Argentina: Relevo episcopal en la Diócesis de Villa María

Toma de posesión de monseñor Samuel Jofré Giraudo

Villa María, (Zenit.org) Redacción | 735 hits

La Iglesia Diocesana de Villa María como pueblo de Dios, a través de una emotiva ceremonia festejó la asunción de Samuel Jofré Giraudo como nuevo obispo y el reconocimiento a José Ángel Rovai por todos sus años de entrega como pastor. Se hicieron presentes obispos de varias provincias del país, sacerdotes, religiosos, autoridades de otros cultos, autoridades políticas, civiles y militares y gran cantidad de fieles que llegaron de distintas partes de la Diócesis de Villa María y de la Archidiócesis de Córdoba al evento. Compartimos los detalles de la celebración y las palabras del nuevo obispo.

La primera ceremonia –informa a ZENIT la Diócesis de Villa María- comenzó el domingo 5 mayo a las 13:30 horas con el acto de profesión de Fe y Juramento de Samuel Jofré Giraudo ante el cardenal Estanislao Karlic, en la ciudad de Oliva, más precisamente en la esquina de “Los Giraudo”, lugar donde los abuelos del obispo Samuel tenían un almacén. El acto contó con la presencia de fieles y autoridades locales.

Celebración de la Eucaristía

Bajo un radiante sol que contagiaba la alegría de un momento histórico, desde muy temprano comenzaron a llegar delegaciones de fieles de distintas localidades de la provincia y del país, como así también obispos, sacerdotes, religiosos, representantes de otros cultos religiosos, autoridades civiles y militares, entre otros para asistir a la celebración central de asunción del nuevo obispo.

La ceremonia que tuvo lugar en la explanada de la catedral de Villa María, comenzó a las 16:25 horas y se extendió por más de dos horas y media.

La celebración inició con el saludo del papa Francisco, leído por el nuncio apostólico Emil Paul Tscherrig. Con posterioridad el secretario canciller del obispado, presbítero Darío Barrera, leyó el Mandato Apostólico. Uno de los momentos más destacados de la Liturgia de la Palabra fue la homilía del obispo emérito José Ángel Rovai quien dijo: “Únanse intensamente al obispo Samuel, experimenten plenamente que son pueblo de Dios llamados a compartir y a vivir todo lo que el obispo les brinde.”

Dedicó unas palabras al actual obispo: “Eres servidor del Señor y de su pueblo, como lo recordó también el papa Francisco cuando dijo que el papa tiene un poder, pero que éste consiste en servir. Estimado Samuel, somos servidores de Aquel que con su vida, pasión muerte y resurrección, sirvió a la humanidad”.

Al clero diocesano le dijo: “Vivan en plena comunión con el obispo y una fraternidad intensa fruto del sacramento del orden recibido entre ustedes”.

La Santa Misa continuó con el rito de ordenación episcopal: imposición de manos, plegaria de ordenación y unción en la cabeza del consagrado. La liturgia continuó con la entrega del Evangelio, el anillo, la mitra y el báculo al nuevo obispo Samuel quien fue invitado a sentarse en la sede, y tras un caluroso aplauso, prosiguió la celebración.

Con posterioridad se leyeron palabras de bienvenida en nombre de la comunidad sacerdotal, de las religiosas y de los laicos diocesanos. Luego, monseñor Jofré Giraudo agradeció a quienes contribuyeron en la formación de su fe, fundamentalmente a su familia, e invitó a la comunidad a que mediante la oración, lo acompañen en su ministerio como pastor y servidor de la Iglesia.

Desafíos de la nueva etapa diocesana

Entre los principales desafíos señalados por monseñor Samuel Jofré Giraudo, en una entrevista con el Área de Prensa y Comunicación del Obispado de Villa María, destaca la promoción de las vocaciones, para lo que es fundamental la unión entre el obispo y el clero y el trabajo con la pastoral matrimonial.

Entre las actitudes que un obispo no debe olvidar en el desempeño diario de su tarea, monseñor Jofré expresó: “ante todo la oración personal, que el obispo sea un hombre de Dios”; “saber oír, especialmente al clero y a los fieles”; “no dejar de enseñar la verdad objetiva con prudencia, delicadeza, valentía y fortaleza”; y, por último, “gobernar, es decir, saber decidir oportunamente con prudencia y sostener esas decisiones con fortaleza”.