Análisis de la situación de los cristianos en Oriente Medio

Por monseñor Shomali, de cara al próximo Sínodo

| 2417 hits

JERUSALÉN, martes 18 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- Por su indudable interés, ofrecemos la conferencia pronunciada por el recientemente nombrado obispo auxiliar de Jerusalén, monseñor William Shomali, en preparación de la próxima Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para Oriente Medio.

La conferencia, con el título The Synod for the Middle East in its geopolitical and pastoral context (El Sínodo para Oriente Medio en su contexto geopolítico y pastoral, n.d.t.) fue pronunciada el pasado jueves 13 de mayo en el auditorio de St. Saviour, ante 140 religiosos de la diócesis patriarcal de Jerusalén.

 







Queridos hermanos y hermanas,

Gracias por haber organizado esta conferencia para prepararos mejor para el próximo Sínodo de Oriente Medio. Después de todo, este Sínodo es significativo para vosotros también. Habéis entendido esto y habéis respondido asiduamente a las preguntas planteadas en los Lineamenta.

Seguramente seréis los primeros en aplicar las eventuales recomendaciones del Sínodo. Gracias por vuestra cooperación esencial y valiosa. Vosotros, los religiosos y las religiosas de Tierra Santa, seguía estando en la vanguardia del testimonio de la Iglesia del amor de Cristo por todos los hombres y mujeres, independientemente de su religión y raza. Vuestro testimonio en el ámbito de la caridad, la educación y la atención sanitaria es único e irremplazable.

El Sínodo de la Iglesia Católica para Oriente Medio se dirige a los países árabes y no árabes que se extienden en la vasta área geográfica que comprende de Egipto a Turquía, de Irán a Israel, y a la derecha hasta el Golfo, Irak, Líbano, Siria, Jordania, Palestina y Chipre. Incluye directa o indirectamente a 14 millones de cristianos sobre una población de 330 millones de habitantes, entre los cuales encontramos árabes, turcos, iraníes, griegos y judíos. Este sínodo se centrará en esta situación tan compleja y diversa.

Es cierto que en estos últimos años hemos tenido un Sínodo para el Líbano y otro para Tierra Santa. Uno podría sentirse, entonces, a plantear la siguiente cuestión: "En lugar de tan ambicioso Sínodo para todo el Oriente Medio, ¿por qué no organizar un sínodo especial para cada uno de los países que aún no ha tenido uno? ¿Por qué el Líbano y Tierra Santa tienen que volver a hacer el mismo trabajo?”. La respuesta radica en el hecho de que el número y complejidad de los problemas y desafíos que enfrenta el Oriente Medio son demasiado grandes para ser manejados por las diversas diócesis y las iglesias individuales por separado. Además, nuestro mundo globalizado requiere un sínodo que trate en detalle todos nuestros problemas comunes, bajo la necesaria autoridad del Sumo Pontífice, cum Petro et sub Petro.

El Sínodo presenta dos objetivos principales:

1 - Confirmar y reforzar los cristianos en su identidad, a través de la Palabra de Dios y los Sacramentos.

2 - Dar nueva vida a la comunión eclesial entre las Iglesias sui iuris, de manera que puedan ofrecer un auténtico testimonio de vida cristiana alegre y atractivo.

Una peculiaridad del Oriente Medio es el gran número de las Iglesias Orientales sui iuris que han echado raíces aquí: melquitas el, sirios, maronitas, coptos, armenios y caldeos. Estas iglesias necesitan vivir su particularidad litúrgica y lingüística, por un lado, y una mayor comunión entre sí por el otro. En la actualidad, esta comunión deja algo que desear. También necesitan una renovación pastoral y litúrgica. La Iglesia latina afrontó este cambio en el Concilio Vaticano II, que revolucionó la liturgia y la eclesiología y le dio una nueva apertura al mundo. Las Iglesias orientales necesitan una revolución similar para que puedan ser capaces de adaptarse y modernizarse, y así responder mejor a las necesidades de sus congregaciones en la actualidad.

Hasta aquí la introducción al tema de nuestra conferencia. Ahora vamos a entrar en los detalles.

I. La situación geopolítica en Oriente Medio

1- Turquía. Este país tiene 72 millones de habitantes (fuente: wikipedia), con una mayoría musulmana. Los cristianos son cerca de 100.000, algo más del 1 por mil. Turquía es un país laico, existe separación entre Estado y religión (el Islam). Está tratando de dar una buena impresión para poder entrar en la Comunidad Europea. En favor de Turquía que podría citar la secularización introducida por Ataturk en 1924; del lado negativo, hay que citar el genocidio armenio, del que Turquía se niega asumir la responsabilidad, y la partición de la isla de Chipre entre turcos y griegos, de lo cual también es responsable .

