Análisis genético: aparece la marginación genética

Aumenta el temor a que las compañías de seguros y los encargados de selección de personal discriminen a quienes tengan una predisposición genética desfavorable.

| 449 hits

28 abr 2001 (ZENIT.org).- Aumenta el temor a que las compañías de seguros y los encargados de selección de personal discriminen a quienes tengan una predisposición genética desfavorable.



Para evitarlo, el Gobierno del Reino Unido anunció recientemente que el resultado de los análisis genéticos no puede ser utilizado por las compañías de seguros para discriminar a los pacientes. Al mismo tiempo, según la BBC (19 de abril), el secretario de Sanidad Alan Milburn anunció un incremento de fondos para la investigación genética; ello incluirá la introducción de una prueba para identificar a las mujeres portadoras del gen relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama.

Al anuncio de la prohibición de la discriminación genética llevó el informe de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Casa de los Comunes que urgía a actuar para prevenir la creación de lo que algunos denominan una «subclase genética».

Existen ya problemas con la investigación, como informaba «The Times» el 8 de febrero. Una de las mayores empresas de seguros, «Norwich Union Life», admitió la utilización de pruebas genéticas no aprobadas para detectar enfermedades potencialmente fatales a la hora de decidir si conceder un seguro de vida o no.

La revelación tuvo lugar cuando tres firmas de seguros fueron interrogadas por miembros de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Casa de los Comunes. El uso de pruebas de cáncer y mal de Alzheimer por parte de «Norwich Union» viola el código de conducta de la Asociación de Compañías de Seguros Británicas, que establece que las únicas pruebas permitidas son las aprobadas por la Comisión

Según informaba el «Financial Times» el pasado 3 de abril, los parlamentarios han pedido al Gobierno que imponga una moratoria de dos años si los negocios de seguros no acuerdan una prohibición voluntaria de las pruebas genéticas. También han solicitado un acuerdo entre el Gobierno del Reino Unido y el negocio asegurador para buscar una forma alternativa de seguro a quienes se les niegue cobertura a causa de determinadas características genéticas.

Hace tres años, el Gobierno rechazó el informe de otro organismo asesor, la Comisión Asesora de Genética Humana, que recomendó una moratoria en el uso de los datos de tales pruebas. La Comisión dijo que la previa falta de voluntad del Gobierno para involucrarse contribuyó al «ambiente de confusión e ignorancia que extiende el uso de los resultados de pruebas genéticas».

Según el «Times» del 4 de abril, las recomendaciones hechas por la Comisión fueron bien recibidas por la Asociación de Alzheimer que las calificó como un golpe a la discriminación injusta. Harry Cayton, presidente de la asociación, dijo: «Espero que el Gobierno y las compañías actúen de acuerdo con estas recomendaciones inmediatamente y que la gente ya no esté acobardada por los test de investigación genética ni por la participación voluntaria en la investigación médica y científica por temor a la discriminación».

El código de actuación de la Asociación de Aseguradoras Británicas (ABI) prohibe a las compañías solicitar a los clientes que se sometan a pruebas genéticas como condición para comprar una póliza, pero les permite solicitar el acceso a los resultados de análisis hechos con anterioridad.

En 1998, la ABI enumeró siete condiciones en las que cree que había pruebas fiables, pero el año pasado redujo la lista a cinco, incluyendo el comienzo precoz del mal de Alzheimer y el cáncer hereditario de mama y de ovario.

«The Times» informaba de que muchas grandes compañías ya usan los resultados de los análisis cuando establecen las primas de la póliza, pero «Standard Life», «Virgin Direct» y la «Co-Operative Insurance Society» fueron felicitadas por la Comisión por considerar sólo las pruebas negativas, que generalmente conducen a un seguro más barato.

Un editorial de «The Financial Times» del 5 de abril observaba que las compañías de seguros alegan que se les debería permitir solicitar los resultados de las pruebas genéticas, con el fin de evitar el problema de una mala elección, ya que de todas maneras la gente elige las pólizas basándose en información privada, distorsionando los cálculos actuariales y el precio de las pólizas.

