Argentina: Atención a dejarse atrapar por pseudorreligiones

El arzobispo de La Plata Aguer advirtió sobre el culto umbanda que incursiona en lo demoníaco

La Plata, (Zenit.org) Redacción | 1320 hits

El arzobispo de La Plata, Argentina, Héctor Aguer se refirió a la presencia de movimientos pseudorreligiosos, como la llamada Nueva Era e invitó a mantenerse en la verdadera fe cristiana, en su reflexión televisiva, en el programa “Claves para un Mundo Mejor”(América TV).

Advirtió que en el siglo pasado se comenzó a verificar un fenómeno curioso: “por un lado arreció el secularismo… En la cultura han ido como entrando en eclipse los signos de la transcendencia, los signos de la presencia de Dios”. “Se ha ido extendiendo un movimiento espiritualista, pseudorreligioso. Pseudo en griego quiere decir falso, porque se trata de una cosa rara que configura una falsificación religiosa. Es decir, un movimiento cultural en el que se mezclan la reminiscencia de viejos paganismos, una fascinación por las religiones del antiguo oriente, elementos de la magia, de la brujería, de las técnicas adivinatorias y del esoterismo. Todo eso se llamó New Age, el movimiento de la Nueva Era”.

“Muchas de esas supersticiones son la puerta de entrada a compromisos más exigentes, que arriesgan a los incautos a quedar atrapados en una secta”, afirmó, y explicó que “el inocente coqueteo con esas pseudorreligiones lleva a una persona a ser víctima de una especie de lavado de cerebro, de secuestro espiritual en una secta, de la cual es muy difícil salir. Una advertencia seria cabe respecto de los cultos umbanda, que incursionan en el campo de lo demoníaco y han llevado a muchas personas a quedar bajo la obsesión o bajo la posesión diabólica. ¡Con estas cosas no se juega!”.

También indicó que “en el régimen cristiano, en el orden de la fe cristiana, la virtud de religión es distinta de la virtud de la fe; por eso es importante que esté iluminada continuamente por la fe, que esté sostenida por la esperanza y que esté animada por la caridad. Es decir, tiene que haber una relación estrecha entre la religiosidad, que es propia de una virtud moral y el orden teologal, el orden de las virtudes teologales, la fe, la esperanza y la caridad”.

En el final de su reflexión televisiva, monseñor Héctor Aguer, manifestó que “la religiosidad natural del hombre debe pasar a través de la puerta de la fe. La fe nos introduce en el vasto espacio espiritual de la verdad católica, nos ofrece la experiencia de la gracia en la liturgia de la Iglesia, en la recepción de los santos sacramentos y nos inserta en una comunidad cristiana, que no es una secta sino que es la Iglesia católica, la comunión de los santos, que se hace concreta en la parroquia, en la capilla, en una pequeña comunidad de barrio”.

“Como conclusión de estas reflexiones es importante destacar el valor de una formación cada vez más amplia y más profunda en los contenidos de la fe cristiana. Poseemos un instrumento para ello, sólido y actualizado, que es el Catecismo de la Iglesia Católica, de cuya publicación se cumple este año el vigésimo aniversario. Valga esta mención como un estímulo, como una invitación para todos ustedes”, culminó.