid se desarrollarán actividades, promovidas por Harambee Africa International, para financiar cuatro proyectos médicos y educativos nacidos en el África subsahariana por impulso de Mons. Álvaro del Portillo, durante los años en que fue prelado del Opus Dei.

“Harambee” significa “todos a una” en lengua swahili. Los asistentes a la beatificación serán invitados, concretamente, a unirse con sus donativos a la puesta en marcha de un centro materno-infantil dependiente del Niger Hospital (en Enugu, Nigeria), a la ampliación y mejora de las instalaciones de tres antenas médicas y de una escuela de enfermería dependiente del Centro Hospitalario Monkole (en Kinshasa, Congo); al desarrollo de un programa contra la desnutrición infantil del Centro Rural Ilomba (en Bingerville, Costa de Marfil). Un cuarto proyecto consiste en la obtención de becas de estudio para seminaristas africanos que se forman en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, institución fundada en Roma por Mons. Álvaro del Portillo, siguiendo el deseo de san Josemaría Escrivá de Balaguer.

Rosalinda Corbi, coordinadora de la actividad de Harambee explica que “nos parecía necesario compartir el regalo de esta beatificación con las personas que más lo necesitan, y deseábamos llevarlo a cabo de un modo que hubiera complacido tantísimo a don Álvaro, que ya desde joven dedicó mucho tiempo a los enfermos y necesitados”.

Más información

Las novedades sobre el programa relativo a los actos de la beatificación en Madrid y en Roma se irán incluyendo en: www.alvarodelportillo.org

Para colaborar con la campaña de Harambee para la beatificación: www.harambee-africa.org