Apoyo al arzobispo de Varsovia, acusado de colaboracionismo con los comunistas

De la Santa Sede y de los obispos polacos

| 956 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 21 diciembre 2006 (ZENIT.org).- La Santa Sede y los obispos de Polonia han salido en defensa del nuevo arzobispo de Varsovia, al que medios de comunicación han acusado de haber colaborado con los servicios secretos del antiguo régimen comunista desde finales de los años sesenta hasta 1990.



Monseñor Stanislaw Wielgus, a quien el Papa nombró arzobispo de la capital polaca el 7 de diciembre pasado, ha rechazado con decisión la acusación lanzada por el semanario «Gazeta Polska» y considera que estas acusaciones constituyen un «ataque planificado», programado quizá «en previsión de la asunción del nuevo encargo».

Un comunicado de la Oficina de Prensa del vaticano explicaba este jueves que, «cuando la Santa Sede decidió el nombramiento del nuevo arzobispo metropolitano de Varsovia, tuvo en consideración todas las circunstancias de su vida, entre las que se encontraban las relativas a su pasado».

«Esto quiere decir que el Santo Padre tiene plena confianza en el arzobispo Stanislaw Wielgus y con plena responsabilidad le ha confiado la misión de pastor de la archidiócesis de Varsovia», explica la nota vaticana.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha distribuido, además, una nota de la presidencia de la Conferencia Episcopal de Polonia, para llamar «la atención sobre la lesión pública que han cometido estas acusaciones al derecho a la buena fama de una persona».

Según los obispos se trata de un caso de acusación «salvaje», algo «especialmente ofensivo en el caso de un eclesiástico».

«Una conversación de un sacerdote con los representantes de los servicios de seguridad comunista no puede de por sí atestiguar una colaboración inmoral, dado que no pocas veces esa conversación era de índole administrativa, o debía llevarse a cabo por motivos pastorales o de estudios, con el consenso de su obispo», aclaran los prelados.

«Pedimos por ello que se respete la decisión del Santo Padre Benedicto XVI, que ha manifestado su confianza a la persona nombrada, confiándole el oficio de arzobispo metropolitano de Varsovia», indica la Conferencia Episcopal.

«Expresamos nuestra solidaridad al arzobispo Stanislaw Wielgus, confiamos a Dios su persona y el nuevo ministerio que desempeña. Confiamos que el revuelo creado por los medios de información no estropee la atmósfera religiosa y familiar que acompaña las fiestas de Navidad», concluyen.

Según ha explicado «Radio Vaticano», «desde hace tiempo en Polonia se debate sobre la necesidad de aclarar las posibles “infiltraciones” de los servicios secretos comunistas en los diferentes ambientes sociales del país, sin encontrar por el momento pruebas adecuadas».

«Ante esta situación, se han creado “acontecimientos mediáticos” sobre la presunta colaboración de sacerdotes. Sin excluir hechos reales, la mayor parte de los encuentros entre exponentes del clero y de los servicios secretos eran contactos de rutina, propios del tiempo del socialismo real, impuestos por el régimen comunista a la Iglesia que trataba de realizar su misión pastoral en las condiciones impuestas», concluye la emisora vaticana.