Argentina recuerda al cardenal Pironio, once años después de su muerte

En el aniversario de su muerte, en la basílica de Luján

| 1727 hits

BUENOS AIRES, martes, 10 febrero 2009 (ZENIT.org).- "Hoy estamos recordando a alguien que se hizo muy amigo de Jesús, el cardenal Eduardo Pironio, a once años de su fallecimiento. Tan cercano se hizo de Cristo que cada vez se parece más a El", expresó el obispo Fernando Bargalló de Merlo-Moreno, en la homilía de la misa concelebrada este domingo, en el Santuario de la Virgen de Luján, en donde descansan sus restos.

La celebración --informa a ZENIT Marta Noce, de la Acción Católica Argentina, en una nota de 9 de febrero--, organizada por esta organización eclesial y la vicepostuladora de la causa de beatificación y canonización del siervo de Dios, profesora Beatriz Buzzetti, fue presidida por el obispo emérito Miguel Hesayne de Viedma, junto a los pastores Santiago Olivera, de Cruz del Eje, Córdoba, Martín de Elizalde, de 9 de Julio, provincia de Buenos Aires, Joaquín Sucunza, auxiliar de Buenos Aires y el citado monseñor Bargalló.

El cardenal Pironio, artífice junto a Juan Pablo II de las Jornadas Mundiales de la Juventud, falleció en Roma el 5 de febrero de 1998 y en el 23 de junio de 2006 se inició en esta ciudad el proceso de beatificación.

Durante la homilía, en la que partió de la explicación de los textos bíblicos del día, Bargalló citó, particularmente, los duros momentos que vivió el cardenal Pironio, cuando en los años 70 "toda persona que expresaba un compromiso con los más pobres era sospechado.... ¡Qué dolor habrá tenido en su corazón!".

Bargalló destacó luego la amistad de Eduardo Pironio con Dios y con los hombres, su cercanía con todos, y su disponibilidad que lo llevó a no echar anclas en ningún lugar..."Sólo elegí -recordó del cardenal- cuando fui al seminario".

"Agradecemos a Dios por la vida de Eduardo Pironio, por su testimonio y la esperanza que nos dejó. Y vamos a pedirle a El, por María, que nos ayude a ser más amigos suyos como lo fue el Cardenal". Antes de la bendición final, monseñor Hesayne agradeció a la Acción Católica Argentina la invitación a participar en este encuentro para orar por el eterno descanso y pedir por su pronta beatificación, (en un nuevo aniversario de la muerte de Pironio, fallecido en Roma el 5 de febrero del 98) y puntualizó que también había venido como peregrino a pedirle por la salud de la religiosa fundadora de las hermanas cristíferas.

"Pironio nos sigue convocando -expresó- dando el mensaje pascual con claridad, coraje y capacidad de diálogo. A continuación de la Misa, los celebrantes se dirigieron al altar lateral en el que descansan los restos del cardenal en donde monseñor Hesayne rezó el responso.

Alejandro Madero, presidente del Consejo Nacional de la Acción Católica Argentina, invitó a todos a rezar la oración por la beatificación del siervo de Dios, Eduardo Francisco Pironio. Su retrato fue colocado en el altar, muy cerca de la réplica de la imagen de la Virgen de Luján, advocación íntimamente unida a la vida del cardenal.

Para saber más: http://www.zenit.org/article-22627?l=spanish,

http://www.zenit.org/article-19682?l=spanish