Argentina: obispos invitan a 'todos' a deponer actitudes contrarias a la paz social

Declaración ante la situación de saqueos que se registraron a raí­z de la 'huelga' policial

Roma, (Zenit.org) Redacción | 520 hits

 El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, en una declaración ante la situación de violencia y saqueos que se ha registrado debido a la huelga policial, indicó que “Argentina necesita con urgencia en estos momentos, deponer actitudes que comprometen la seguridad y la paz social”, y precisó que esta tarea “nos atañe a todos”.

Desde que comenzaron los saqueos, una semana atrás, el saldo provisorio es de ocho personas muertas, en Córdoba, Chaco, Tucumán y Jujuy, sea entre los vándalos que recibieron disparos de los comerciantes que defendían sus negocios, que de comerciantes agredidos por los saqueadores.

“No hay que negar los problemas --indicó prelado santafecino-- sino asumirlos y encaminarlos a través de un diálogo sincero y constructivo, que es expresión de pertenencia y amistad social”.

El presidente de la CEA recordó que “el largo conflicto policial ha creado situaciones de orfandad ciudadana que no se compadecen con el espíritu y profesionalismo tradicional de la fuerza de seguridad” y reiteró que “necesitamos de su presencia y la valoramos”.

“No podemos dejar de lamentar que, ante esta situación, se han ocasionado hechos de desborde social, incluidos delitos contra la vida y los bienes de muchos ciudadanos. Pedimos al Señor, que en el marco de la república y de sus instituciones sepamos dar una respuesta que hoy la patria espera de sus hijos” dijo.  

En Córdoba la semana pasada se registraron los primeros actos de vandalismo aprovechando que la policía se había encerrado en los cuartes en espera de una respuesta a la solicitud de ajuste de los salarios. En ese clima grupos de vándalos y delincuentes, a los que luego se sumaron sectores de la población, saquearon las tiendas de todo tipo. 

Sobre estos hechos el nuevo obispo auxiliar de Córdoba, Mons. Pedro Javier Torres definió los actos de violencia como “situaciones de saqueo y criminalidad" y precisó que no se trata de actos "de un movimiento social por causa del hambre”. Añadió que “todo esto no sucede por la pobreza y la búsqueda de alimentos, sino por la presencia de la delincuencia en la provincia”. 

En la norteña provincia de Jujuy, donde también se registraron muertos durante los saqueos, el obispo local, César Daniel Fernández, reiteró que muchos son "actos vandálicos organizados por delincuentes", aunque precisó "que se está regresando a la calma". 

(RED/HSM)