Asumir los retos del estado permanente de misión en América

Reunión de formadores latinoamericanos de seminarios en Chile

| 2321 hits

SANTIAGO DE CHILE, viernes, 3 julio 2009 (ZENIT.org).- Cincuenta y cinco formadores de diversos países latinoamericanos y del Caribe se reunirán en el Pontificio Seminario Mayor San Rafael de Lo Vásquez, Chile, a partir de este domingo y durante un mes.

El encuentro tiene como objetivo profundizar en las exigencias actuales de la formación de los futuros sacerdotes en el continente.

Intervendrán en este ciclo, como expositores, destacadas figuras de la Iglesia local y latinoamericana.
 
“Entre los objetivos específicos que se seguirán en este curso --declara a ZENIT el rector del seminario de Lo Vásquez Erwin Prieto López-- figura distinguir los principales elementos de la formación integral en un proyecto global que responda a los desafíos de la realidad de los nuevos pastores".

También "profundizar la reflexión de las dimensiones humanas, espiritual, intelectual y pastoral; valorar y reflexionar sobre los criterios para la formación en los seminarios que ayuden a los futuros
sacerdotes a asumir los retos del estado permanente de misión en el Continente, y estudiar las implicancias de Aparecida en la formación de los futuros pastores”.
 
“Está todo preparado y dispuesto para acoger a estos hermanos que vendrán a formarse a nuestro país", afirma el padre Prieto.

"Hemos involucrado en diversas tareas a los seminaristas; sacerdotes de nuestra diócesis y laicos, que, con mucha alegría, esperan prestar este servicio a la Iglesia y a los seminarios del continente”, explica.
 
El curso corresponde al programa anual de actividades organizado por la OSLAM (Organización de Seminarios de América Latina y el Caribe), que reúne a los seminarios diocesanos del continente para la cooperación, diálogo y servicio entre los mismos.

Su sede está en el CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana) en Bogotá, Colombia.

Sus orígenes se remontan a 1955, cuando nació en Río de Janeiro el Consejo Episcopal Latinoamericano, que, tres años después, en Roma, organizó el primer Congreso de Rectores de Seminarios Mayores de Latinoamérica.
 
La Iglesia Católica, indica el padre Prieto, “asigna enorme importancia a la figura del formador, por cuanto en sus manos son entregados los jóvenes que han mostrado vocación al sacerdocio".

Esos jóvenes "llegan a los seminarios para iniciar su preparación, recibir los valores correspondiente y, tras nueve años de formación en los ámbitos humano, espiritual, intelectual y pastoral, quedar aptos para convertirse en ministros de Dios".

Ésa es la tarea de los nueve seminarios que existen en Chile, entre ellos el de Lo Vásquez, en el que 35 jóvenes "se preparan para seguir la senda trazada por el Creador en la diócesis de Valparaíso”.
 
En los tiempos actuales, destaca, “es indispensable disponer de formadores preparados para que los jóvenes seminaristas lleguen a ser los pastores que el pueblo de Dios necesita hoy".

Y concluye: "Las vocaciones, en la actualidad, son pocas; no obstante, se vislumbra un repunte, como está ocurriendo en muchos países de América”.