2- Irán. En este país el Islam chiíta es dominante en todos los sectores de la sociedad. 72 millones son musulmanes, mientras que los cristianos - predominantemente armenios y asirios – suponen sólo 200.000. Noticias procedentes de Irán informan de la existencia de una comunidad activa Baptista, que ha hecho miles de conversos al cristianismo (cerca de 10.000 conversiones conocidas). Pero un converso se encuentra tratado como un renegado, un traidor al Islam y un respaldo de su principal enemigo: Estados Unidos. Irán es rico y apoya a los chiítas del Líbano y Hamas en Gaza por razones religiosas e ideológicas. Este país tiene ambiciones territoriales en el Golfo, donde hay una minoría chiíta grande y silenciada por la fuerza.

3- Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. 33 millones de personas viven en esta región rica de petróleo. Los diversos regímenes políticos tienen diferentes actitudes hacia los cristianos, que van desde el respeto - como en Qatar, Abu Dhabi y Dubai - a la intransigencia y la falta de libertad - como en Arabia Saudita. Mientras que Qatar ha permitido la construcción de una iglesia grande, que puede acoger a 5.000 fieles, a los cristianos en Arabia Saudita, alrededor de medio millón, no se les permite reunirse para la oración. Se reúnen en secreto en casas particulares para rezar el domingo, corriendo el riesgo de repercusiones. Otro problema lo plantea la existencia de un gran número de cristianos entre los trabajadores inmigrantes, a menudo privados de sus derechos elementales sociales y religiosos. Además, el Islam militante se aprovecha de las penalidades económicas de estos trabajadores inmigrantes, de cara a convertirles al Islam. Hay un gran número de conversos cada año, a quienes se les prometen sustanciales beneficios económicos.

4- Egipto. El número de coptos todavía no es seguro. Las estadísticas de los gobiernos locales hablan de 6 millones, mientras que la Iglesia copta habla de 12 millones. La cifra de 10 millones está sin duda más cerca de la verdad. Los enfrentamientos entre las comunidades musulmanas y coptas son frecuentes. Los egipcios son las personas más religiosas del mundo no sólo en términos de práctica piadosa, sino también en términos de fanatismo. Los coptos se sienten despreciados y privados de muchos derechos, en especial de su libertad de culto (como lo demuestra la dificultad de construir una iglesia) y la libertad de conciencia. Ocupan un lugar insignificante en la sociedad y el gobierno. Como ejemplo: de 454 diputados egipcios, sólo tres son cristianos, menos del 1%, mientras que el porcentaje de cristianos en Egipto es de al menos el 10%.
"En Egipto, el surgimiento del Islam político, por una parte y, por la otra, la separación forzada de los cristianos de la sociedad civil, hace que sus vidas estén sujetas a la intolerancia, la desigualdad y la injusticia. Además, a través de los medios de comunicación y de las escuelas, esta islamización penetra en la vida familiar cristiana, modificando su mentalidad a fin de que inconscientemente se ajusten a una visión islámica del mundo” (Instrumentum laboris).

5- Iraq. La invasión de EE.UU. ha diezmado a la comunidad cristiana. Antes de 1987, contaba con 1,25 millones de seguidores, en su mayoría caldeos. Hoy son menos de 400.000. Uno de los grandes desastres de este siglo es el éxodo masivo de cristianos iraquíes, debido a la inseguridad y el acoso del que son víctimas. En Iraq, fuerzas malignas han desatado la guerra en el país, entre distintas corrientes políticas y confesiones religiosas. Esto ha pasado factura a todos los iraquíes, pero los cristianos han estado entre las principales víctimas, ya que representan los más pequeños y más débiles de las comunidades iraquíes. Incluso hoy en día, la política global no los tiene absolutamente en cuenta. Esto se suma a otras calamidades que han golpeado a los cristianos de Oriente Medio en los últimos dos siglos:
- El genocidio de millón y medio de armenios en Turquía en 1915;
- El genocidio en contra de los maronitas en 1860 y la guerra civil libanesa, que provocó el éxodo de muchos cristianos;
- La emigración constante de los cristianos de Tierra Santa desde hace más de un siglo.

6- Siria. La situación del millón y medio de sirios cristianos parece tranquila bajo el Baaz sirio, que sigue apoyando a las minorías, la familia Asad misma procede de la minoría alauita. Pero siempre existe el temor de un cambio inesperado y de una vuelta atrás. En Iraq, por ejemplo, los cristianos gozaron de muchos privilegios durante el régimen de Saddam. Parece que sólo sería necesario un destronamiento para abrir la caja de Pandora en contra de la población cristiana. Una fobia por lo que respecta a las agitaciones, todavía existe en el mundo árabe, dado que la política del Estado a menudo depende de la actitud benévola o malévola, alternativamente, de la familia o partido en el poder, en lugar de una creencia popular duradera.

