Arzobispo de Dublín: la polémica no protege a los niños

Anima a la Iglesia y al Estado a trabajar juntos

| 1593 hits

DUBLIN, martes 6 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- El arzobispo de Dublín ha hecho un llamamiento a ambas partes para trabajar juntos proveyendo un ambiente seguro a los niños y dejando de lado las polémicas.

Monseñor Diarmuid Martin dijo esto en una declaración publicada el sábado, después de que la Santa Sede respondiese al Informe Cloyne, que fue publicado el pasado julio.

El Informe Cloyne afirmaba que monseñor John Magee de Coyne, que renunció en 2010, no presentó ante las autoridades al menos 9 de las 15 denuncias de abuso sexual de ese periodo.

Además consideraba que la “reacción del Vaticano” a los esfuerzos de los obispos irlandeses en su respuesta a las denuncias de abusos sexuales “no ayudó a ningún obispo a implementar los procedimientos acordados”.

El Informe cita una carta de 1997 enviada a la Conferencia Episcopal Irlandesa por el entonces nuncio, monseñor Luciano Storero (1926-2000), que afirmaba que la Congregación para el Clero consideraba las directrices para la protección de los niños destacadas en “Abuso Sexual de Niños: Marco para una respuesta de la Iglesia” como un mero “documento de estudio”. También expresaba “serias reservas” con respecto a la notificación de las acusaciones de abuso sexual.

El Informe Cloyne destacó que esta carta “dio de forma efectiva, a los obispos irlandeses la libertad de ignorar los procedimientos que habían acordado”.

En sus declaraciones, monseñor Martin colocó la carta de 1997 dentro de un contexto más grande del trabajo de los obispos irlandeses para confrontar el tema del abuso sexual y destacó que, de hecho, la carta “no impidió a los obispos irlandeses aprobaran por unanimidad el Documento, lo aplicaran y que desarrollaran este marco en las posiciones actuales de la Iglesia en Irlanda”.

“Los actuales documentos estándar y de guía tienen el apoyo total del Papa Benedicto XVI como ya afirmó en su Carta a los católicos irlandeses”, añadió.

Además, continuó el arzobispo, se dice que la carta “ha dado a mucha gente la oportunidad de dejar de lado el Documento. Pero el hecho es que esta misma gente que estaba preparada para dejar de lado el Documento, continuó rechazando las claras normas aprobadas por el Papa Benedicto cuando fueron publicadas”.

“Hubo gente que valoraba sólo sus propios puntos de vista y que no hizo caso de los documentos de estudio o a los Documentos de Marco o a las normas papales aprobadas. Fueron pocos pero el daño que causaron fue enorme”.

Preguntas más amplias

Monseñor Martin elogió la respuesta del Vaticano por ser “clara y detallada” y por “abordar las cuestiones más amplias de la política de la Iglesia en la seguridad de los niños”.

“Mi esperanza es que sea entendida y recibida como tal y no sea una ocasión de crear polémica”, dijo. “La polémica no ayuda en absoluto en la protección de los niños y en el apoyo a las víctimas”.

El arzobispo continuó: “La cooperación entre la Iglesia y el Estado en el tema de la protección de los niños es particularmente importante en este país donde la Iglesia todavía tiene un papel importante en las comunidades”.

“El principal papel y responsabilidad del Estado en el proceso de garantizar la protección de los niños debe ser reconocida por todos sin ambigüedades”.

“Estamos en un momento crucial con respecto a la salvaguarda del futuro de los niños en Irlanda”, concluyó el arzobispo. “Este gobierno es el primero de la historia de Irlanda en dedicar el gabinete ministerial en pleno a las cuestiones de los niños. Esto es un buen augurio para el futuro. Necesitamos que el porvenir se fragüe en un clima de cooperación por ambas partes”.

-- --- ---

En la web de ZENIT, texto completo: www.zenit.org/article-33356?l=english