Argentina: Sobre los proyectos de ley de identidad de género y muerte digna

Análisis del experto en bioética Nicolás Lafferriere

| 1595 hits

BUENOS AIRES, jueves 10 mayo 2012 (ZENIT.org).- El doctor Nicolás Lafferriere, director del Centro de Bioética, Persona y Familia, hizo consideraciones y advertencias sobre los proyectos de ley de “muerte digna” e “identidad de género”, por debatirse y aprobarse en el Congreso de Argentina.

El especialista dijo en referencia a la iniciativa de “muerte digna” que hay que ser “cuidadosos”, mientras que fue totalmente crítico a la propuesta de “identidad de género”. En ambos casos refirió a los alcances de los proyectos.

Al analizar el primero, el doctor Lafferiere consideró necesario que el legislador tenga en cuenta los siguientes principios:

--No matar: se trata del respeto a la inviolabilidad de la vida humana y que prohíbe toda acción dirigida a quitar deliberadamente la vida de otra persona, ya sea por acción u omisión;

--La licitud de renunciar a ciertos tratamientos desproporcionados con las perspectivas de curación, en casos que la muerte sea inminente e irreversible.

--La obligación de proveer siempre (y jamás suspender) la alimentación y la hidratación.

--La legitimidad de los cuidados paliativos.

Así mismo, se debe excluir el rechazo de tratamientos por razones, no hacer excesivo énfasis en la autonomía de la voluntad, tener en cuenta la incapacidad de hecho o falta de discernimiento para tomar decisiones, y garantizar siempre la alimentación e hidratación.

El doctor Lafferriere advirtió que “al pretender convertir en ley el proyecto sobre identidad de género, los legisladores argentinos están introduciendo profundos cambios en la vida social, que no responden a ningún reclamo social y sin prever las consecuencias concretas que una medida de esta naturaleza puede traer”.

“No se trata del reconocimiento de supuestos ‘derechos’ de las personas, sino de meras pretensiones que llevan, paradójicamente, a relativizar el sistema legal de derechos vigente en nuestro país. Como se advierte a continuación, nos encontramos ante la ley más permisiva del mundo en la materia ya que para alterar todos los registros públicos no hay que justificar nada más que un deseo personal en base a la propia autopercepción. No es fácil prever las consecuencias que, sin embargo, se verificarán necesariamente. Este informe aporta un estudio detenido a fin de ayudar a los legisladores a tomar una posición responsable sobre este tema tan trascendente para las personas”, aseveró.

Tras enumerar los alcances del proyecto –cambio registral de sexo, vivencia autopercibida, retractación, inclusión de los menores, negativa de los padres, intervenciones quirúrgicas u hormonales, intervenciones quirúrgicas en menores de edad, normas sobre “trato” y norma de cierre--, subraya las inconsistencias jurídicas del proyecto.

Entre ellas se refiere a su visión ideologizada de la persona, a la traición a la “causa” de la mujer y a la afectación del derecho a la identidad de los niños.

“El proyecto que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados, además de minimizar y descartar el sexo biológico de las personas a partir de una visión ideologizada del ser humano, incurre en una enorme ligereza a la hora de resolver las insalvables dificultades que, indefectiblemente, se presentarán con una ley tan contraria al dato natural”, concluyó.

Para saber más: www.centrodebioetica.org.