Apóstol del Lejano Oriente, superior general de los claretianos

El padre Josep María Abella

| 512 hits

ROMA, 2 septiembre 2003 (ZENIT.org).- Una de las congregaciones misioneras por excelencia, los Misioneros Claretianos, ha escogido a un destacado misionero del Lejano Oriente como nuevo superior general.



El padre Josep María Abella poco después de su nombramiento, en una de sus primeras declaraciones públicas, ha explicado a Zenit: «El mayor desafío que se me presenta es cómo vivir la interculturalidad, muy fuerte en la congregación, y cómo servir al proyecto misionero de la Iglesia en el Tercer Milenio».

Josep María Abella Batlle, de 53 años, nacido en Lleida, era hasta ahora consejero general, prefecto de apostolado y había desempeñado una intensa labor evangelizadora sobre todo en el Lejano Oriente. Llegó a Japón siendo aún seminarista.

En los últimos años, su Congregación le llamó a Roma, para ser Consejero general y animador de la actividad misionera de los 3.000 claretianos esparcidos por el mundo. También ha sido impulsor del sector de Justicia, Paz y Salvaguarda de la Creación de la congregación.

Según el servicio de comunicación del XXIII Capítulo General, que lleva por lema «Para que tengan vida», el nuevo superior es «un hombre alto, delgado, dinámico, sonriente, que habla con la misma facilidad su catalán nativo y el español, el inglés, el francés, el italiano, algo de portugués y el japonés».

El nuevo general, escogido en la mañana de ayer lunes por 76 religiosos durante el Capítulo General que se está celebrando en Roma, sustituirá a Aquilino Bocos, también español.

Los claretianos, cuyo nombre oficial es Congregación Misionera de los Hijos del Inmaculado Corazón de María, nacieron en la ciudad catalana de Vic el 16 de julio del 1849, cuando el entonces sacerdote Antonio María Claret (proclamado santo en 1950) dijo: «Hoy comienza una grande obra».

Nombrado obispo de La Habana (Cuba) y más tarde confesor de la reina española Isabel II, este misionero itinerante ha pasado a la historia como uno de los evangelizadores más grandes de su época.

Actualmente, la congregación cuenta con 17 obispos, 2.033 sacerdotes, 257 hermanos, 598 estudiantes profesos y novicios y 145 novicios, repartidos en 60 países, la mayoría de los cuales en América.

Esta familia eclesial pone todo su apostolado y espiritualidad en la presencia del corazón de María, figura sumamente presente en la vida del claretiano.

Más información en http://www.claret.org.