7– Líbano: los cristianos están divididos tanto en el plano político como en el religioso, y nadie está en posesión de un plan aceptable para todos. El equilibrio político logrado en 1943, cuando los cristianos constituían hasta un 55% de la población total, en la actualidad no refleja la situación sobre el terreno. Los chiítas, que son cada vez más numerosos y más fuertes, están exigiendo más autoridad en el Parlamento. El actual equilibrio de poder es débil. Líbano debe alcanzar la posición de una democracia madura y dejar atrás su confesionalismo absurdo sin derramamiento de sangre.

8- Jordania es un país tranquilo. Los cristianos se sienten seguros y disfrutan de libertad religiosa, con representantes en el parlamento y en el Gobierno. Hemos sido testigos de la cálida bienvenida que el rey de Jordania y el Gobierno dieron al Papa Benedicto XVI. A pesar de ello, la libertad de conciencia no existe. Es algo que se observa en todos los países árabes. El Islam afirma ser la religión de la verdad, la única verdad. Las otras religiones son sólo toleradas. Por lo tanto, no es permisible para un musulmán abandonar la verdad por el error. El cambio de religión se percibe como una traición a la sociedad, la cultura y la nación, tres realidades principalmente basadas en una tradición religiosa.

9- Palestina e Israel: El conflicto entre palestinos e israelíes ha durado más de 80 años, incluyendo seis enfrentamientos violentos, a los que hay que añadir las dos intifadas generales. Se trata de un conflicto ideológico que no parece cercano a encontrar una solución a corto plazo. La situación económica y la falta de seguridad han obligado a una gran parte de los palestinos cristianos a emigrar. Las cifras de la diáspora palestina suman alrededor de 500.000 personas, la mayoría ubicadas en Chile.



II. Identificación de algunos problemas principales que afrontará el Sínodo

La encuesta nos ha permitido identificar los principales problemas que enfrentan las comunidades cristianas en Oriente Medio:

- Una emigración que ha debilitado el tejido de la vida cristiana. Esta emigración también ha abierto los ojos de los musulmanes moderados, que ven en este éxodo un empobrecimiento de la sociedad árabe y la pérdida de elementos moderados. Muchos intelectuales palestinos – incluyendo Faisal Husseini, el actual Gran Mufti de Palestina, Tayseer Tamimi, actual Gran Magistrado, el presidente Mahmoud Abbas y el Primer Ministro Salam Fayyad – han dicho que la salida de los cristianos ha sido una pérdida para todos los palestinos, y que terminará poniendo a los judíos y a los extremistas musulmanes frente a frente. Los cristianos son un elemento moderado que atrae la simpatía occidental hacia la cuestión palestina. Además, en el pasado, los cristianos del Líbano, Egipto, Siria y Palestina participaron en el progreso y el desarrollo de sus respectivas sociedades. Reduciéndose su número, convirtiéndose en un porcentaje cada vez mas pequeño de la población total, su presencia se hace insignificante, proporcionando una razón aún mayor para que este remanente emigre.

- Conversiones al Islam. Es cierto que pocos cristianos se convierten en musulmanes. Sin embargo, dado el pequeño número de nuestras comunidades, cada uno cuenta. En Egipto, se estima que unas 15.000 jóvenes cristianas se convierten en musulmanas por motivos relacionados con el matrimonio. Cada año, casos similares ocurren en Palestina y Jordania. Cada vez es una tragedia para la familia, que ve esta conversión como una traición a frente su religión y frente a ella misma. En la mayoría de los casos, la chica se considera perdida porque chica pierde completamente el contacto con su familia. La conversión no afecta únicamente a las jóvenes. Los trabajadores extranjeros en los países del Golfo también son víctimas. Para continuar en busca de trabajo, la conversión al Islam ayuda tremendamente. Contando sólo el pequeño emirato de Dubai, el número de hombres y mujeres que se acercaron al Islam en 2008 fue de 2.763. Pertenecían a 72 nacionalidades diferentes.

