Argentina: se casan sólo por la Iglesia para protestar contra la ley civil

En desacuerdo con el divorcio y el matrimonio homosexual

| 2370 hits

BUENOS AIRES, miércoles 8 febrero 2012 (ZENIT.org).- La primera edición del año de la revista provida Argentina, “Familia y Vida”, presenta como nota principal el testimonio de Alexis y Hortensia, un matrimonio joven y “rebelde”.

Ellos querían casarse, pero la actual ley de matrimonio en su país que permite el divorcio desde 1987 y las uniones de personas del mismo sexo desde 2010, no los representaba. Entonces se casaron, pero no por civil.

“Después de la sanción de la ley de 'matrimonio homosexual', se nos presentó un gran problema de conciencia. Nosotros como católicos creemos en el matrimonio entre un hombre y una mujer, indisoluble y abierto a la vida. Resulta que la ley civil es contraria a todo ello”, manifiesta el joven matrimonio que se casó por Iglesia hace unos pocos meses.

“No sería coherente ir al Registro Civil y casarnos por una ley en la que no creemos, y lo que es peor, que es contraria a lo que sí creemos, ¿Cómo podríamos ajustarnos a una ley que acepta la disolubilidad del vínculo y propone como igual el matrimonio entre un hombre con una mujer al de personas de igual sexo y por lo tanto incapaz naturalmente de ser abierto a la vida, y días después o el mismo día incluso casarnos por Iglesia y ante la ley de Dios que es opuesta a todo aquello?”.

“Somos unos convencidos de que no son solo los gobernantes quienes deciden el destino de un país, sino todos los que lo habitamos. Nosotros queremos una Argentina grande, donde podamos vivir nosotros, nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos… y que podamos sentirnos orgullosos de ser argentinos, de las familias que tenemos, de nuestros valores… y vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para que pueda ser así. Y si las cosas no salen como queremos, saber y estar tranquilos que no fuimos de los que se quedaron de brazos cruzados mirando cómo las cosas simplemente suceden”, expresan.

Alexis y Hortensia viven en la ciudad de Yerba Buena provincia de Tucumán, noroeste argentino, y esperan lograr el reconocimiento civil de su matrimonio religioso.