Año Jubilar en 2012 y probables hitos de la visita del papa a Cuba

Mensaje de los obispos: Nuestras manos han tocado el sentir del pueblo

| 2435 hits

MIAMI, jueves 8 de diciembre de 2011 (ZENIT.org).- Los obispos de Cuba han dado a conocer cuatro acciones evangelizadoras que proponen a los católicos cubanos con motivo del Año Jubilar Mariano para conmemorar los cuatrocientos años del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba. En la probable visita de Benedicto XVI a la Isla, ZENIT ha tenido acceso a algunos posibles hitos del papa en la Isla.

En un mensaje “de consolación y convocación”, en la festividad de la Inmaculada Concepción de María, los obispos señalan etapas concretas para realizar estos signos durante el Año Jubilar que se inicia el 7 de enero de 2012 y concluye al 5 de Enero de 2013.

El mensaje de los obispos lleva el mismo título que el eslogan que está marcando los preparativos del Jubileo: “A Jesús por María, la Caridad nos une”.

“Convocamos en Cuaresma y Semana Santa de 2012, a no pasar indiferentes ante el sufrimiento del prójimo y a actuar siempre con misericordia”, dice el mensaje.

“Convocamos con ocasión de la fiesta de la Virgen de la Caridad, (que se celebra el 8 de septiembre) para que se acerquen a Dios, escuchen su Palabra y celebren con gozo la fiesta de la Madre de todos los cubanos”.

Para el Adviento y la Navidad de 2012, los obispos convocan “a vivir la reconciliación que supone el respeto que merece toda persona y dejar atrás las divisiones, los rencores y las enemistades para unirnos todos como hermanos en la familia y en la sociedad”.

También invitan a hacer vida la tradición cristiana que celebra un Jubileo, con peregrinaciones al santuario jubilar. Es su deseo que “las comunidades, las familias y todos los que puedan peregrinen hasta el Santuario Nacional Basílica de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre”, en Santiago de Cuba.

El mensaje de los obispos sale a la luz cuatro días antes de que, probablemente, la Santa Sede dé a conocer, las fechas y el programa de la visita del santo padre a Cuba y México, anunciado el pasado 10 de noviembre para la primavera de 2012.

En su mensaje, los obispos cubanos se refieren a la visita de Benedicto XVI “que ha deseado visitar nuestro país como ‘Peregrino de la Caridad’ para acompañarnos y confirmar la fe del pueblo cubano” en el Año Jubilar.

No se sabe el recorrido que el Papa haría en su probable breve visita a la Isla, pero, según fuentes cubanas consultadas por ZENIT, es casi es seguro que visitará el Santuario de El Cobre, en la Provincia de Santiago de Cuba. Siguiendo la costumbre de los peregrinos, pudiera rezar el Rosario ante la Virgen, ofrecerle una flor y prenderle una vela. Dado que el papa es aficionado a la música pudiera ser que en El Cobre se le hiciera algún acto cultural.

En su mensaje, los obispos expresan su deseo de que “las acciones propuestas para el Año Jubilar, renueven y dinamicen la esperanza cristiana en esta hora presente” y, hacen un llamado “a todos los cubanos a vivir con alegría el Año Jubilar” y a participar en las celebraciones programadas.

Los obispos valoran el impacto que ha tenido en toda la Isla el recorrido que, desde el 8 de agosto de 2010, realiza una imagen de la Virgen de la Caridad, conocida como la ‘Virgen Mambisa’ porque fue así llamada y venerada por los cubanos que lucharon por la libertad de Cuba.

“Nuestros ojos han visto y nuestras manos han tocado el sentir del pueblo, hemos recogido sus velas y flores, enjugado sus lágrimas y compartido la alegría porque ya la Virgen llegaba. Estamos seguros que Dios quiere trazar un camino de renovación espiritual y de nueva evangelización para todos” subrayan.

“En nombre de estos dos amores: Jesucristo y María, su santa Madre, es que podemos avanzar en la fraternidad y la prosperidad que merecemos los cubanos de hoy y de mañana”, dicen.

El fruto del Año Jubilar, concluyen los obispos cubanos, ha de ser “el reencuentro y la reconciliación entre cubanos” … y en cada uno de nosotros, de un cambio de mentalidad y actitud ante nuestro prójimo”.

Por Araceli Cantero Guibert