"Asistí a 39 fiestas de fin de año en Copacabana y nunca vi algo parecido"

Testimonio de José María Franco, camarero del restaurante Meia Pataca en Avenida Atlántica, Copacabana, Río de Janeiro

Río de Janeiro, (Zenit.org) Thácio Lincon Soares de Siqueira | 3412 hits

La Jornada Mundial de la Juventud ha dejado una marca indeleble en la ciudad de Río de Janeiro. Muchos testimonios están siendo recogidos por varios periodistas de diversos medios de comunicación católicos y seculares. Ya se respira ese aire de nostalgia que dejó el santo padre y muchos jóvenes que invadieron los edificios, casas, mercados, playas, iglesias y cada rincón de Río de Janeiro.

José María Franco, más conocido como Zé Maria, trabaja desde hace exactamente 40 años en el restaurante Meia Pataca, ubicado en la Avenida Atlántica de Copacabana. "El 1 de febrero pasado hizo 40 años que trabajo aquí. Solo he trabajado como camarero aquí en Río de Janeiro ", dijo en una entrevista concedida a Zenit.

Publicamos a continuación el testimonio - entrevista que el camarero más antiguo de Copacabana dio a ZENIT durante la Jornada Mundial de la Juventud.

***

Soy José María Franco, camarero del restaurante Meia Pataca desde hace 40 años, exactamente 40 años. En ese momento ya he visto 39 fiestas de fin de año y nunca he visto tanta gente en la avenida Atlántica con este fin de divertirse, conocer gente diferente, jugar, cantar en alabanza a Dios.

Últimamente en Río hemos tenido muchas marchas, manifestaciones, que terminaron en golpes, en vandalismo y destrucción ... y nada parecido a lo que está ocurriendo hoy en Río de Janeiro. Tres días seguidos - la lluvia duele un poco, pero el sol ha vuelto - tres días seguidos con un evento maravilloso.

Me emociono cada vez que veo esa multitud pasando, de todos los países, en todos los idiomas, pero todos unidos con el fin de alabar a Dios y lo que es importante para hacer amigos, conocer gente, como dice el papa, compartir algo con alguien. Y eso es lo que estoy viendo hoy.

Ayer, estaba en la Avenida Atlántica y había dos parejas de Canadá que estaban perdidos y me preguntaron si hablaba inglés y le dije: " Yes, I do ", y me preguntaron si podía llevarlos a donde se alojaban, y era un poco lejos de aquí . Y yo les llevé a casa. Estaban en un barrio llamado Bairro Peixoto. Hablaban más francés que inglés, su inglés era similar al mío, que no es muy bueno, pero lo hablo. Fui a llevarles a su casa y al final querían pagarme, recompensarme, y le dije "No. Todos somos hermanos ". Intercambiamos el correo electrónico, Facebook, que todo el mundo tiene hoy, y nos hicimos fotos y ya somos amigos, vienen a visitarme aquí mañana, porque pasado mañana ya se van. Muy bien, muy bien. Realmente inédito.

Y cada vez que veo al papa pasar, pasa cerca de nosotros, cuando lo veo en la televisión, me emociono. No sé si es la edad que nos hace esto, pero hay algo que me toca y cada vez que lo veo lloro. No se puede dejar de llorar.

El testimonio de un joven ex-adicto, sin padre y sin madre conmovió a todos y luego, al final, el papa le dio un abrazo, con esa proximidad, esa espontaneidad del santo padre con la gente, algo que ya se ha visto en Río de Janeiro y también en el todo mundo.

Con este carácter el papa Franciscano despojado de todas estas vanidades que nuestros políticos tienen, y él, como representante del pueblo, no tiene nada de eso. Él no exigió eso, no exigió aquello, sale de su coche, que es un coche abierto.

Por ejemplo, vi un gesto del santo padre aquí en la Avenida Atlántica, que estaba cerca, una persona le ofreció un solideo. El papa golpeó el hombro del conductor, el conductor se detuvo y le pidió a la seguridad llegar hasta él, y trajo el solideo la persona que se le estaba dando, cambió el solideo, se puso en la cabeza el que había recibido y le dio el suyo el chico que estaba allí. Me quedé encantado con el gesto.

Siempre sonriendo. Si usted ve a una persona que no es tan joven, casi 80 años, pero con vitalidad,  alegría, la sonrisa constante, nada forzado, con ganas de abrazar a todos. En uno de los discursos que hizo me gustaría destacar lo siguiente: "Me gustaría entrar en la casa a todos a tomar un café, abrazar a cada uno de ustedes", esto es muy bonito.

Que Dios le proteja, que Dios le dé mucha vida. Y va a cambiar alguna cosa, como ya está cambiando. Especialmente aquí en nuestro país, donde los políticos son corruptos ...

El papa es el único hombre público hoy en el país que puede andar en la calle sin ser atacado. En cualquier calle que él salga en Brasil va a ser ovacionado. Si cualquiera político nuestro, cualquiera, del presidente de la República a los diputados, salen a la calle hoy, gobernador del Estado, yo no sé lo que podría pasarles. El único, el único que puede salir sin miedo es el papa. No sólo salir, sino que  el Papa es aplaudido, besado, acariciado y protegido por esta población.