Argentina: Publicado el libro 'El Santo Social'

Pensamiento y praxis de José Kentenich en torno a la Doctrina Social de la Iglesia

| 1457 hits

BUENOS AIRES, jueves 26 abril 2012 (ZENIT.org).- Se acaba de publicar en Argentina el libro “El Santo Social-Pensamiento y praxis de José Kentenich en torno a la Doctrina social de la Iglesia”, cuyo autor es Carlos Eduardo Ferré, director del Centro de Estudios de la Doctrina Social de la Iglesia “Juan Pablo II” de Argentina.

En el salón de la Editorial Dunken de Buenos Aires –informa la Oficina Internacional de Comunicación del movimiento Schoenstatt--, se llevó a cabo la presentación del libro “El Santo Social–Pensamiento y praxis de José Kentenich en torno a la Doctrina Social de la Iglesia”, publicado por Editorial Patris Argentina.

La presentación estuvo a cargo de Alejandro Blanco, de la Federación de Sacerdotes de Schoenstatt y Jorge A. Benedetti, presidente del Grupo Tomás Moro. Se refirieron a la trayectoria del autor, incursionaron en el análisis de algunos pasajes del libro y destacaron la personalidad del padre José Kentenich.

El acto contó con la presencia de numerosos dirigentes políticos y sociales, profesores universitarios, diplomáticos, así como personalidades del mundo de la cultura.

Para finalizar, Carlos Eduardo Ferré manifestó que había sido su intención al publicar este libro hacer visibles dos valiosos tesoros que permanecen ocultos a los hombres de nuestro tiempo, como son los principios y valores de la Doctrina Social de la Iglesia y el pensamiento social y su consecuente acción en la historia, del padre José Kentenich, a quien caracterizó como un profeta de nuestro tiempo con quien quería solidarizarse.

“El Santo Social” es un libro que conjuga dos grandes pasiones de su autor: el pensamiento de la Iglesia, construido desde la encarnación del Evangelio en la cuestión social y la admiración por el padre José Kentenich, fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, su pensamiento y su testimonio personal. Kentenich intervino activamente en la historia de su tiempo y de su patria, lo que le costó ser prisionero en el campo de concentración en Dachau y objeto de múltiples

persecuciones.

La obra pretende encarar un diálogo entre la enseñanza de Kentenich en materia social –uno de los aspectos menos difundidos de su personalidad- y los principios que los cristianos han ido elaborando desde el siglo XX hasta fecha y que son plasmadas en las Encíclicas sociales y en varios Documentos del Concilio Vaticano II.

Kentenich advierte proféticamente a principios del siglo XX estar viviendo un cambio de época, y una situación en la que el hombre de nuestro tiempo ha de sufrir lo que el denomina la herejía antropológica. El hombre disociado de sus arraigos fundamentales es violentado en su libertad esencial y en su realización personal y comunitaria por regímenes políticos, sociales y económicos que han provocado la crisis universal que estamos viviendo y que ha tenido como consecuencia el terrible fenómeno de la exclusión de gran parte de la humanidad.

Carlos Eduardo Ferré es director del Centro de Estudios de la Doctrina Social de la Iglesia “Juan Pablo II” de Argentina. Desde allí desarrolla una tarea orientada a la formación de hombres y mujeres preocupados por transformar la realidad.

Militante desde sus años de estudiante, fue dirigente de la Juventud Universitaria Católica y próximo a concluir sus estudios de abogacía, se volcó a lo que ha sido su principal vocación: la política. En esa actividad ocupó distintos cargos habiéndose desempeñado como legislador provincial en la Provincia de Buenos Aires y más tarde como diputado nacional.

Presidió la Unión para el V Centenario de la Evangelización de América, la Asociación Jubileo para América, el Instituto de Estudios Estratégicos y Relaciones Internacionales, el Grupo Tomás Moro y fue miembro de la Comisión Bicameral del Congreso de la Nación de Homenaje al Jubileo del año 2000. También incursionó en el terreno del periodismo, habiendo obtenido el premio Santa Clara de Asís.

Ha participado de distintas organizaciones de la Iglesia Católica y es miembro del Movimiento Apostólico de Schoenstatt.