- El ascenso del Islam político: "El surgimiento del Islam político durante la época de los años 70 es un fenómeno sorprendente que afecta a la región y la situación de los cristianos en el mundo árabe. Este Islam político incluye diversas corrientes religiosas que tienen por objeto imponer una estilo de vida islámico en las sociedades árabes, turcas o iraníes, y a todos los que viven allí, musulmanes y no musulmanes por igual. Para estas corrientes, el desapego del Islam es la fuente de todos los males. La solución es, pues, el retorno a los orígenes islámicos. De ahí la consigna : El Islam es la solución [...] Para lograr este fin, algunos no vacilan en recurrir a la violencia" (Instrumentum laboris).

- La mentalidad de gueto: "La religión es considerada como un identificador que no sólo diferencia sino que también divide, y que se utiliza para provocar el corte de las relaciones y la hostilidad. El peligro está en repliegarnos sobre nosotros mismos y en el miedo al otro. Debemos por tanto fortalecer la fe y la espiritualidad de nuestros fieles y fortalecer los lazos sociales y la solidaridad entre ellos, sin caer en una mentalidad de gueto "(Instrumentum laboris).



III. La Respuesta del Sínodo a las expectativas de los cristianos de Oriente Medio



La Iglesia no pretende ofrecer soluciones prefabricadas para todos los problemas que afrontan los cristianos que viven en el Oriente Medio. La situación de cada iglesia, o incluso cada creyente, es única y no existe una solución perfecta para todos. En lugar de eso, la Iglesia indica los lugares y las maneras de llegar a la solución a estos problemas y ofrece tres rutas importantes:



1– Es necesario formar a los cristianos en la lectura y la vivencia de la Palabra de Dios

En Oriente Medio hay una gran cantidad de piedad y mucha devoción popular. Pero la Palabra de Dios aún no ha tomado su lugar legítimo en la espiritualidad del pueblo cristiano. La lectio divina se ha quedado como privilegio de una élite. Hay que realizar un gran esfuerzo con el fin de iniciar a la gente en la lectura de la Biblia y meditar en ella. Parte del éxito de las sectas es su contacto con la Palabra de Dios, unido al hecho de que tienen comunidades en todas partes que son fervientes y atraen a aquellos que buscan calidez.

Las Sagradas Escrituras, escritas en nuestra tierra y en nuestros idiomas (hebreo, arameo y griego), con expresiones literarias y culturales que sentimos como propias, guiarán nuestro pensamiento. La Palabra de Dios se lee en la Iglesia. Estas Escrituras, transmitidas y meditadas en nuestras liturgias sagradas, han llegado a nosotros a través de las comunidades eclesiales. Ellas son una referencia indispensable para descubrir el significado de nuestra presencia, nuestra comunión y nuestro testimonio en el contexto actual de nuestros respectivos países.

Aquí hay una respuesta a los Lineamenta acerca de la Palabra de Dios: "la Palabra de Dios dirige y da sentido y significado a la vida, transformándola radicalmente. Muestra caminos de esperanza, y proporciona un equilibrio vital en nuestra triple relación con Dios, nosotros y los demás. Por otra parte, es una ayuda para afrontar los retos del mundo actual. Por lo tanto, debe ser la referencia para los cristianos en la educación de sus hijos, particularmente en lo que respecta a la experiencia del perdón y la caridad. Algunas familias en efecto, encuentran allí su inspiración en la educación de sus niños.



2- Tenemos que formar a los cristianos en el perdón, la reconciliación y la apertura a los demás

Oriente Medio está desgarrado por conflictos sangrientos, que producen odios implacables y resentimientos. Kurdos, iraníes, palestinos, israelíes y libaneses han sufrido terriblemente, y sus heridas están cada vez menos cerca de curarse. A veces la religión se mezcla en ellas como fondo del conflicto con el fin de ideologizarlo y consolidarlo. La solución no radica en la represalia, que crea un círculo vicioso de violencia sin fin, sino más bien en el diálogo y el perdón. Este será el trabajo a largo plazo de los educadores. Los cristianos tienen una contribución que hacer en la solución de los conflictos políticos o religiosos.

Estar abierto a los demás también tiene una dimensión religiosa. Durante su visita a Tierra Santa, Palestina y Turquía, el Papa Benedicto XVI insistió en reunirse con los líderes musulmanes. Hizo lo mismo con los líderes religiosos judíos con el fin de fomentar el diálogo. Sabe que el futuro de la humanidad depende de nuestros esfuerzos en este sentido.

