Así comprendió y explicó el Dogma de la Inmaculada el primer abad de Solesmes

La histórica abadía republica una obra decisiva para la proclamación del dogma

| 1946 hits

SOLESMES, lunes, 6 diciembre 2004 (ZENIT.org).- Desde hace dos siglos, la abadía benedictina de Solesmes, en Francia, es un foco de restauración e irradiación litúrgica, que en la recuperación del Canto Gregoriano ha encontrado una de sus máximas expresiones, desempeñando al mismo tiempo un papel decisivo en la comprensión del dogma de la Inmaculada Concepción.



En el origen de este proceso se encuentra la figura de don Prosper Guéranger (1805-1875), el jovencísimo abad que restauró el monasterio de Solesmes, después de que la Asamblea Constituyente francesa prohibiera los votos religiosos en 1790, dispersando a los monjes de esa comunidad.

Impresionado por su contribución a la reforma litúrgica y por la publicación en 1850 del libro «Memoria sobre la Inmaculada Concepción» («Mémoire sur l'Immaculée Conception»), al año siguiente Pío IX le encargó un documento en el que propusiera una definición del dogma de la Inmaculada Concepción. El mismo Papa lo formularía tres años después con la bula dogmática «Innefabbilis Deus» (8 de diciembre de 1854).

Para comprender mejor la importancia del libro de don Guéranger sobre la Inmaculada, reeditado este año por la Abadía de Solesmes, Zenit ha entrevistado al hermano Jacques de Préville, monje de la Abadía de Solesmes.

--Hermano Jacques, ¿por qué escribió don Guéranger su libro en 1850?

--Hermano Jacques: La definición del dogma de la Inmaculada Concepción, deseada por muchos, juzgada inoportuna por algunos, había sido objeto de importantes trabajos en los años que la precedieron. Pío IX, con la encíclica «Ubi primum» del 2 de febrero de 1849, había invitado a los obispos del mundo a ofrecer su punto de vista sobre la posibilidad y oportunidad de esta definición. En Francia, muchos obispos crearon comisiones de teólogos para preparar su repuesta. Don Guéranger, primer abad de Solesmes, quiso contribuir al esfuerzo de reflexión sobre este privilegio de Maria con su libro.

--¿Qué importancia tuvo la fiesta de la Inmaculada en la vida de don Guéranger, figura destacada de la Iglesia católica en el siglo XIX?

--Hermano Jacques: El privilegio de la Concepción inmaculada de María era algo que le resultaba particularmente querido. Se acordaba, de hecho, de la gracia de luz que recibió el 8 de diciembre de 1823, en la fiesta de la Concepción de Nuestra Señora, cuando estudiaba en el seminario depend´`ia todavía de una visión demasiado racional. Él mismo narró el acontecimiento: «Fue entonces cuando la misericordiosa y compasiva reina, Madre de Dios, salió en mi auxilio de una manera tan triunfante como inesperada. El 8 de diciembre de 1823, mientras hacía mi meditación con la comunidad, y abordaba mi argumento (el misterio del día), con mis puntos de vista racionales como de costumbre, de repente, me sentí llevado a creer en María Inmaculada en su concepción. La especulación y el sentimiento se unieron sin esfuerzo en este misterio. Sentí una alegría dulce en mi consentimiento; sin arrebato, con una dulce paz y con una convicción sincera. María se dignó transformarme con sus manos benditas, sin desasosiego, sin apasionamiento: una naturaleza despareció para dejar lugar a otra. No le dije nada a nadie, sobre todo porque no me imaginaba el alcance que tendría para mí esta revelación. Sin duda me emocioné; pero hoy estoy todavía más emocionado al comprender todo el alcance del favor que la santa Virgen se dignó en concederme aquel día».

--¿Qué buscaba con su «Memoria»?

--Hermano Jacques: Don Guéranger quiso mostrar en un libro por qué la creencia en la Inmaculada Concepción podría ser objeto de una definición dogmática. Fue publicado en abril de 1850. Con gran claridad y una información muy extensa, don Guéranger estableció esta posibilidad.

Para que la creencia pueda ser definida como dogma de fe, explicaba, es necesario que la Concepción inmaculada forme parte de la Revelación, expresada en la Escritura o la Tradición, o quede implicada en las creencias anteriormente definidas. Se necesita, a continuación, que sea propuesta a la fe de los fieles a través de la enseñanza del Magisterio ordinario. Por último, es necesario que sea atestiguada por la liturgia, los Padres y los doctores de la Iglesia».

Don Guéranger muestra que estas tres condiciones quedan reunidas y que, por tanto, la definición es posible. «La Iglesia --dice-- ha tenido que esperar un tiempo conveniente para recogerse en sí misma, para constatar este acuerdo universal que es hoy día la prueba de que ésta es la doctrina de la Iglesia católica» («Mémoire sur l’Immaculée Conception», p. 129.).

--¿Cómo explica don Guéranger el lazo que se da entre la Revelación y la definición de un «nuevo» dogma?

--Hermano Jacques: Don Guéranger recuerda que «no hay una nueva revelación cuando la Iglesia define un dogma de fe» («Mémoire sur l’Immaculée Conception», p. 2). La Iglesia no añade nada al dato de fe. Lo único que hace es reconocer que esta verdad nuevamente definida formaba parte ya implícitamente del tesoro de la Revelación. Lo mismo sucederá con el dogma de la Asunción de María, definido por Pío XII, en 1950. Ante estas verdades definidas de este modo, el creyente debe ahora su plena adhesión de fe.

Don Guéranger muestra a continuación, hacia el final de su obra, cómo era sumamente conveniente la definición de la Inmaculada Concepción, algo que él mismo deseaba ardientemente. Sería honrar a la Virgen María con el reconocimiento oficial de su privilegio. Será «saludable para el género humano, pues no es posible que la tierra eleve su alabanza a María sin que esta Madre de misericordia no reconozca con nuevos beneficios el impulso de corazón de sus hijos hacia ella, sobre todo cuando esta alabanza tiene por objetivo glorificar en ella el don que más quiere, la integridad de su alma, la dispensa de toda mancha, la santidad, en una palabra» («Mémoire sur l’Immaculée Conception», p. 131).

--¿Dónde está la originalidad de esta obra?

--Hermano Jacques: En estas páginas, se puede admirar el gran espíritu de fe de don Guéranger, su profundo sentido de Iglesia, su amor ferviente por la Virgen María. En ellas resuena la voz del monje familiarizado con la Escritura, los Padres de la Iglesia, y las oraciones litúrgicas. Se percibe al contemplativo. que ha meditado durante mucho tiempo en el misterio de María Inmaculada.

--¿Por qué han reeditado el libro?

--Hermano Jacques: Pío IX tras ver el libro, durante un viaje del abad de Solesmes a Roma, en 1851, le pidió trabajar en un proyecto de texto de cara a la definición. Hemos creído que puede ser de utilidad publicar nuevamente la «Memoria» de don Guéranger en 2004. Puede ayudar a comprender mejor la amplitud de la bula del beato Pío IX y la gran luz que nos ofrece.

[Es posible comprar la «Mémoire sur l’Immaculée Conception» en la página web de la abadía de Solesmes http://www.solesmes.com].