Argentina: para una democracia no basta la adhesión formal a las reglas

Obispos alertan en un documento publicado al concluir la Semana Social 2013

Buenos Aires, (Zenit.org) Redacción | 807 hits

La Comisión de Pastoral Social del Episcopado Argentino realizó del 28 al 30 de junio en la ciudad de Mar del Plata, la Semana Social 2013. En su documento final titulado “La Esperanza nos anima: “Democracia, equidad y desarrollo integral” los obispos alertan que para una autentica democracia no es suficiente un respeto formal de las reglas, sino que es necesario aceptar los valores que inspiran los procedimientos democráticos.

Y precisan que dichos valores son: “La dignidad de toda persona humana, el respeto de los derechos del hombre, la asunción del bien común como fin y criterio regulador de la vida política”.

A continuación el texto del documento:

La Esperanza nos anima: “Democracia, equidad y desarrollo integral”

“Hemos puesto el acento en tener una memoria agradecida por estos 30 años de vida democrática, en un camino de creciente afirmación de sus principios. A su vez, mencionamos situaciones pendientes de resolución, pero con una mirada esperanzada en la medida que los argentinos seamos capaces de incrementar el diálogo y la amistad social, en firme compromiso con los más pobres.

Recordamos, acorde con la Doctrina Social de la Iglesia, que “una autentica democracia no es sólo resultado de un respeto formal de las reglas, sino que es el fruto de la aceptación convencida de los valores que inspiran los procedimientos democráticos: la dignidad de toda persona humana, el respeto de los derechos del hombre, la asunción del bien común como fin y criterio regulador de la vida política” (CDSI, 497).

Estamos convencidos de que debemos seguir trabajando con gran empeño para asegurar "la plena vigencia de la división de los poderes republicanos en el seno de la democracia" (Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad 2010-2016, Nº 35), esa Democracia que tanto nos ha conseguido conquistar y que hemos de cuidar cada día, y que aún necesita seguir madurando y fortaleciéndose. Creemos también que "la calidad institucional es el camino seguro para lograr la inclusión social" (Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad 2010-2016, Nº 35) a la que tanto aspiramos.

Hemos recibido con gran alegría un mensaje del Papa Francisco enviado por el Cardenal Bertone. Además de su saludo y aliento, el Santo Padre recuerda:

“El papel central de la persona humana en todo el ordenamiento político, judicial y social, así como la necesidad de tutelar y promover sus derechos fundamentales e inalienables, como expresión de su altísima dignidad, para que el sistema democrático halle en el necesario patrimonio de valores humanos y espirituales una guía para su acción política y se evite así su instrumentalización por intereses partidistas y lógicas de poder”.

Se desarrollaron paneles que contaron con gobernadores, funcionarios de diversos ámbitos, legisladores, empresarios, dirigentes sindicales y miembros de diversas organizaciones sociales.

A lo largo de los tres días se privilegió el diálogo en pos de la construcción del bien común. Queremos reafirmar que “la promoción de políticas públicas es una nueva forma de opción por nuestros hermanos más pobres y excluidos” (Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad 2010-2016, Nº 18). Ello nos insta a ser parte, a comprometernos cada vez más en la consolidación de la Democracia promoviendo nuevos estilos de liderazgo.

Se trabajaron paralelamente en cuatro mesas temáticas: Problemáticas de la tierra, Organizaciones Sociales y partidos políticos, Jóvenes y familias y Fe como compromiso público. El debate giró en torno a los logros y desafíos en el marco de la conmemoración de los 30 años de la Democracia.

Destacamos de manera particular la participación de numerosos jóvenes a quienes queremos acompañar y alentar en su compromiso social y político. Ellos son una auténtica fuerza de cambio social. La esperanza nos anima. Seguimos trabajando por el bien común”.