Sin embargo, el editorial indicaba tres problemas principales en el uso de los datos procedentes de las pruebas genéticas. En primer lugar, la identificación del riesgo de un sujeto específico a desarrollar una enfermedad en particular podría convertirle en inasegurable. La segunda es que la revelación obligada de los análisis puede disuadir a algunas personas de hacerse ningún tipo de pruebas poniendo su salud potencialmente en peligro. En tercer lugar, la relevancia de las pruebas no ha sido todavía bien comprendida. Algunas enfermedades pueden ser cuidadosamente predichas, pero muchas pruebas sólo indican que una persona tiene una predisposición a desarrollar una condición. No está claro cómo podría usar una compañía de seguros tal información.

Pruebas genéticas a los trabajadores de ferrocarriles

En Estados Unidos, el tema de la discriminación genética suscitó un escándalo este año por las pruebas realizadas a trabajadores de ferrocarriles. «Los Angeles Times» del 25 de febrero informaba que la «Burlington Northern Santa Fe Corp.» estaba llevando a cabo un programa de revisiones genéticas -sin que lo supieran- en los trabajadores que habían alegado que su trabajo les producía el síndrome del túnel carpiano.

A Gary Avery un médico le diagnosticó que sufría síndrome del túnel carpiano, agravado por el trabajo. Tras una operación para aliviar su condición, el ferrocarril le sugirió que viera a un doctor para hacerse pruebas adicionales. Su mujer, Janice, es enfermera y sospechó al enterarse de que iban a realizar análisis de sangre a su marido.

Tras rehusar seguir adelante con las pruebas, Gary Avery presentó una reclamación ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos (EEOC). Cuando se divulgó el tema de los test genéticos, cinco trabajadores se quejaron ante la EEOC de que se les había extraído sangre durante los exámenes médicos, pero no sabían su destino.

La EEOC reconoció el mérito de la enfermera de Nebraksa, de 47 años, al descubrir lo que podría llevar a la primera prueba en los tribunales de la postura de la Agencia que la ley federal que protege a las personas minusválidas contra la discriminación protege a los trabajadores de la discriminación genética.

Según el médico que hizo la prueba usada con los trabajadores ferroviarios, Phillip Chance, jefe de genética del desarrollo en el Hospital de Niños y Centro Medico Regional, el análisis de un trozo que falta al cromosoma 17 sería de poco o ningún valor a la hora de discriminar a los trabajadores a causa del síndrome del túnel carpiano.

Australia prohibe los análisis

A finales del año pasado, el Gobierno federal de Australia prohibió por dos años las pruebas genéticas obligatorias a quienes solicitan un seguro de vida, según el «Sydney Morning Herald» del 11 de noviembre.

En cualquier caso, la Comisión Australiana de la Competencia y los Consumidores declaró que a las miles de personas que ya hayan sido sometidas a pruebas genéticas, se les podría pedir que revelaran los resultados al suscribir una póliza de seguros. Durante la prohibición de dos años, el Gobierno realizará una investigación para examinar el tema de las pruebas genéticas, especialmente las cuestiones sobre derecho a la intimidad y la discriminación.

En febrero de 1998, el Vaticano llamó a un grupo de expertos para examinar el tema del genoma humano y los derechos humanos. En su declaración final, la Cuarta Asamblea Plenaria de la Pontificia Academia para la Vida afirmó que «todo uso del conocimiento derivado de la investigación sobre el genoma humano con fines de estigmatización o discriminación contra quienes son portadores de genes patógenos o que son susceptibles de desarrollar ciertas enfermedades, es moralmente inaceptable, ya que es contrario a la inalienable dignidad e igualdad de todos los seres humanos y a la justicia social».

En su discurso a los participantes en la Asamblea, el 24 de febrero, Juan Pablo II indicaba que el progreso científico en el campo de la genética ha dado a la humanidad la posibilidad de descubrir muchos aspectos positivos sobre la naturaleza del cuerpo humano. Sin embargo, también advertía que a veces conocimiento y poder se unen de un modo que puede amenazar a la dignidad humana. Juan Pablo II hizo un llamamiento a los científicos a trabajar por el bien común de la humanidad, que se logra mediante la protección del bien de cada persona.