Asombro y custodia de la Palabra

La Virgen María presentada como modelo por Francisco

Barcelona, (Zenit.org) Quique Fernández | 824 hits

El papa Francisco, en su homilía de la misa en la Casa Santa Marta este pasado sábado 8 de junio, fiesta del Corazón de María, centró sus palabras en cómo María, Madre de Jesús, se asombró y custodió la Palabra.

Cabe empezar diciendo que la fiesta del Corazón de María se celebra al día siguiente de la del Sagrado Corazón de Jesús. Y, evidentemente, ello no es casualidad. Desde la Encarnación los corazones de Jesús y María están conectados por un “cordón umbilical”.

Fue en ese día en que el ángel anunció a María que concebía a Jesús por obra del Espíritu Santo (Lc 1, 26-38), que María se asombró de tal manera que después en sus propias palabras dirá “el Señor hace en mí maravillas”.

El evangelio del día narra el asombro de María al encontrar a Jesús entre los doctores de la ley en el templo (Lc. 2, 41-52). Pues de todo ello se asombraron María, José y, por supuesto, los doctores de la Ley.

María, mujer de la Palabra

Pero advirtió el Papa que “no se puede vivir siempre en el asombro” y que, por tanto, ”María leía la vida con la Palabra de Dios y esto justamente significa custodiar”.

De por sí, María ya atestigua su conocimiento de la Palabra cuando en la Visitación sus palabras del Magnificat (Lc. 1, 46-55) parafrasean el Cántico de Ana (1 Sam. 2, 1-10).

Y sigue el papa: “Custodiar la Palabra de Dios: ¿Qué cosa quiere decir esto? ¿Que recibo la Palabra, tomo una botella, meto la Palabra en la botella y la custodio? No. Custodiar la Palabra de Dios quiere decir que nuestro corazón se abre, se ha abierto a aquella Palabra como la Tierra se abre para recibir las semillas”.

Y a partir de aquí desarrolla brevemente la parábola del Sembrador (Mt. 13, 1-9;  Mc. 4, 1-9; Lc. 8,4-8):

“La Palabra de Dios es una semilla que es sembrada. Y Jesús nos ha dicho qué cosa ocurre con la semilla: algunas caen a lo largo del camino, vienen los pájaros y las comen; esta Palabra no ha sido custodiada, esos corazones no han sabido recibirla. Otras, continuó, caen en una tierra pedregosa y la semilla muere. Y Jesús dice que aquellos “no saben custodiar la Palabra de Dios porque no son constantes: cuando les sucede una tribulación se olvidan”.

Y, como es habitual en el papa Francisco, aterriza en lo concreto de mi vida personal cristiana y acaba pues con un pensamiento-interrogante para mi oración: “Nos hará bien cuestionarnos: 'Con las cosas que ocurren en la vida, me hago la pregunta: ¿en este momento, qué cosa me dice el Señor con su Palabra?'. Esto se llama custodiar la Palabra de Dios, la Palabra de Dios es el mensaje que el Señor nos da en todo momento”.

*Quique Fernández es el coordinador de la Escuela de Animación Bíblica de Barcelona.