Argentina: a estudio la beatificación de tres asesinados por los militares

Se trata de dos sacerdotes y un laico de la provincia de La Rioja, muertos en 1976

| 1732 hits

CHAMICAL, miércoles 1 de junio de 2011 (ZENIT.org – El Observador).  El día de ayer dio inició el proceso formal de investigación diocesana para definir la eventual beatificación de dos sacerdotes y un laico argentinos, asesinados en 1976, durante la llamada “guerra sucia” emprendida por el Estado argentino, liderado por militares, en contra de quienes consideraban fuerzas guerrilleras.

Los dos sacerdotes católicos muertos por las fuerzas militares y de seguridad de aquel entonces, se llamaron Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, y el laico, Wenceslao Pedernera. Eran parte del equipo de pastoral del también asesinado obispo Enrique Angelelli. 

El proceso de investigación diocesana –es decir, el proceso según el canon de la Iglesia católica – se abrió ayer oficialmente en Chamical, de cuya parroquia eran sacerdotes Murias y Longueville cuando el 18 de julio de 1976, después de ser secuestrados y torturados, fueron encontrados asesinados en un paraje cercano a esa ciudad, sobre la ruta nacional 38, a 150 kilómetros al sudeste de la capital provincial, según han informado fuentes locales de prensa.

En tanto, Pedernera fue fusilado en Sañogasta, distrito de Chilecito, a unos 200 kilómetros al oeste de la capital riojana, apenas una semana después, de acuerdo con los informes recabados por las diversas comisiones que han investigado estos años terribles en Argentina.

Por su parte, la Iglesia católica de la Provincia de La Rioja, formó dos equipos de investigación que se encargarán de recoger datos históricos y testimonios para aportar pruebas que permitan a la Comisión de las Causas de los Santos declarar siervos de Dios a los dos sacerdotes y al laico, en tanto se comprueba su martirio por odio a la fe.

La ceremonia estuvo presidida por el obispo de La Rioja, monseñor Roberto Rodríguez, y tuvo lugar en la parroquia de Chamical. 

Durante la ceremonia, monseñor Rodríguez destacó la acción de los tres hombres porque "llevaron el Evangelio y no los comprendieron, realizaron un proyecto pastoral y no fueron entendidos. Los que los mataron pensaron que le estaban haciendo un bien a Dios y a la Patria". 

El obispo convocó a la comunidad a acercarse porque "muchos de los testigos de esta obra de evangelización pueden hablar y expresar cuál fue el impacto de la prédica de estos hombres en los fieles". 

"Necesitamos que el pueblo de Dios se exprese con su devoción ante los encargados de reunir todos los datos de la vida de estos tres hombres de Dios", sostuvo monseñor Roberto Rodríguez.

En la ceremonia se encontraban presentes varios sacerdotes que conocieron a Murias, Longueville y Pedernera y el postulador de la causa, fray Angelo Paleri, quien se encargará de supervisar la investigación y de entregar el documento final al Tribunal Eclesiástico competente en la provincia de La Rioja que ya fue constituido.