Arzobispo ucranio Schevchuk : ''Se advierte en el sínodo el fuego del Espíritu Santo''

En la recta final del Sínodo, se subraya la transparencia informativa de la Santa Sede

| 1568 hits

Por H. Sergio Mora

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 18 octubre 2012 (ZENIT.org).- El sínodo superó la mitad de su camino y va llegando a la recta final. Ahora elabora las proposiciones que serán llevadas a Benedicto XVI. Lo indicó hoy el vicedirector de la Sala de Prensa vaticana, padre Ciro Benedittini, al abrir la conferencia de prensa en la que participaron el cardenal y obispo de Hong Kong John Tong Hon; el arzobispo de Los Angeles José Horacio Gómez; el cardenal arzobispo de Kinshasa, el congoleño Laurent Monsengwo Pasinya; el arzobispo metropolitano Ján Babjak de rito bizantino católico, y presidente del Consejo de la Iglesia Eslovaca; y el joven arzobispo Sviatoslav Schevchuk, cabeza del Sínodo de la Iglesia Greco-Católica de Ucrania.

Un sínodo que ofreció por primera vez online a través de la web de la Sala de prensa del Vaticano, prácticamente todas las intervenciones de los padres sinodales. “Como sala de prensa ya tenemos mas práctica y las nuevas tecnologías nos han ayudado”, dijo el padre Ciro Benedittini, indicando que “la Santa Sede va hacia esta transparencia y en esta línea continuaremos”.

"Se advierte en el sínodo un gran entusiasmo, la Iglesia siente el fuego del Espíritu Santo", aseguró el arzobispo ucranianoquien invitó a compartir dichos dones: "La presencia y la gracia de Dios está entre nosotros", dijo.

Invitó a llevar la nueva evangelización a la vida parroquial, "pues como alguien dijo hoy, la parroquia es un gigante dormido, capaz de transmitir la fe a las nuevas generaciones". Recordó que "Oriente es testimonio de la fe también con su sangre, hemos sufrido persecuciones por años y ahora es el momento de la resurrección”. Y pidió no olvidarse de la persecución que aún la están sufriendo muchas Iglesias, como la de Siria.

El cardenal y obispo de Hong Kong, John Tong Hon aseguró que los obispos que participan en el sínodo hablan desde lo profundo de sus corazones. Que “la presencia del santo padre y otros credos nos da muchas experiencias positivas”.

Por lo que se refiere a Hong Kong indicó que recientemente se han bautizado más de tres mil personas, con unos mil catequistas voluntarios y todos movilizados para llevar adelante esta propuesta evangelizadora de Benedicto XVI.

Más cooperación China-Santa Sede

Respondiendo a una pregunta sobre la reciente carta del obispo chino Fengxiang Lucas Ly Jingfeng, escrita en latín, y leída en el Sínodo, (ver: http://www.zenit.org/article-43380?l=spanish), indicó que conoce a este obispo anciano, que con su bellísima carta demuestra que él y su comunidad son fieles a la Iglesia y en total comunión con Roma y la Iglesia universal.

“Es una pena --dijo- que no se permita a ningún obispo participar del sínodo, y expresó su deseo de que “un día tengamos plena libertad religiosa, y que el gobierno cambie su actitud hacia la religión, con lo que se ganaría una reputación mejor en todo el mundo”. Recordó las dificultades para participar en otros sínodos y que si bien en algunos casos han recibido el permiso de salir no tuvieron la legitimación para poder ir, poniéndolos en dificultad”. Por eso deseó “una mayor cooperación entre Pekín y la Iglesia”.

Por su parte el cardenal arzobispo de Kinshasa, citó la propuesta de Juan Pablo II sobre la nueva evangelización: "Fuerte y nueva en su ardor y sus métodos". Indicó que en el pasado toda la cultura hablaba de Dios, mientras "ahora no se siente más la necesidad". Por ello al anunciar a Jesús “entra el problema de la cultura, y es necesario encontrar nuevos métodos y lenguajes, y sobre esto es el debate”.

Santuarios marianos, una oportunidad

El arzobispo metropolitano de los católicos de rito bizantino, Ján Babjak, reivindicó el papel de los santuarios, en particular los marianos, en cuanto centros de peregrinación y lugar para escuchar la palabra de Dios. "Allí el hombre refuerza su fe, abre los ojos a las cosas bellas para después transmitirla donde trabaja", dijo. Invitó a que allí pongan "a los sacerdotes más preparados, para la confesión y predicación". Y citando al cardenal Leonardo Sandri, añadió que "las Iglesias orientales contienen una gran riqueza para toda la Iglesia, particularmente con su liturgia".

El arzobispo de los Ángeles, José H Gómez, habló de la experiencia maravillosa del sínodo, en particular por la presencia del santo padre y porque demuestra la universalidad de la Iglesia, así como sus desafíos y realidad en las diversas diócesis.

"Realmente podemos estar muy satisfechos de lo que se ha hecho hasta ahora --indicó- porque es una evaluación, un cambio de experiencias sobre la participación de la Iglesia en la vida de la sociedad y sobre lo que podemos hacer". Y subrayó que encontró importante cuanto expuesto sobre la piedad popular como práctica de la fe.

La confesión, asignatura pendiente

En el turno de los periodistas, ZENIT preguntó sobre las diversas intervenciones que indicaron al sacramento de la confesión, incluso para los propios pastores. El cardenal Monsengwo y el arzobispo Babjak, señalaron la importancia que en sus diócesis se da a la confesión, si bien por ejemplo en otros países el problema existe. En particular indicó Babjak, cuando los sacerdotes no hablan sobre el pecado; y también quienes no creen en la eucaristía no ven la necesidad de la confesión. El arzobispo de Los Ángeles indicó que muchas diócesis están haciendo un esfuerzo para dar más tiempo a las confesiones.

También se indicó la intervención del cardenal arzobispo de Nueva York, Michael Doland, que llamó a la confesión “el sacramento para la nueva evangelización”, particularmente si integrado en la vida parroquial.

Un periodista preguntó si el sínodo había hablado de cuestiones como los divorciados, la mujer, comienzo y final de la vida. El arzobispo ucraniano indicó, que sí, “todos esos temas han sido abordados”, dijo. Comenzando por el rol de la mujer en la nueva evangelización, en la familia y con su labor de catequistas. Añadió que el tema de los divorciados o familias irregulares fue tratado, y sugerido hacer sentir a las mismas que a pesar de no poder comulgar, no están afuera de la Iglesia. Y también otros asuntos como los referentes a la bioética fueron tratados en los círculos menores.

Por lo que se refiere a las acusaciones de proselitismo que muchas veces se hacen contra la Iglesia católica, el pastor ucraniano indicó que es una buena noticia el hecho que las Iglesias ortodoxas hayan considerado necesario sumarse a la nueva evangelización, con el deseo común incluso de sanar las heridas del pasado.