Andorra: Monseñor Fratini se acredita ante el jefe de Estado obispo

Conversan sobre cuestiones de legislación y problemas morales

| 1815 hits


LA SEU D'URGELL, domingo 13 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- El nuncio en España y Andorra, monseñor Renzo Fratini, abordó cuestiones económicas y de legislación y problemas sociales y morales con el copríncipe de Andorra, el obispo de Urgell monseñor Joan Enric Vives, a quien presentó las cartas credenciales este jueves en el Palacio Episcopal de La Seu d'Urgell.

Así lo señaló el propio arzobispo italiano a los medios de comunicación tras la ceremonia de entrega de las cartas que le acreditan como nuncio apostólico en Andorra.

“Hemos hablado un poco de algunos problemas que son comunes en Europa, en España, en Francia, la cuestión general de las relaciones entre los países, cuestiones económicas, cuestiones de la legislación en algunos países, sobre problemas sociales, morales,...”, explicó.

Monseñor Fratini destacó las buenas relaciones existentes entre Andorra y la Santa Sede, cuando se cumple un año de la ratificación del Tratado entre ambos Estados.

“Hemos notado que hay cordialidad, ayuda cordial entre las autoridades -explicó-. Estoy muy contento de este encuentro”.

El representante del Papa también mantuvo reuniones en Andorra con el Jefe y el Ministro de Exteriores del Gobierno de Andorra, Xavier Espot, y con el embajador del Principado ante la Santa Sede, Antoni Morell.

El nuncio destacó la relación especialmente “estrecha” que se ha establecido con el copríncipe episcopal, dada su condición de obispo.

De hecho, monseñor Fratini compartió comidas y durmió en el Palacio Episcopal de La Seu d'Urgell los días 10 y 11 de diciembre.

Monseñor Vives le acompañó en algunas visitas a la diócesis, entre ellas a una residencia de ancianos, y al Santuario del Santo Cristo de Balaguer.

El obispo destacó: “Encomendamos la importante misión que tiene que llevar a cabo el nuncio para colaborar en estrechar los lazos de comunión entre las Iglesias de España y Andorra con la Sede Apostólica, y representar al Santo Padre entre nosotros”.

El nuncio Fratini ha iniciado su actividad destacando la importancia de la dimensión misionera de la Iglesia.

En su discurso a los obispos españoles en la inauguración de la última asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal, el pasado mes de noviembre, recordó “cómo los últimos pontífices no han dejado de insistir en la urgencia del anuncio de Nuestro Señor Jesucristo, y esto no solo en los países llamados “de misión” sino en toda sociedad humana”.

“Mi profundo deseo de servir quiere contribuir a esta dimensión misionera que es constitutiva de la Iglesia”, declaró.

Entre los problemas de la Iglesia en España, destacó el desafío de la secularización, y afirmó que “se hace urgente pues trabajar por una formación religiosa seria, la insistencia en la profundización en la fe y educar para trasladarla a la vida de cada día, teniendo en máxima cuenta la importancia de la coherencia”.

También habló del ministerio sacerdotal e indicó que el método pastoral, no tiene nada que ver con un funcionalismo” y que “lo “pastoral” es la expresión de un ser, de una identidad peculiar sacramental”.