América Latina: el desafí­o es la educación y transmisión de la fe a la juventud

Entrevista al profesor Carriquiry al concluir la plenaria de cuatro días de la Pontificia Comisión para América Latina

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 685 hits

La Pontificia Comisión para América Latina (CAL) realizó del martes 25 de febrero hasta este viernes 28, una reunión plenaria sobre el tema “Emergencia educativa y trasmisión de la fe en la juventud latinoamericana” la cual tuvo como broche de oro el encuentro con el papa Francisco que les recibió en audiencia.

Inaugurada con una misa en las catacumbas de la basílica de San Pedro, ante la tumba del apóstol, presidida por el cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, siguió con una serie de conferencias, informes y debates.

Entre los relatores figuraron diversos cardenales: Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá; Nicolás López Rodríguez, arzobispo de Santo Domingo; Norberto Rivera Carrera, arzobispo de México; Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima; Oscar Rodriguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa; José Gómez, arzobispo de Los Ángeles; Gerardo Rocha, arzobispo de Mariana; Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas; José Martín, arzobispo emérito de León y Odilo Scherer, arzobispo de San Pablo. Además de otros cardenales, arzobispos, religiosos y laicos que intervinieron durante los debates y las exposiciones, como el profesor Guzmán Carriquiry con su informe sobre las actividades de la CAL.

La reunión plenaria ha concluido esta mañana en el Vaticano, con la presentación del proyecto de recomendaciones pastorales, expuesto por el cardenal Ouellet. Después de qué fue la audiencia con el Santo Padre.

ZENIT conversó con el secretario de la Pontificia Comisión para América Latina, el profesor Guzmán Carriquiry, quien explicó diversos particulares interesantes sobre esta cumbre de cuatro días que se realizó en Roma.

“Esta asamblea que estaba prevista para abril del año pasado --indicó el profesor Carriquiry-- fue suspendida por los dos hechos inéditos: la renuncia del papa Benedicto y del nuevo Papa.

Y quizás suspenderla fue providencial porque ahora la hacemos después de la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, y la JMJ es un acontecimiento que nos interpela, porque plantea a todos los pastores y a la Iglesia de América Latina, revisar a fondo las modalidades de educación y evangelización latinoamericana”.

Sobre el tema de la plenaria: 'Emergencia educativa y trasmisión de la fe', el secretario de la CAL ha indicado que se trata de “una gran emergencia educativa, porque las familias cada vez están más disgregadas, y si bien hay un boom de inscripciones escolares, estas dejan desarmados respecto a las preguntas más acuciantes, sobre la propia vida, el significado de la realidad, como si no fueran pertinentes en un crecimiento educativo. Además del impacto de las comunicaciones sobre la vida y mentalidad de los jóvenes”.

Porque nos encontramos, aseguró el número dos de la CAL, delante de “un cambio de época que estamos viviendo y que plantean preguntas cruciales respecto a la formación de los Jóvenes”.

Y Carraquiry recordó: "El cardenal Outellet a la apertura de la plenaria subrayó que la iglesia tiene con los jóvenes un compromiso educativo fundamental a nivel educativo y en ese compromiso se juega la trasmisión de la fe a esa casi tercera parte de la población latinoamericana que está constituida de jóvenes”.

Añadió a propósito del viaje del papa Francisco a Brasil “se advierte en Copacabana, como en tantas encuestas, que muchos jóvenes latinoamericanos todavía sienten y positivamente la comunicación de la tradición católica de nuestros pueblos. Hay un 68 por ciento de los jóvenes que indican su pertenencia a la Iglesia católica y un 20 por ciento se declara practicante, y muy practicante”. Si bien reconoció que “al mismo tiempo hay una erosión de los valores de la Iglesia católica, y su comunicación se va haciendo cada vez más árida, más exigente y requiere más paciencia”.

Sobre la entrada de un papa latinoamericano en escena, el profesor uruguayo no tiene dudas que ha influido: “Ciertamente muchísimo. Lo hemos visto en la comunicación que tuvo el papa Francisco con los jóvenes en la JMJ de Río, Y no hace falta ver las estadísticas para entender que casi la totalidad de los jóvenes latinoamericanos no solamente siente un legítimo orgullo, sino también entusiasmo por el papa Francisco, por sus palabras, sus gestos y su testimonio”.

Sobre el proyecto de recomendaciones pastoral, el secretario de la CAL precisó: “Todo lo que ha surgido de la asamblea lo vamos a convertir en proyectos de recomendaciones pastorales, que vamos a compartir con todos los obispos y conferencias episcopales. No es un manual, pero sí una lista razonada de recomendaciones pastorales, las cuales van a estar iluminadas ciertamente en la Evagelii Gaudium y en el Documento de Aparecida”.