Aprobadas las virtudes heroicas del español Francisco Andrés Hibernón

Hermano de La Salle y experto pedagogo

| 1498 hits

MADRID, viernes, 4 julio 2008 (ZENIT.org).- Entre los decretos de la Congregación de las Causas de los Santos que ayer autorizó a publicar Benedicto XVI, está el de virtudes heroicas del siervo de Dios español Francisco Andrés Hibernón.



Con este reconocimiento de virtudes heroicas, se da un nuevo paso hacia la beatificación del siervo de Dios Andrés Hibernón Garmendia (en el siglo Francisco Andrés), hermano profeso del Instituto de los Hermanos de las scuelas Cristianas, conocidos también como Hermanos de La Salle.

El hermano Andrés Hibernón nació en Beizama, Guipúzcoa, el 3 de septiembre de 1880 y murió en Griñón, Madrid, el 11 de marzo de 1969.

El religioso inició su apostolado como maestro de los niños. Nombrado rector muy joven, dio prueba de gran capacidad didáctica en la preparación humana y cristiana de los alumnos.

Así mismo atendió con celo a la formación de los jóvenes en el Escolasticado, pidiéndoles una seria aplicación en el estudio y en la adquisición de las virtudes religiosas.

Nombrado visitador, demostró una gran caridad con los hermanos, especialmente jóvenes, en los que impulsaba la dedicación y felicitaba por los resultados.

Como hermano visitador del Distrito de Madrid contribuyó activamente a la fundación de varios colegios de La Salle, entre ellos el de Consuegra, en 1926 y el de Antequera, en 1944.

Durante la guerra civil española sufrió en dos ocasiones prisión. Murió en Griñón el 11 de marzo de 1969. En 1970, la autoridad eclesiástica nombró una comisión encargada de iniciar el Proceso informativo.

Javier Burrieza Sánchez, historiador y antiguo alumno, ha escrito de él, en una publicación de La Salle, que “no fue físicamente un mártir, pero se vio muy afectado por los acontecimientos bélicos, habiendo sido retenido en distintas prisiones hasta que fue liberado en Alicante en 1939”.

“Fue un estudioso de los sistemas pedagógicos más modernos del extranjero. Contribuyó al nacimiento de publicaciones escolares dentro del género al que pertenece ésta de Unión: hablamos de ‘El Eco de Belén’ o ‘Vida y Luz’, la cual conocí todavía en los años ochenta cuando estudiaba en el colegio de Lourdes, siendo repartida a todos los alumnos”.

“Tras la guerra, impulsó la editorial Bruño y fue condecorado por el gobierno español con la Cruz de Alfonso X el Sabio (...) tras su muerte se inició de manera inmediata su causa de beatificación”.

Por Nieves San Martín