Así funciona el Estado de la Ciudad del Vaticano

Algunas claves para entender la estructura del Estado más pequeño del mundo

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 2810 hits

El Estado de la Ciudad del Vaticano se encuentra en Roma, tiene una superficie de un poco menos de un kilómetro cuadrado y cuenta con unos 600 habitantes. Es el Estado más pequeño del mundo. El Estado del Vaticano está rodeado en la mayor parte de su perímetro por la muralla. Los límites del Vaticano se definieron de acuerdo con el Estado italiano mediante los Pactos Lateranenses, el 11 de febrero de 1929.

El Estado de la Ciudad del Vaticano es universalmente reconocido como entidad soberana de derecho público internacional, distinto de la Santa Sede, que es el órgano soberano de la Iglesia católica. En el Vaticano el papa y la Sede Apostólica desarrollan su misión de gobierno de la Iglesia universal con la independencia necesaria a su ejercicio.

La forma de gobierno es una monarquía electiva. El jefe del Estado es el Sumo Pontífice, el cual reúne en sí la plenitud de los poderes legislativos, ejecutivo y judicial.

Las disposiciones legislativas emanan tanto del papa, como por su delegación de la Comisión Pontifica por el Estado de la Ciudad del Vaticano, presidida por un cardenal. El poder judicial tiene como órganos propios --que ejercitan sus funciones en nombre del pontífice--, un juez único, un tribunal de primera instancia, una corte de Apelaciones y una corte de Casación. El poder ejecutivo está confiado a la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano, de la cual dependen las direcciones generales con sus respectivas oficias y servicios, y las direcciones del governatorato.

Hay también un vicariato encargado de la administración religiosa propia de la Ciudad del Vaticano. Naturalmente es diferente del vicariato de la ciudad de Roma que se ocupa de las cuestiones eclesiásticas relacionadas con la capital italiana. Este vicariato se encarga de la pastoral en el Vaticano y tiene también la jurisdicción sobre el Palacio Pontificio Laterano y sobre el Palacio y las Villas Pontificias de Castelgandolfo.

La seguridad del Estado se confía al Cuerpo de Vigilancia, formado por casi un centenar de miembros de la gendarmeria. Vigilan las diferentes partes del Vaticano, realizando funciones de orden público durante las audiencias, de control de la basílica y de todo el territorio vaticano, junto con la Guarda suiza pontificia.

La Guarda suiza pontificia, que lleva el uniforme tradicional de color azul, amarillo y rojo de los Medici, se fundó en 1506. Está formada por soldados suizos que dependen directamente de la Santa Sede para la custodia particular de la persona del romano pontífice y del Palacio Apostólico y vigilan los accesos externos del Vaticano. Residen en la Ciudad del Vaticano y su idioma oficial es el alemán.

La bandera de la Ciudad del Vaticano está dividida verticalmente en dos campos iguales, uno amarillo cercano al hasta y el otro blanco, al centro de la cual está la tiara con las llaves.

El Estado de la Ciudad del Vaticano emite monedas y sellos propios. La emisión de los valores postales no están sujetas a limitaciones especiales excepto las de las convecciones internacionales a las que está adherido el Estado vaticano, y las que derivan de los acuerdos con el Estado italiano.

Los vehículos registrados en el Vaticano tienen dos tipos de matrícula SCV y SV. La primera se usa en los vehículos del Estado Vaticano destinados principalmente a tareas internas. Los automóviles oficiales usados por el santo padre llevan la matrícula SCV. Los vehículos autorizados para uso privado tienen la matrícula CV (ciudadanos vaticanos, jefes de dicasterio, etc.) También la sigla internacional que identifica el Vaticano es la V. Hay también algunos automóviles con la matrícula diplomática CD; los cardenales que viven en Roma están autorizados para usarlas en su coche.