Asesinado un sacerdote ortodoxo en Siria

Primer episodio de violencia contra un religioso

| 1740 hits

ROMA, jueves 26 enero 2012 (ZENIT.org).- Un sacerdote ortodoxo fue asesinado en los arrabales de la ciudad siria de Hama, este jueves, mientras que del país medioriental llegan llamamientos para que la mediación internacional detenga la escalada de violencia.

El sacerdote ortodoxo de Kafr Buhum, Basilos Nassar, fue asesinado en los suburbios de la ciudad de Hama, en la tarde de este jueves, mientras prestaba auxilio a un hombre herido en el barrio de Jarajmeh, según fuentes contactadas por la agencia Misna.

La agencia de prensa siria Sana había informado que el crimen habría sido cometido por “grupos armados de terroristas”, infiltrados en el país mientras que los comités revolucionarios siguen acusando al régimen de Damasco de estar tras atentados con la mira puesta en ciudadanos desarmados.

“Lo que ha sucedido –declaró a Misna el jesuita Paolo Dall’Oglio, que desde hace años dirige el monasterio de Deir Mar Musa– es que, por lo que sé, es el primer episodio de violencia odiosa contra un religioso; debe servir de advertencia a la comunidad internacional. Es urgente que esta encuentre una vía para la mediación con el fin de que Siria salga de esta crisis y salga cuanto antes”.

La agencia Sana había informado de la muerte del religioso sin precisar su pertenenencia a la Iglesia ortodoxa, tras el asesinato también del jefe de la Media Luna Roja en el norte de Siria, Abdulrazak Jbero. Según los primeros datos, Jbero habría sido asesinado por un disparo mientras vijaba cerca de la ciudad de Idlib. Lo hizo público el Comité Internacional de Cruz Roja, según el cual las circunstancias del asesinato no estaban todavía claras.

Cruz Roja condenó lo sucedido subrayando la falta de respeto en Siria por las actividades de los médicos y agentes humanitarios.

El suceso ha desencadenado una confusión de acusaciones contrapuestas entre los comités revolucionarios, que acusan al régimen de Damascos de estar detrás del atentado, y la prensa pro gubernamental que inculpa a los “grupos de terroristas armados” presentes en la región.