Argentina: La vida da todas las posibilidades

Córdoba autoriza el aborto sentimental, con sólo una declaración jurada

| 1266 hits

CÓRDOBA, miércoles 2 mayo 2012 (ZENIT.org).- Ofrecemos un artículo del experto Aurelio García Elorrio, que sale al paso de publicaciones que están tergiversando lo expuesto por el autor en el artículo publicado en La Voz del Interior el pasado miércoles 25 de abril.

*****

Por Aurelio García Elorrio

El 30 de marzo, la provincia de Córdoba, Argentina, siguiendo un fallo de la Corte Suprema, sorprendía con una Guía de abortos no punibles, que autoriza la realización de abortos en el caso de que la madre se halle en un grave riesgo de vida (aborto terapéutico); que la madre sea una mujer discapacitada mental (aborto eugenésico), y en tercer lugar, que la madre sea una mujer violada sin discapacidad mental (aborto sentimental).

Lo sorprendente es que el aborto sentimental no rige en nuestro sistema legal desde 1984, cuando el gobierno de Raúl Alfonsín dejó sin efecto la ley 21.338, que lo había incorporado. Es decir que el Gobierno de Córdoba, siguiendo a la Corte, incorporó tipos de abortos ya derogados, con lo cual la propia Corte y el ministro de Salud aparecen cumpliendo funciones privativas del Congreso Nacional.

Lo notable del exceso en que incurren la Corte y la Provincia es que se olvidan de reincorporar la denuncia penal obligatoria en el caso de la violación de una mujer sana (aborto sentimental). En efecto: siempre que rigió el “aborto sentimental” en la Argentina (1968-1973; 1976 a 1984) era necesario, como paso previo a realizarse el aborto, la denuncia penal o policial del delito de violación, con lo cual el legislador de esas normas pretendía que no se “fabricasen” los abortos y que por otro lado se castigara al violador.

No obstante lo anterior, la Provincia en su Guía autoriza el “aborto sentimental”, pero lo hace sin denuncia policial o judicial, bastando sólo una declaración jurada, con lo cual cualquier mujer que firme una declaración jurada de que ha sido violada puede hacer destruir al niño inocente que lleva en su seno durante los nueve meses de gestación, mientras que el verdadero culpable, el violador, se transforma en un “intocable”, listo para volver a violarla, como sucede muy frecuentemente en las violaciones domésticas o intrafamiliares, donde el alcohol y la droga producen verdaderas patologías del comportamiento humano.

Tampoco se entiende que esta Provincia, tan inquieta y despierta, y la Universidad Nacional de Córdoba, tan progresista, ambas con tanta historia, todavía sostengan el “aborto eugenésico” de 1923, que autoriza el aborto cuando la mujer violada es débil mental, ya que en aquellos años se creía que de mujeres enfermas nacían niños enfermos.

Tantos médicos no han bastado para ilustrar algo tan simple. Es insólito que la Provincia y la Universidad se empecinen en realizar abortos “eugenésicos”, usando los recursos públicos para destruir seres humanos, manchándose, y manchándonos a todos los que vivimos en esta comunidad, las manos con la peor sangre, la de los inocentes.

Durante 20 años presidí el Portal de Belén, y trabajé en la contención de miles de mujeres y miles de niños. Niños que nacían de mujeres sanas y de mujeres enfermas. Debimos contener a chicas violadas reiteradamente en sus propios hogares y podemos decir con claridad: que la violencia no se cura con la violencia. Que nunca hemos visto a mujeres arrepentidas de ser madres, pero muchas veces hemos debido ayudar a mujeres arrepentidas y doloridas al extremo por haber abortado.

Que hemos visto a mujeres violadas curar o mitigar sus heridas con el amor de sus hijos. Que hemos visto a mujeres débiles mentales en estado de absoluto abandono pasar a ser cuidadas y atendidas por el Estado u organizaciones de la sociedad civil, a raíz del hijo que engendraron. Que por fortuna funcionan en la Argentina hogares especializados para cuidar y mantener juntos a madres discapacitadas e hijos.

Que la vida da todas las posibilidades, en cambio la muerte sólo potencia el dolor.