Argentina: XII Asamblea General de los Oblatos Diocesanos

Renovados los cargos del instituto secular  

| 2116 hits

BUENOS AIRES, miércoles 17 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- El instituto secular Oblatos Diocesanos, fundado en Ciudadela, Argentina, el 15 de agosto de 1951 por el sacerdote Agustín B. Elizalde, celebró su XII Asamblea General y Encuentro Fraterno, del 25 de enero al 7 de febrero.

Con la participación de consagrados y estudiantes procedentes de Bolivia, Chile, Paraguay y Argentina, la XII Asamblea General y Encuentro Fraterno tuvieron lugar en la Casa Principal “San Esteban” de la localidad de Cañuelas, en la provincia de Buenos Aires, informa a ZENIT el padre Fabián Urueña, de este instituto secular.

El  martes 26 tuvo lugar la Jornada de Confraternización. Por la mañana, los Oblatos Diocesanos de Chile y Paraguay presentaron por medio de diversos medios audiovisuales los trabajos y actividades civiles y pastorales en los respectivos países. Por la tarde lo hizo Argentina y Bolivia.

Del 27 al 30, monseñor Adolfo A. Uriona FDP, obispo de Añatuya, predicó los Ejercicios Espirituales tomando como referencia personajes bíblicos del Antiguo Testamento y el testimonio del apóstol Pablo.

El lunes 1 y martes 2 de febrero los Oblatos se reunieron en Asamblea.

El director general Onofre Pighin presentó una minuciosa memoria de la vida del instituto en el cuatrienio 2006-2010. Al finalizar, la asamblea en pleno con un caluroso aplauso aprobó dicha memoria.

El ecónomo general Federico Sosa informó a los asambleístas de la situación económica


del instituto en general, instándolos a vivir el voto de pobreza en clave solidaria para con el instituto y los lugares de vida y misión.

El formador general Fabián Urueña compartió todo lo referido a las vocaciones y el camino de formación de los futuros Oblatos. Señaló la importancia del testimonio de cada consagrado en su lugar de trabajo y misión como elemento decisivo de la Pastoral Vocacional. La Asamblea aprobó poner como prioridad las vocaciones y la formación.

El director dejó abierto un tiempo para propuestas y dialogo entre los asambleístas. “Es enriquecedor experimentar el sentido de pertenencia y amor al instituto de parte de cada uno de sus miembros”, comenta el padre Urueña.

El 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor y día de la Vida Consagrada en el mundo, el obispo de Gregorio de Laferrere monseñor Juan H. Suárez presidió la misa. El obispo agradeció al instituto la iniciativa que hizo en el Año Sacerdotal compartiendo el pensamiento del padre Elizalde sobre las vocaciones sacerdotales, con un folleto enviado a todos los obispos en donde el instituto está presente en Argentina, Bolivia, Chile y Paraguay.

A las 11 horas, comenzó el acto de elección del nuevo director general, siendo reelegido por cuatro años el actual, Onofre S. Pighin. Tras la aceptación del cargo, se comenzó a elegir la terna para ocupar el cargo de subdirector, responsabilidad que recayó en el chileno Bernabé Islas C. El resto del Consejo General quedó así constituido: secretario y formador general Fabián Ramón Urueña; ecónomo general Federico Sosa; vocales, Reimundo Cepeda, Román Aguirre de Chile, Fernando Pozzi y Parisio Villamayor.

Del 3 al 6 de febrero de llevaron a cabo las Jornadas de Formación Permanente con los siguientes temas: La encíclica Caritas in Veritate, a cargo de Eduardo González de la Diócesis de San Martín; El Año Sacerdotal y el Padre Elizalde, expuesto por Ignacio Muñoz de la Archidiócesis de Santiago de Chile; Misión Continental a la luz de Aparecida y los Oblatos Diocesanos, presentado por Enrique Orbaiz de la Diócesis de San Martín; Las Constituciones y el Directorio de Vida del Instituto, expuesto por equipos de oblatos de los diferentes países.

El domingo 7 y a pesar de la intensa lluvia celebraron su fiesta. En la Santa Misa profesaron por primera vez los Oblatos Diocesanos: Claudio Gómez de Chile, Diego Cariola de Santa Fe-Argentina, Rafael Colman de Formosa-Argentina, y Sergio Aquino de Resistencia-Argentina. También hubo renovación y ratificación de votos.

Terminada la Eucaristía, compartieron un refrigerio con sus hermanas las Oblatas Diocesanas, los fieles asociados y amigos y familiares, uniendo toda la acción de gracias por los nuevos profesos y por los 50 años de consagración de los Oblatos Cayo Martínez de Paraguay y Darío Arroyo de Chile.

La vida consagrada seglar (es decir, la consagración y los consejos evangélicos vividos en el mundo) nació en el año 1947 con la promulgación de la Constitución Apostólica Provida Mater Ecclesia. Los Oblatos Diocesanos tienen la particularidad de vivir este tipo de consagración en servicio concreto a la diócesis a la que pertenecen

Para más información: www.oblatosdiocesanos.org.ar.