Ataques a Hungría por defender la familia y la vida en su Constitución

Campaña de apoyo de 62 asociaciones

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 988 hits

En los últimos meses algunas instituciones europeas y grupos han cuestionado la legitimidad de la Constitución de Hungría, que define la familia como fruto del matrimonio entre un hombre y una mujer y protege la vida del feto desde la concepción.

A raíz de estos ataques, la asociación española Profesionales por la Ética ha puesto en marcha una campaña de apoyo a la Constitución húngara que ha sido suscrita por cinco mil personas y 62 asociaciones de 51 países.

Entre las asociaciones firmantes destacan Family Watch International y The Catholic Family and Human Rights Institute (EE UU), Red Women of Canada, European Large Families Confederation (varios países europeos), Human Rights Institute (Italia), Hazteoir (España), New Women for Europe (Bélgica), Red por la Vida y la Familia (Chile), Alianza Latinoamericana para la Familia (Iberoamérica) y Endeavour Forum (Australia).

Por su parte, las personas que han mostrado su apoyo a Hungría y su ley fundamental pertenecen a países de los cinco continentes: además de varios europeos cabe destacar la participación de iberoamericanos, asiáticos (Filipinas, China, Pakistán, Kazajistán), Oceanía (Australia, Nueva Zelanda) y africanos (Sudáfrica, Nigeria, Kenya).

El ministro húngaro de Asuntos Sociales y Familia, Miklós Soltész, ha expresado su agradecimiento a los que han apoyado esta campaña, afirmando que su gobierno está plenamente comprometido «con los valores humanos tradicionales, incluidos los principios familiares y morales, así como los que creemos en el papel esencial de la fe en el logro de nuestros propósitos. Por lo tanto estamos convencidos de que los Estados deben proteger a la familia como base de la supervivencia de la nación».

La Embajada de Hungría en España también ha hecho llegar su gratitud a Profesionales por la Ética por llevar a cabo esta iniciativa.

Para Leonor Tamayo, responsable del Área Internacional de Profesionales por la Ética, «la respuesta de la sociedad civil mundial ha sido muy generosa; asociaciones y personas de todo el mundo son conscientes de la importancia de apoyar a un Estado que, en el uso de su soberanía, ha decidido consagrar en su Constitución realidades naturales y derechos fundamentales que merecen toda la protección jurídica. El éxito nos anima a globalizar la lucha por la dignidad de la persona y sus derechos, entre ellos el derecho a la vida y a crecer y formar una familia natural. Este modelo constitucional debe ser exportado a todo el mundo».