Estar abierto a los demás también tiene una dimensión ecuménica. Entre las respuestas a los Lineamenta se encuentran estas líneas pertinentes: "Todas las divisiones entre las Iglesias de Oriente Medio son frutos amargos del pasado, pero el Espíritu trabaja con las iglesias para reunir y romper las barreras para esa unidad visible querida por Cristo, "... que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado." (Jn 17, 21)

La mayor divergencia entre las Iglesias católica y ortodoxa está en cómo entendemos el primado del Obispo de Roma. En su encíclica Ut unum sint (Números 88-96, especialmente 93 y 95), el Papa Juan Pablo II acepta la responsabilidad de "encontrar una forma de ejercicio del primado que, sin ser en modo alguno una renuncia a lo que es esencial de su misión, no deje de abrirse a una nueva situación, teniendo en cuenta la doble tradición canónica latina y oriental".



3- Tenemos que formar cristianos al considerar su presencia como una vocación y no como su destino

Los cristianos que viven en el Oriente Medio están arraigados en una cierta cultura e idioma, y viven con otros pueblos con los que comparten una lengua, una historia y muchas tradiciones. Los cristianos no deben sentir que son extranjeros. Están llamados a ser testigos de Cristo en los países donde viven. Abandonar sus países de origen significa escapar de la realidad. Tenemos que animar a los cristianos a vivir con fe y alegría en la tierra de sus antepasados. Su salida debilita los pocos que quedan, que luego también tratan de salir.

Los fieles esperan que sus pastores les den razones claras de su misión en cada país. No es para nosotros el ser otra cosa que auténticos testigos de Cristo resucitado y presente en su Iglesia por medio del Espíritu Santo, en los países donde nacimos y donde vivimos, países que se caracterizan no sólo por un proceso de transformación política y maduración democrática, sino, por desgracia, también por los conflictos y la inestabilidad.

Otro factor que podría contribuir a limitar la emigración: hacer que los cristianos más conscientes del significado de su presencia y de la necesidad de participar, aquí y ahora, en la vida pública. Que cada uno en su propio país lleva el mensaje de Cristo a su sociedad. Este mensaje debe llevarse adelante aun en las dificultades y persecuciones.



Conclusión

Me gustaría concluir con algunos testimonios relativos al clero y a los religiosos, y que salió en las respuestas a los Lineamenta:

"Las respuestas ponen de relieve la importancia del testimonio cristiano a todos los niveles: en primer lugar, en la vida consagrada, que está presente en nuestro país en diferentes grados. La primera misión de los religiosos y religiosas es la oración y la intercesión por la sociedad, por una mayor justicia en la política y la economía, más solidaridad y respeto en las relaciones familiares, más fortaleza para denunciar la injusticia, más honradez para no verse involucrados en disputas locales o en la búsqueda de intereses personales. Tal es la ética que los pastores, religiosos y religiosas y educadores religiosos necesitan proponer, con una coherencia notable en nuestra vida personal y comunitaria, así como en nuestras instituciones sociales, caritativas y educativas. Y todo esto para que nuestros fieles puedan ser testigos cada vez más verdaderos de la resurrección en la sociedad”.

"La formación de nuestro clero y fieles, en las homilías y en la catequesis, tiene que dar al creyente el auténtico sentido de su fe y también la conciencia de su papel en la sociedad en nombre de esa fe. El creyente debe ser enseñado a buscar y reconocer a Dios en todo y en todos, aportando su esfuerzo para hacerle presente en nuestra sociedad y nuestro mundo, a través de la práctica de las virtudes personales y sociales: la justicia social, la honestidad, la rectitud, la hospitalidad, la solidaridad, la apertura de corazón, pureza moral, la fidelidad, etc. "

“Los ministros de Cristo, los consagrados y consagradas, y todos aquellos que buscan a seguirle más de cerca, tienen una gran responsabilidad espiritual y moral en nuestra comunidad: deben ser un modelo y un ejemplo para los demás. La comunidad espera que vivan concretamente los valores del Evangelio de una manera ejemplar. No es sorprendente ver que muchos de los fieles por su parte desean un mayor simplicidad de vida, un desprendimiento real del dinero y de las comodidades mundanas, una práctica brillante y transparente de la castidad y la pureza moral. El Sínodo quisiera ser un servicio en este sincero examen de conciencia para que podamos conocer nuestro potencial que promover y desarrollar, y descubrir nuestras debilidades a fin de recibir el valor de corregirlas”.

Monseñor William Shomali



* * * * *

Monseñor William Shomali será consagrado como obispo en la Basílica de Santa Catalina en Belén, de manos de Su Beatitud Fouad Twal, Patriarca Latino de Jerusalén, consagrante principal, junto con monseñor Salim Sayegh, obispo vicario patriarcal en Jordania, y monseñor Giacinto-Boulos Marcuzzo, Vicario Patriarcal de Israel.

El original de la conferencia fue publicado por el Patriarcado Latino de Jerusalén en su página web, www.lpj.org.



[Traducción del inglés por Inma Álvarez]