Arzobispo de Madrid denuncia los "graves problemas sociales" en España

El cardenal Rouco exige la reforma de la legislación sobre el aborto, las uniones homosexuales y la enseñanza

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 2197 hits

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, ha denunciado hoy los "graves problemas sociales" que atraviesa el país: crisis económica, paro, defensa de la vida, matrimonio y calidad de la educación.

"¡España envejece y se debilita!", ha subrayado. "Lamentablemente hemos de constatar que los problemas sociales a los que nos referíamos en la inauguración de la última Asamblea Plenaria siguen vivos", ha insistido. Por este motivo, el purpurado ha definido "todavía insuficientes" los pasos dados en estos meses por el Gobierno hacia su resolución.

El cardenal Rouco se ha referido a esta sombría situación prácticamente a la misma hora en que el presidente Rajoy iniciaba en Roma su visita al nuevo pontífice.

Lo hizo durante su discurso de apertura de la CI Asamblea Plenaria, y ha apuntado que, a día de hoy, "persiste la crisis económica con su cortejo de paro -especialmente de desempleo juvenil- y de falta de medios para hacer frente a los compromisos contraídos en la adquisición de viviendas o a la debida atención a los ancianos y a los emigrantes".

Asimismo, "persiste la desprotección legal del derecho a la vida de los que van a nacer y persiste una legislación sobre el matrimonio gravemente injusta". Y también, "la ausencia de protección adecuada para la familia y la natalidad, en especial, para las familias numerosas".

Además, indicó el presidente del episcopado español "la calidad de la enseñanza sigue dejando mucho que desear, siendo así que de ella depende en tan gran medida el futuro de la sociedad" y que “los pasos dados en estos meses hacia la resolución de estos graves problemas resultan todavía insuficientes”.

Por todo ello, el purpurado ha reclamado a "los responsables de la acción política y social" que velen por "mantener el espíritu de lealtad, concordia y respeto de la ley -de la ley civil y de la ley moral- sin los cuales su insustituible aportación al bien común quedaría en entredicho". Es más, ha exigido "la reforma en profundidad de la legislación vigente" en materia de aborto, uniones homosexuales y libertad de enseñanza.

Evitar las tensiones sociales

Pese a la difícil situación que vive España, el cardenal arzobispo de Madrid reconoció que "la inmensa mayoría de los conciudadanos siguen mostrando un admirable espíritu cívico que se muestra en la disposición a asumir sacrificios y a colaborar en la solución de los problemas que sufren las administraciones públicas, las empresas y las familias".

Aun así, ha admitido que "es necesario vigilar para que el delicado equilibrio de la paz social no sufra graves alteraciones con consecuencias negativas para todos", especialmente para que "no padezcan detrimento los bienes de la reconciliación, la unidad y la primacía del derecho, que se han podido tutelar en estos años de un modo suficiente, al amparo de las instituciones y mecanismos previstos en la Constitución de 1978, y con notable beneficio para el bien común".

En este contexto, el cardenal Rouco ha advertido que, "nadie debería aprovechar las dificultades reales por las que atraviesan las personas y los grupos sociales para perseguir ningún fin particular, por legítimo que fuere, que perdiera de vista los mencionados bienes superiores". Y ha enfaticado que "menos aún se podrá tolerar que tales conductas particularistas fueran realizadas por medios contrarios a los derechos fundamentales de nadie y a la legalidad vigente".

Además, el presidente de la CEE ha instado a los medios de comunicación a "ser fieles a la verdad de las cosas, sin ceder a la tentación de acentuar los problemas o de azuzar las diferencias, que una visión poco veraz y poco generosa podría alimentar en ellos".

Y a los agentes económicos, pero también a todos los ciudadanos, les ha recordado que "es el momento de ajustar las conductas a un modo de vida acorde con nuestras verdaderas posibilidades, huyendo de la codicia y de la ambición desmedida, actuando siempre de acuerdo con los imperativos de la honradez y de la auténtica solidaridad".

Una vez más, el cardenal arzobispo de Madrid ha agradecido el trabajo de Cáritas con los más desfavorecidos.

Discurso inaugural del cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE): http://www.conferenciaepiscopal.es/index.php/discursos-plenarias/3507-discurso-inaugural-ci-asamblea-plenaria-de-la-cee.html