Ante la asamblea de la ONU, Benedicto XVI exige medidas contra la pobreza y el hambre

Pide cumplir con los objetivos ya asumidos

| 832 hits

CASTEL GANDOLFO, domingo, 11 septiembre 2005 (ZENIT.org).- En vísperas de la asamblea general de las Naciones Unidas, Benedicto XVI exigió a la comunidad internacional este domingo el cumplimiento de los compromisos asumidos para acabar con la pobreza y el hambre.



Tras rezar el Ángelus en Castel Gandolfo, el pontífice recordó que el miércoles próximo comenzará en Nueva York, en las Naciones Unidas, una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que, según él mismo reconoció, «afrontará temas importantes sobre la paz mundial, el respeto de los derechos humanos, la promoción del desarrollo y el refuerzo de la Organización de las Naciones Unidas».

La 60 Asamblea General de la ONU analizará el cumplimiento de los compromisos de la Cumbre del Milenio, del año 2000, en la que se fijó la meta de reducir en el año 2015 a la mitad la población que en el mundo vive en extrema pobreza (con menos de un dólar al día), y que hace cinco años se calculó que era un 22 por ciento de los habitantes del planeta.

Además, se intentará llegar a un acuerdo sobre la reforma de Naciones Unidas, una necesidad en la que todos los países coinciden pero ante la que hay divergencias sobre el alcance final de la misma en varios apartados, entre ellos la modificación en la composición del Consejo de Seguridad

«La Santa Sede también ha sido invitada como de costumbre y el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, me representará», anunció el Papa.

«Deseo fervientemente que los gobernantes allí reunidos encuentren soluciones idóneas para alcanzar los grandes objetivos prefijados, en un espíritu de concordia y de generosa solidaridad», confesó.

En particular, el obispo de Roma esperó que se logren éxitos «a la hora de aplicar medidas concretas para responder a los problemas más urgentes planteados por la pobreza extrema, por las enfermedades y el hambre, que afligen a tantos pueblos».