Archidiócesis de Sevilla advierte sobre actos de falso presbítero

Se aclara sobre la validez de los sacramentos 'celebrados'

| 1512 hits

SEVILLA, Viernes, 11 de mayo 2012 (ZENIT.org).- Ante la consultas llegadas a la curia arzobispal de Sevilla, sobre las acciones realizadas por una persona de origen ecuatoriano que se hizo pasar por presbítero años atrás, la Archidiócesis de Sevilla emitió un comunicado este miércoles que publicamos íntegro a continuación:

***********

En relación con la información publicada esta mañana sobre una suplantación de la condición sacerdotal, la Archidiócesis quiere comunicar lo siguiente:

1. La persona en cuestión se presentó ante la Curia Diocesana hace cinco años procedente de Ecuador, acreditando su condición sacerdotal con una documentación que ha resultado ser falsa. En aquella ocasión manifestó que se encontraba en Sevilla realizando su tesis doctoral y que residía en la barriada de Pío XII. Solicitó una parroquia en la que poder celebrar la Eucaristía y se le señaló la posibilidad de hacerlo en alguna de las parroquias cercanas.

2. En ningún momento se le asignó oficio eclesiástico alguno desde la Archidiócesis.

3. En el momento en que se tuvieron las primeras sospechas sobre la condición sacerdotal de la persona en cuestión, desde la Archidiócesis se entró en contacto con la diócesis ecuatoriana de origen, donde confirmaron que nunca fue ordenado. El Arzobispo se entrevistó con él, y en el curso de este encuentro reconoció el engaño y pidió perdón por sus actos. A continuación, abandonó la Archidiócesis.

4. De forma inmediata, se dio traslado de los hechos a la Conferencia Episcopal Española, y se ha abierto un proceso canónico que será remitido a la Santa Sede a su término.

5. En referencia a las dudas surgidas en la opinión pública sobre la validez de los actos sacramentales oficiados por esta persona, la Archidiócesis tiene el deber de aclarar que los sacramentos del Bautismo y Matrimonio (c. 144 CIC) son claramente válidos, si bien son ilícitos. En consonancia, las parejas que han contraído Matrimonio en ceremonias oficiadas por la persona en cuestión, lo han hecho válidamente. En el caso de los sacramentos de la Eucaristía, Penitencia y Unción de Enfermos, se trata de actos inválidos, pues son sacramentos que requieren la potestad del Orden.

6. La Archidiócesis de Sevilla lamenta el daño o sufrimiento que estos hechos hayan podido causar a los fieles y pide al Señor que cure las heridas que los mismos han producido.

Sevilla, 9 de mayo de 2012